Maternidad y embarazo LILLYDOO, pañales que respetan la piel de los bebés.

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!
 

En Mammaproof nos gustan las marcas que se toman muy en serio su responsabilidad, que son exigentes con sus productos y que se comprometen con la comodidad de las familias, con la crianza respetuosa y también con la sostenibilidad de nuestro planeta.

Cuando conocimos LILLYDOO, vimos que reunía características que los hacían destacar por encima de otras marcas de pañales: están fabricados en Europa sin cloro, ni perfumes, ni lociones y con celulosa de fuentes sostenibles y es el primer pañal del mundo en obtener la certificación “Made in Green” de OEKO-TEX® STANDARD 100.

Una muy buena marca candidata para nuestro sello Approved by Mammaproof. Pero como nadie mejor que una familia real para evaluar un producto, le enviamos a Iris y a su pequeña Ava una caja de productos LILLYDOO para que los pusieran a prueba. Esta es su experiencia.

La experiencia de Iris & Ava con LILLYDOO

Con la llegada de Ava en casa, mi segundo hijo, hemos vuelto a retomar la locura de pañales, toallitas, cambiadores y cremitas por todas partes de la casa y también en más de un bolsillo de chaqueta (dónde habrá quedado el orden que casi conseguimos con el primero!?)

Bru, el “mayor”, no lleva pañales desde hace casi un año así que ha sido todo un shock volver a estos ritmos de cambio constante tan propio de los bebés.

Hasta ahora habíamos utilizado una marca con la que, la verdad, estábamos muy contentos pero desde que me quedé embarazada y empecé a oír hablar de LILLYDOO, me apetecía mucho poder probar sus productos. Me parecían muy confortables y la verdad es que todavía me han enamorado más después de probarlos.

Su tacto es súper suave y a la vez son súper absorbentes, dos de nuestros requisitos sobretodo con la pequeña que hasta ahora parece mucho más sensible al hecho de llevar el culito mojado (y quién no lo sería! siempre he pensado que no debe ser nada agradable…).

Como siempre he sido algo curiosa, indagué en su web y me encantó ver que puedes encontrar, parte a parte del pañal, de qué materiales están hechos y cómo, junto al asesoramiento de matronas, apuestan por respetar al máximo la piel del bebé evitando perfumes, emulsionantes o parabenos y apostando al máximo por productos sostenibles.

¿Y que me decís de sus diseños? Ya sé que un pañal sigue siendo un pañal pero oye, pudiendo hacer algo delicado y bonito, ¡pues qué mejor! La verdad es que son una preciosidad y encima ocupan muy poco espacio porqué son muy finos, cosa que va perfecto cuando vas cargada con el bolso a tope de trastos.

A parte de poder probar sus pañales, nos llegó con el paquete unos cambiadores que me vienen genial porqué, con esto de tener dos niños en casa, no siempre acabo cambiando a Ava en su habitación, así como unas toallitas súper suaves con una composición del 99% agua que me encantaron porqué no van nada perfumadas cosa que siempre me ha molestado bastante sobretodo en bebés.

En LILLYDOO tienen además una línea de cuidado de la piel con productos naturales: una crema protectora de pañal, una crema hidratante corporal y un aceite de almendras bio, todos ellos certificados ecológicamente por Ecocert Greenlife y respetuosos con el medioambiente en su producción.

La crema del culito la tengo ya en el bolso porqué tiene un tamaño perfecto y es súper suave, ideal para cuando vamos de paseo. El aceite, ¡ha sido todo un éxito en casa! Hemos establecido una rutina de masajes después del baño por las tardes tanto para Ava como para Bru, ya que él tampoco quiere perdérselo. Y la verdad es que ha sido todo un acierto, así están relajados y sobretodo bien hidratados en estos días de invierno (tengo dos niños blancos como la nieve y de seguida les salían rojeces)

Y me dejo para el final casi lo mejor. Tienen una caja mensual flexible dónde puedes “programar” las cantidades y envío de los productos que necesites (pañales, cremas, toallitas…) Me ha parecido una idea genial porqué entre el ritmo de la bimaternidad y mi ritmo neuronal, ya va más de un día que hemos tenido que ir a por un “pañal” de urgencias! A parte, cuando ves que vas a necesitar menos cantidad, distinto producto o que necesitas cambiar la talla, solo debes modificarlo en la web. Y por si hay madres despistada como yo, te permiten devolver los pañales que te han quedado pequeños y no has podido utilizar sin coste alguno.

Si os apetece probar, os animo a entrar en su web y escoger el paquete de prueba gratuito, así podéis tocar y ver de primera mano sus productos. Personalmente me han encantado y creo que, a la que realmente ha pasado el test de prueba, todavía más… tengo a Ava de lo más feliz en “sus LILLYDOO”!

Sello Approved by Mammaproof

Ya lo veis, no solo por su calidad, también por su compromiso con el “menos es más” llevado al mundo de los pañales, ya que han eliminado todo aquello que puede dañar o irritar la piel de los bebés y que además, no trae nada bueno para el planeta, LILLYDOO se ha ganado nuestro sello Approved. Probado y aprobado por Mammaproof.

¡Gracias Iris por compartir tu experiencia! ¡Gracias LILLYDOO por confiar en nuestro proyecto y someteros a nuestra auditoria!

 

Categories: Maternidad y embarazo,Sello Approved

Tags: ,,

¡Comenta!

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies