MuseosIniciarse al arte en el Museu del Disseny de Barcelona

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!
Museu del Disseny de Barcelona
 

En Barcelona hay muchos museos que vale la pena visitar en familia, y no hace falta esperar a que nuestros hijos sean algo más mayores para admirar y entender lo que se expone en ellos. Desde muy pequeñitos ya pueden aprender a observar, contemplar, educar su sentido del gusto y en definitiva aprender a través del arte. Porque en realidad, el arte y el diseño está en todas partes y, por lo tanto, al alcance de todos. Un lugar ideal para iniciarse es el Museu del Disseny de Barcelona. Un espacio interesante por sus curiosas y entretenidas exposiciones permanentes, pero también por sus actividades familiares.

Equipamiento cultural

Situado dentro del edificio Disseny Hub, también conocido popularmente como la grapadora, comparte espacio con la Biblioteca El Clot – Josep Benet y la preciosa cafetería Sauleda. Un equipamiento cultural del Ayuntamiento de Barcelona que se encuentra en la Plaça de les Glòries Catalanes, justo al lado dels Encants y la Torre Glòries.

En realidad, el museo de las artes del objeto y del diseño es un 4 en 1. Ya que loja 4 colecciones: diseño industrial y de producto, diseño gráfico, artes decorativas y de autor,  y diseño de moda y textil. Y como curiosidad, también se puede visitar el Piso – Museo de la Casa Bloc, Vivienda 1/11, situado en el barrio de Sant Andreu y todo un símbolo de la arquitectura racionalista barcelonesa.

Al llegar quedas abrumado por la inmensidad del edificio del Disseny Hub, pero enseguida en taquilla-recepción te sitúan. En la planta B se encuentra la cafetería, la biblioteca del barrio y el espacio de taquillas. Este espacio es perfecto porque si habéis venido cargados con chaquetas, bolsos, mochilas, muñecos, pelotas, bicis plegables y/o patinetes hay taquillas de diferentes tamaños. Por un euro se puede dejar todo guardado para poder visitar el museo tranquilamente y con el peso mínimo necesario.

Dentro de las salas no se puede comer. Si a los tuyos les coge algo de hambre podéis parar en uno de los rellanos para comer un poquito. Las normas de comportamiento del museo están todas recogidas en su página web para poder preparar la visita antes de ir. Pero la verdad es que en este sentido todo el personal del museo, vigilantes, educadoras y recepcionistas son encantadores y realmente amables con el público familiar. Cabe señalar que en las plantas -1, planta B y planta 4 hay baños con cambiadores. Tienen tarifas reducidas para las familias diversas y los menores de 16 años no pagan entrada. También ofrecen visitas guiadas, y en el marco de los talleres familiares adaptadas a los más pequeños.

Nosotros decidimos coger las escaleras mecánicas y subir hasta la última planta. Si vais en carro y tenéis peques muy pequeños mejor coger el ascensor que queda justo delante de la biblioteca. Pero si son algo más mayores subir en las escaleras mecánicas es toda una aventura, además se puede ver el mecanismo de su funcionamiento algo que resulta divertido a los ojos de un niño.

Exposiciones permanentes

En la Planta 0 encontramos alguna exposición temporal pero también la permanente de Objetos comunes. Historias locales, debates globales esta la verdad es que nos encantó. Un maravilloso repaso de todos aquellos objetos cotidiano que han sido diseñados para cubrir diferentes funciones. Así aquí vimos sillas, una aceitera, una lavadora, una moto, una túrmix e incluso un coche. Asociamos el diseño a objetos que están presentes en nuestro día a día, pero también a unos objetos que tienen algo especial. Son unos objetos comunes a los que el diseño otorga un nuevo sentido gracias a los servicios que nos prestan, a la novedad de su aspecto, a las innovaciones que incorporan, a lo que comunican o a las emociones que nos despiertan.

 

En la planta 1 del Museu del Disseny se encuentra la exposición ¿Diseñas o trabajas? La nueva comunicación visual. Un recorrido por el diseño gráfico de nuestro país del 1980 al 2003, una época descrita como «el boom del diseño». Todos los pósters, carteles, láminas y otros objetos están expuestos a la altura de visión de los peques, algo que realmente se agradece ya que no necesitas ir cogiéndolos en brazos para que puedan ver. A nosotros nos hico gracia ver el Cobi, mascota de los Juegos Olímpicos de Barcelona, para rememorar esos tiempos y contarle a nuestra peque qué significaron esos juegos para la ciudad de Barcelona.

Seguimos la visita subiendo por las escaleras a la siguiente planta, en la número 2 se encuentran dos exposiciones: Modernisme, hacia la cultura del diseño y ¡Extraordinarias! Colecciones de artes decorativas (siglos III-XIX). La de Modernisme es única porqué el Museu del Disseny de Barcelona muestra, por primera vez, una reinterpretación del modernisme (modernismo catalán) en clave de “cultura del diseño”. La exposición se fija en el modernisme como inicio de la cultura del diseño, la enmarca en el contexto europeo y destaca los nexos y la singularidad del caso catalán. Y la verdad es que en esa época las artes decorativas y aplicadas, y las artesanas e industriales eran una maravilla y lo siguen siendo.

Foto: Martí Pujol
Foto: Martí Pujol

En la exposición de artes decorativas se propone un recorrido cronológico, del siglo III al XIX, con piezas de cerámica, tejidos, mobiliario, vidrios, miniaturas, relojes, papeles pintados y otros objetos. En esta exposición nos gustó que algunas de las piezas estuviesen dentro de unas grandes vitrinas en forma de cómoda. Creo que abrimos y cerramos tooodoos los cajones posibles y por haber. Por otro lado, algunas de éstas y de las piezas expuestas han permanecido muchos años alejadas del público así que te sientes privilegiado pudiéndolo ver ahora.

Y en la planta 3 encontramos El cuerpo vestido. Siluetas y moda (1550–2015). Un repaso de cómo ha ido cambiando la indumentaria, la vestimenta y la moda en general desde la antigüedad hasta nuestros días. A tener en cuenta: Esta sala en algunos puntos es algo oscura y de entrada puede dar un pelín de miedo a los más pequeños por los guardainfantes y corsés que te encuentras justo al entrar. Pero poco a poco, a medida que avanzas hay menos agobio, de la misma forma que se liberan de tanta ropa los cuerpos de los maniquíes expuestos. Aunque encuentras remedio rápidamente saliendo al rellano donde sí que hay un gran ventanal y unas bonitas vistas de los Encants

Talleres para todas las edades

Pero el Museu del Disseny también es un espacio Family Welcome por todas sus actividades consulta su programación. En la planta -1, el sótano del museo, alberga las oficinas y también las aulas talleres. Algunos sábados y domingos a la mañana, a partir de las 11:30 podéis disfrutar así de dos actividades una para familias con niños de 6 a 12 años (lee aquí la crónica de Deli Escoriza) y otra para niños de 3 a 5 años para que se inicien y experimenten con el arte y el diseño, estas de momento no se hacen pero esperemos que pronto vuelvan.

Son actividades que van rotando, todas ellas guiadas por monitores de su servicio educativo y relacionadas con sus exposiciones permanentes. Estas actividades tienen el aforo limitado a 15-20 personas, y como se hacen con padres e hijos es aconsejable siempre hacer la reserva previa on line. El precio es de 3 € por persona y con la misma entrada antes o después de la actividad se pueden visitar las exposiciones. En época de vacaciones escolares, verano, semana santa y navidad, también ofrecen estos talleres en más fechas y horarios.

Otras actividades familiares

Además, cada año en otoño hacen la Festa del Disseny en Família, una jornada en que el museo abre de forma gratuita sus puertas. Un evento para mayores y pequeños con espectáculos, actividades, juego libre, visitas dinamizada y una muestra de los talleres que se realizarán a lo largo de todo el año en el Museu del Disseny. Con los tiempos de pandemia esta no se ha hecho pero esperan recuperarlo bien pronto.

En octubre también participan en el evento de ciudad Barcelona Dibuixa, también conocido como Big Draw, en la que más de 50 artistas, diseñadores e ilustradores ofrecen talleres gratuitos en diferentes espacios de la ciudad. Una experiencia para grandes y pequeños donde dar rienda suelta a la creatividad y explorar todas las posibilidades que ofrecen el lápiz y el papel.

Tomar algo y descansar

Si durante la visita vuestros peques se cansan, hay opciones varias. Por la salida de la planta 0 hay una pequeña zona peatonal donde se puede jugar, correr y saltar. También podéis optar por entrar en la biblioteca del barrio que tiene espacio infantil y siempre apetece coger un libro buscar un rinconcito y leer en familia.

Para terminar la jornada os podéis quedar a hacer el vermut o comer en la cafetería Sauleda, tienen cosas muy ricas y para todos gustos. Aprovechad las mesas del fondo que son perfectas para comer en familia, y si no también están los sofás de la entrada con un toque muy de diseño y son comodísimos para que los más peques se muevan con libertad cerca de los papás y mamás.

 

Categories: Cultura y Ocio,Hemos probado,Lugares CFW,Museos,Planes con niños

Tags: ,,,,,,,,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies