Maternidad y embarazoNo me quedo embarazada ¿y ahora qué? 

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

“Me han dicho que todo está bien, que no hay aparentemente nada que impida que me quede embarazada, pero que dado el tiempo que hace que lo intento / intentamos, lo mejor es optar por técnicas de reproducción asistida”. Es posible que te sientas reflejada en esta frase o en otras parecidas. Aplicado a otros ámbitos de la vida, nos cuesta entender cómo algo que NO está estropeado NO funciona, ¿verdad?

¿Si no me/nos pasa nada porque debemos iniciar un proceso de reproducción asistida?

Antes de seguir, anticipamos que vamos a haceR referencia todo el tiempo a la mujer, pero eso no quiere decir que estemos cargando sobre ella la mayoría de las causas de infertilidad (como se suele hacer) o que no contemplemos la salud y el sufrimiento de la pareja (sea hombre o mujer) que la acompañe. 

Dicho sea de paso, se estima que el factor masculino contribuye en el 40-50% de problemas de fertilidad, y no nos referimos únicamente al seminograma alterado.

En fertilidad, hoy en día, se sigue dando por bueno el: “todo está bien, pero debemos ir a fecundación in vitro (FIV)”, que en realidad esconde un: “en realidad no sabemos porque no te quedas embarazada y para que perder el tiempo en averiguarlo cuando podemos recurrir a una técnica avanzada, como es la FIV”, que no es infalible por cierto.

Este no es un artículo (alegato) en contra de las técnicas de reproducción asistida, al contrario, desde Osana Centro nos parece que de una forma bien valorada, acompañada y preparada previamente se tratan de herramientas tremendamente útiles. No podemos renunciar a los avances en fertilidad, pero no a cualquier coste o sin explorar todas las posibles causas o sin tener en cuenta el tremendo desgaste para la mujer (y la pareja en el caso que la haya) que generan este tipo de procesos, aún siendo bien acompañados.

Situación actual fertilidad

No podemos negar que estamos en un momento particular en cuanto a la fertilidad, se ha alargado mucho el tiempo en el que una mujer decide intentar ser madre, multitud de factores influyen en este proceso, el principal: conseguir un puesto de trabajo estable en el que se tenga la seguridad de que no te van a echar si te quedas embarazada, evidentemente que existen otros motivos más relacionados con los estudios superiores o la proyección profesional, etc… pero no nos engañemos la fertilidad sigue siendo un tema conflictivo en la mayoría de sectores profesionales. Por tanto, nuestra realidad social se aleja mucho de nuestros tiempos biológicos.

Como bien dice nuestra buena amiga y gran embriología María Hernando, “Los 40 no son los nuevos 30”. Sin querer genera ninguna polémica o que ninguna mujer se sienta ofendida por sus decisiones, lo cierto es que si nos centramos por ejemplo en la dotación cromosómica hemos de entender que a los 35 años se presentan un 40% de óvulos con dotación cromosómica errónea por en cambio se llega hasta el 61% y el 76% a los 40 y los 43 años respectivamente. Por lo tanto, a pesar de que cada vez contamos con mayores conocimientos y herramientas tanto naturales como farmacologías o instrumentadas, las probabilidades disminuyen con la edad y a eso no solo no le podemos dar la espalda, sino que debemos abordarlo en profundidad.

Necesidad de un cambio de paradigma: “De la visión monoterapéutica al Enfoque en base a los mecanismos de acción”

Actualmente contamos con amplia evidencia (científica y clínica) acerca de como diversos factores pueden influir negativamente en la fertilidad, aún sin tratarse de patologías en sí mismo. Desde la Psiconeuroinmunología Clínica (PNIc) enfocamos cualquier proceso de salud centrándonos en lo que denominamos los mecanismos de acción, se trata de las causas de subyacen a los procesos de salud. En fertilidad existen multitud de mecanismos de acción implicados, a los que normalmente se les resta importancia porque por si solos y de forma aislada no justifican la NO fertilidad, pero no podemos descartar que el sumatorio de más de uno de ellos si esté condicionando el no quedarse embarazada. 

Por eso debemos transitar hacia un enfoque más personalizado y atendiendo a todos los factores implicados y no solo a aquellos estipulados, como causas primarias de la infertilidad, porque en la mayoría de casos a pesar que estos últimos se descraten, el embarazo sigue sin llegar, 

¿Qué aspectos o factores deberían ser contemplados además de los habituales?

Además de las analíticas básicas de sangre, el cariotipo, la histerosalpingografía… debemos contemplar todos los otros posibles factores implicados, no solo los bioquímicos sino también los emocionales, sistémicos y de ritmo de vida.

Por nombrar algunos de los factores relacionados con la parte bioquímica que abordamos desde la PNIc:

  • Aspectos relacionados con el ciclo menstrual propiamente, aproximadamente entre el 60-70% de mujeres sufren de dismenorrea, síndrome premenstrual y hasta el 20% endometriosis. Estos procesos condicionan mayor contexto inflamatorio, especialmente endometrial y también mayor estrés oxidativo que puede afectar a la calidad ovocitaria. Por descontado las mujeres afectadas de estos procesos también se quedan embarazadas, pero llegar a ese momento es más sencillo si no existe tanta inflamación.
  • Alteraciones en la microbiota vaginal y endometrial, especialmente en mujeres con antecedentes de infecciones vaginales recurrentes (por bacterias o cándidas) y que además ya han presentado algún aborto previo. El proceso inflamatorio que afecta al endometrio, la endometritis, se estima que afecta hasta al 50% de las mujeres con fallo de implantación o aborto recurrente y a 1 de cada 4 mujeres con infertilidad de causa desconocida.
  • Las disfunciones tiroideas mal diagnosticadas, para descartar un hipotiroidismo no basta con testar la hormona TSH y confirmar que se encuentra en rango óptimo (entre 1-2,5 nmol/L) sino que hemos de analizar todo el eje tiroideo para saber como se comportan las diferentes hormonas tiroideas una vez se han generado en la glándula, dicho de otro modo: confirmar si las hormonas tiroideas se activan correctamente y se encuentran en rangos funcionales para la fertilidad y no solo convencionales para descartar patología.
  • Las causas emocionales, sistémicas y de ritmo de vida: posiblemente en muchas mujeres sean las más relevantes en su proceso de fertilidad. Es un tema muy amplio en el que se podría profundizar y personalizar mucho. Cabe destacar que no sólo condiciona “el éxito” del proceso el estado emocional de la mujer, también el de su pareja (si la tiene) y su alrededor. Si el día a día es estresante porque me dedico a una profesión que no me gusta o me genera un nivel de estrés elevado, si sufro insomnio o hay algún tema que me tiene angustiada, obviamente que son factores a tener en cuenta y que es importante abordar.

Pero aún podemos ir un poco más allá, si hablamos des de la visión sistémica (terapia sistémica, transgeneracional, ancestrología o psicogenealogía), en todos los sistemas familiares hay temas pendientes de resolver que pueden influenciar de forma negativa en la concepción, impidiendo o dificultando esta. Estos temas pendientes pueden ser de la persona en cuestión (mujer que quiere concebir) o de miembros de sus sistema familiar como por ejemplo, su madre, su abuela o incluso su bisabuela. Pues todo lo que no se resuelve y no se le da un lugar pasa de generación en generación. Por eso es importante revisar el árbol genealógico, para descartar programas familiares que estén impidiendo ese embarazo.

Otro aspecto importante es realizar los procesos de duelos de los abortos o muertes perinatales que la mujer o la pareja haya sufrido, incluso en muchos casos es necesario hacer el duelo de generaciones anteriores, energéticamente hay que darles su lugar para que puedan llegar otros miembros al sistema familiar.

En Osana nos gustamirar a las personas en su conjunto, para saber que quieren explicarnos sus síntomas y poderles acompañar en sus procesos terapéuticos.

Categories: Maternidad y embarazo

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies