Dónde comerUn refugio para un día lluvioso: el bar del Centro cívico del Can Felipa

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!
Can Felipa bar
Mi oficina “virtual”

Cuando eres madre en una ciudad en la que no tienes familia buscas contacto social en toda ocasión. Pocos son los espacios adecuados para ir a tomar un café con tu bebé. Y si además puedes consultar tu mail mientras él juega en el suelo… ¡Estás de suerte!.

Los centros cívicos atraen a gente encantadora y diversa. Suelen ser espacios sanos y agradables. Casi todos tienen un bar con precios económicos. Y Además todos tienen Barcelona Wifi. Suelo ir mucho al centro cívico de Can Felipa enfrente de mi casa. Cuando lo descubrí era una tarde lluviosa de invierno, en la que tanto Leo como yo, necesitábamos salir de casa. Como era jueves, se me ocurrió pasarme por el Grupo de lactancia Alba de mi barrio, que se reúne cada jueves a partir de las 18h en éste Centro Cívico.

Ya superamos todos los problemas de inicio de lactancia (grietas, ingurgitación, frenillo submucoso, mugets, mala posición al mamar, etc) pero acudir al grupo de lactancia era la única manera Mammaproof que se me ocurrió para pasar la tarde. Llevaba todo el día intentando mirar mi correo y cada vez que abría el ordenador Leo me reclamaba teta. Visto mi estado mental, me imaginaba entrando en la sala gritando: “¿pero quién fue la mente insana que inventó esto de la lactancia a demanda? Vaya, estaba totalmente inmersa en una de mis “crisis de lactancia”. Dicen que los bebés tienen crisis de lactancia (periodos de crecimiento en los que no paran de mamar). Yo digo que las mamás también tenemos esas crisis. Muchas veces los grupos de lactancia están tan desbordados solucionando los problemas técnicos y mecánicos de los primeros días de aprendizaje del bebé y la mamá, que las crisis emocionales de las madres con una lactancia prolongada, no encuentran todo el apoyo que debieran. No es una crítica, ¡Bastante ya tienen con todas las mamis que llegan desesperadas por los problemas de los primeros días! Solo quería hacer hincapié en el hecho, de que aunque los problemas técnicos se solventen, las mamis seguimos teniendo crisis de lactancia que se apaciguan cuando podemos compartirlas y nos sentimos comprendidas.

Bar Can Felipa
Leo free style

Metí a Leo en la mochila y tomé rumbo a Can Felipa. Éste Centro Cívico es un edificio moderno ubicado en una antigua fábrica textil. Los accesos son amplios y totalmente adaptados. Los espacios son inmensos y diáfanos. Incluso en un día gris, uno tiene la impresión de estar rodeado de luz. Alba está en la segunda planta. No sé por qué, me equivoqué y pulsé al tercer piso. Llegué al espacio de la sala de exposiciones. Había una inauguración de una exposición curiosa sobre la temática del Caos. Al fondo, un neón anuncia en letras mayúsculas “BAR”. Así descubrí el bar del Centro Cívico de Can Felipa. Casi por error. Leo, en cuanto vio el suelo de cemento pulido, quiso salir de la mochila y explorar el lugar. Yo decidí tomar un té y dejarlo hacer. Llamé a mi amiga del barrio y le hice partícipe de mi descubrimiento. Al rato estábamos las dos charlando de nuestras crisis mientras que nuestros bebés jugaban. Fuera tronaba.

Este bar se ha convertido a día de hoy en mi oficina. Aquí vengo a escribir mis artículos con ó sin Leo. El café cuesta 0,75. El zumo de naranja natural 1,60. Los bocadillos 1,90. Es el típico lugar en donde puedes invitar a desayunar sin quedarte “ruchi”. Aquí suelo quedar con mi socia ó con la programadora de la web para hacer las reuniones. Es un lugar fantástico para pasar el rato, con ó sin bebés. Meritxell, la encargada, es un encanto y prepara los bocadillos con mucho amor. Mi favorito es el de butifarra. Por las tardes te hace churros con chocolate al módico precio de ¡2,50! (por encargo)

Can Felipa bar
Coral rock (seniors de Can Felipa)

Otro punto inspirador: cada día te encuentras con un público diferente y siempre sorprendente. Tengo una amiga que todos los días vuelve a su casa del trabajo en autostop para según ella dice “favorecer los encuentros casuales”. Vive en una estación de montaña a 30 km de Vancouver, y parece ser que allí, ésta práctica no es “peligrosa”. A mi también me gusta compartir un café con gente que no forma parte de mi cotidiano. Un día son los abuelos de la coral rock’and roll, otro son los del curso de dibujo urbano, otros los de alfabetización. Sin lugar a dudas ¡los centros cívicos tienen mucha vida! Y esto es fundamental para una mamá sola en la gran ciudad.

Categories: Dónde comer

Tags: ,,,,,

¡Comenta!

  1. Hoy después de la visita al médico de los cuatro meses y de las dos banderillas que han puesto a la pobre Clàudia, me he acordado de este artículo y nos hemos acercado a Can Felipa dando un paseo desde el CAP. Podemos dar fe de que los bocadillos están hechos con mucho amor y de que es un sitio muy agradable para tomar algo. Repetiremos!
    Próxima visita, la cantina de Palo Alto!

    Reply

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies