Crianza ¿Es el momento de dejar el pañal?

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Con la llegada del buen tiempo el tema de dejar el pañal empieza a inundar los chats de ma-padres. ¿Cómo y cuando es el momento de hacerlo? Hemos pedido a nuestra colaboradora experta, Maria Jaques, para que arroje un poco de luz al tema.

Ha llegado el calor y muchos papás se plantean quitar el pañal a su hij@. Y aunque, obviamente, las vacaciones y el buen tiempo son factores positivos para hacerlo, hay que tener en cuenta que el control de esfínteres se adquiere, no se aprende. Por tanto, no nos tendríamos que fijar en una edad concreta o en una estación del año, sino en otros factores más importantes.

¿Qué factores son importantes?

Para que un niño pueda controlar sus esfínteres necesita, no sólo querer sino también poder. Ya que, es un ítem evolutivo más, como por ejemplo andar, y por tanto hay que alcanzar cierto grado de madurez en 3 niveles diferentes:
– Físico: Es necesario el control del músculo voluntario y consciente.
– Emocional: Estar preparado para asumir la responsabilidad que implica.
– Cognitivo: Conocer el vocabulario que rodea esta conducta (pantalón, pipí, limpiar, etc). Y también tener la capacidad de comprender instrucciones y de hacer todos los pasos (bajarse ropa, sentarse, limpiarse, subirse ropa).


Y ¿cómo sabemos si nuestro hijo está preparado?

¿Utiliza en su vocabulario las palabras pipí y caca?
¿El pañal está seco y se lo moja de golpe?
¿Te avisa antes de hacerlo o se esconde?
¿Te pide que le cambies el pañal?
¿Empieza a tener buena coordinación motora?

Estos signos nos indican que está llegando su momento y ya es consciente del proceso. Y aunque, suelen ser alrededor de los 2 años, cada niño sigue su propio ritmo evolutivo, y por tanto cada uno controlará los esfínteres cuando su sistema nervioso central esté preparado. Y nosotros los papás tenemos que respetar este ritmo. Sin dejar de mostrar escucha activa, preparar el entorno, familiarizarlo y poner todas las facilidades para favorecer la adquisición.

Y ¿qué hacemos cuando ya está preparado?

– Los cuentos son geniales para ayudar a comprender y normalizar el proceso.

– También, una parte muy importante es coger el hábito y por eso, aconsejo, hacer partícipe al niñ@ de una rutina. Por ejemplo, cada día quitarle el pañal sobre la misma hora, antes de la bañera sería una buena opción, e ir probando sentarse en el orinal un ratito mirando algún cuento. No hay que obligarle, tiene que ser un proceso natural y gradual. Esta rutina le facilitará detectar la sensación física de hacer pipí, y le dará autoconfianza e interés para ir probando él sólo en otros momentos.

– Fomentaremos su autonomía con ropa cómoda y organizando el baño lo más accesible y “apetente” posible: poner cuentos al lado de su orinal, un taburete para llegar al w.c, papel o toallitas a su alcance, etc.

– Es aconsejable motivar y elogiar sus pequeños avances. Siendo conscientes que pueden haber algunos retrocesos o escapes, algún día, o quizás unos cuántos días.

– Al principio, nos podemos anticipar nosotros antes que él lo pida, para fortalecer el hábito y su autoestima. Pero siempre es mejor preguntar “¿tienes pipí?” o “yo creo que tienes pipí, ¡vamos a ver!” que obligarle a sentarse.
– Otro aspecto a tener en cuenta es que una vez ya está adquirido, no hay que volver a poner pañal. Es decir, si ya está adquirido ya está, o lleva pañal o no lleva, pero no a antojo de los papás, o según los planes del día. Evitar el “ahora te pongo pañal porque salimos a la calle”, “ahora te lo quito porque estamos en el parque”, etc. porque lo confundiremos y dificultaremos la naturalidad del proceso. Sería distinto si viéramos que aún no está adquirido, entonces sí que habría que volver a ponérselo.

¿Y por la noche cuando se lo quito?

¿Se lo quito de día y de noche a la vez?
¿Cuánto hay que esperar para sacárselo por la noche?

Hay muchas teorías al respeto, que si día y noche a la vez, que si no hay que esperar más de no sé cuánto tiempo entre quitárselo de día y de noche, que si esperar 3 días consecutivos con el pañal seco,… Creo que cada niño es un mundo, y confío en la lógica de los padres para ver si su hijo está preparado, preguntaros ¿se despierta con el pañal seco? o igual él mismo dice “yo para dormir ya no quiero pañal”. De todas formas, el pediatra o un psicólogo infantil nos podrán orientar y dar pautas si fueran necesarias según cada caso.

Sea cuando sea, el proceso tiene que ser lo más natural posible, favoreciendo así, su desarrollo armónico físico y emocional. Sino lo respetamos, la experiencia será muy frustrante para nosotros y mucho más para el niño.

Categories: Crianza,Crianza y Salud,Estimulación y Desarrollo Infantil,Pediatría,Salud

Tags:

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies