Crianza y SaludL´Escoleta dels Indians: educación viva y activa

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!
Escoleta dels Indians
 

Cuando me propusieron visitar l’ Escoleta dels Indians investigué un poco por mi lado y ya sabía más o menos con qué me iba a encontrar, tenía varias preguntas en mente. Pero al llegar ahí, muchas de esas preguntas se respondieron solas y muchas otras me surgieron en el momento. El espacio no era lo que me había imaginado, era aún mejor, más interesante.

Comparto con vosotros/as algunas de mis dudas ya resueltas por si os ayudan a conocer más a esta escoleta, y poder vivirlo aún más de cerca, porque a veces una web, un folleto o unas fotos en Instagram no logran acercarnos a la realidad. Y este proyecto educativo es real, sensible y vivo.

¿Cuándo se puso en marcha?

Este proyecto nació en el año 2012 de la mano de un grupo de familias de l’ Escola Congrés – Indians que tenían las necesidades y el deseo de ofrecerle a sus hijos y hijas de 14 meses a 3 años un espacio para compartir la crianza basada en una educación viva y activa. Estos 8 años de experiencia se reflejan en el espacio y en el enfoque de las educadoras.

¿Cómo podría resumir los servicios que dan?

Es un espacio pensado para que los niños y niñas no estén lejos de sus familias más de 6 horas. Éste es el máximo de tiempo que pueden quedarse, de resto, son muy flexibles con los horarios siempre y cuando se respeten las tres principales rutinas que tienen en la escoleta: desayuno, comida y descanso.

El espacio lo comparten un máximo de 20 niños/as entre 14 meses y 3 años.

Se enfocan sobretodo en preservar la sensibilidad de los pequeños, hacia ellos mismos, hacia los demás y hacia su entorno, así como en potenciar su autonomía, su autenticidad y fomentar la curiosidad y exploración del mundo.

Le dan mucha importancia al juego libre, facilitando siempre el movimiento y juego espontáneo. A demás, los espacios se usan en las tardes y los fines de semana para talleres y actividades enfocadas en la crianza y en las familias.

¿Por qué no puede ir mi hijo/a si es menor de 14 meses?

En esto son bastante insistentes, y me explicaron algo que tiene mucho sentido: la escoleta está pensada para niños/as que ya tienen autonomía de movimiento, esto es, que pueden caminar por el espacio sin depender de otro adulto y que sean capaces de alimentarse por sí mismos/as.

¿Cómo son los espacios por donde se moverán libremente?

Al entrar tienen una salita de bienvenida donde hay que quitarse los zapatos, dejar los abrigos y el cochecito. Luego viene la sala de psicomotricidad, con muchas opciones de mobiliario Pikler para subir, bajar, meterse, esconderse… jugar… siempre respetando los diferentes momentos evolutivos que viven.

Hay colchonetas forradas de algodón, tienen ganchos fijados a una estructura en el techo donde cuelgan telas, hamacas, etc. Es un espacio de libre movimiento y acogedor. Al atravesar esta zona está la sala principal donde hay varios espacios delimitados por alfombras, por muebles pequeños de madera y por mesas que invitan a los niños y niñas a elegir la actividad que más les apetezca: leer un libro, cocinar, jugar con bebés, jugar con materiales variados.

En esta sala la luz natural invade casi cada rincón y es muy acogedor. Los colores son neutros y agradables. Desde esta sala se accede al jardín interior a través de una puerta que se mantiene abierta para el libre acceso de las criaturas. Hay un baño con muebles a la altura de los niños: un mini WC y una pica alargada para que varios se puedan lavar las manos a la vez y de forma autónoma.

¿Cómo son las actividades al aire libre?

El jardín interior tiene una casita de madera, un arenero grande y techado y muchas plantas.

Los niños y niñas pueden salir y entrar cuando les apetece porque en cada espacio de la escoleta hay siempre una educadora.

 

Foto: Javi Ferrandiz.

Les interesa el contacto con lo natural: plantas y animales. Así que tienen un pequeño huerto donde todos pueden ser partícipes del crecimiento de frutas y vegetales que luego comen. Hay sol y sombra, y en verano agregan unas lonas para cubrir más el espacio. Una cosa que me impresionó fue el buen estado de todos los materiales en esta zona. El suelo es de césped artificial y cada día lo recogen para que se mantenga limpio y cuidado.

 

¿Mundo real o imaginario?

Los materiales de la escoleta están minuciosamente elegidos con un propósito y fin claro: educar desde la construcción de la realidad en las mentes de los niños/as en esta etapa del crecimiento.

Desde que entré a la escoleta con mi hija, ella se sintió en confianza y emocionada de jugar con todo lo que se iba encontrando: muñecos sin caras dibujadas, libros con imágenes reales, fotografías o representaciones de situaciones más cercanas a nuestras realidades, a lo que conocemos, instrumentos musicales, materiales nobles y naturales. Los objetos son rotativos y los van cambiando para siempre ofrecer novedades a los niños.

Casi todo está hecho de madera o parten de un origen cotidiano.

¿Cómo es la hora de la comida?

Para la escoleta, los momentos de la comida son muy valorados, todos los días hacen un pequeño desayuno a mitad de mañana. Luego para la hora de la comida, cada familia trae de casa su fiambrera de acero inoxidable que es almacenada en el refri de la escoleta y luego se calienta en un pequeño horno. Se sientan todos a comer juntos en mesas de seis niños y una educadora acompaña cada mesa. Al terminar cada niño/a recoge su fiambrera, cubiertos y vaso y lo colocan en el área de la cocina.

El momento de la comida es una gran oportunidad para fomentar la autonomía y la independencia.

¿Cómo se adaptan las familias?

En l’ Escoleta dels Indians le dan a la adaptación la importancia que se merece. Antes de matricular a nuestros hijos/as en esta escuela tenemos que tener claro que será imprescindible disponer de cómo mínimo un mes y medio de tiempo para dedicarle a este proceso, porque así lo plantean en la escoleta, como un proceso: de tiempo, contemplación, espacio y acción.

Es un período muy respetuoso para las familias y las educadoras, porque a ellas también les toca conocer a los nuevos integrantes. Durante este mes y medio, cada semana va variando, tanto en horas como en el plan de acción. Los móviles y ordenadores están prohibidos y las últimas semanas solo habrá que sentarse a observar y dejar fluir el movimiento libre de tu hijo/a por los espacios de la escoleta hasta que están listos todos/as: niños/as, padres, madres y educadoras para comenzar esta aventura.

¿De qué forma pueden participar las familias?

Las riendas del proyecto pedagógico lo llevan las tres educadoras, que por cierto son un amor y fueron muy receptivas conmigo y con mi hija. Pero así como la escoleta nació desde familias, éstas continúan teniendo un gran papel protagónico.

Para l’ Escoleta dels Indians, la participación activa de las familias es clave y necesaria para su funcionamiento.

De hecho, la asociación que han creado los padres tienen a su cargo varios de los proyectos de la escoleta, como la preparación y montaje de fiestas, las presentaciones de la escoleta y su participación en las puertas abiertas, la difusión e información, etc.

¿Qué me hizo reflexionar de mi visita a la escoleta?

La sensación que me dio la escoleta fue de un espacio donde todos/as aprenden. Esa cantidad de días de adaptación que pueden sonar abrumadores creo que serán claves para que los padres cojamos datos y consejos de qué estamos haciendo en casa, cómo lo hacemos y por qué.

Aprender de las educadoras y de compartir con otras familias no solo ayuda a la adaptación en la escoleta, sino a la adaptación en casa. Porque cuando nuestros hijos/as comienzan a ir a una escuelita ocurre una doble adaptación, la de afuera y la de dentro. L`escoleta dels Indians no es un espacio chulo y ya, son ideas, son vivencias, son metodologías aplicadas de verdad verdad, son años de experiencia reflejados en reflexiones que hacen las educadoras, en actividades y propuestas del espacio.

Puedes seguirles en @escoletadelsindians, Facebook y Youtube.

Además de Javi Ferrandiz, hay fotografías realizadas por un papá de la Escoleta, Víctor Quílez.

Categories: Crianza y Salud,Educación Infantil,Escuelas y grupos de crianza,Hemos probado,Lugares CFW

Tags: ,,,,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies