Bienestar Sesión de Yoga en Familia con Blossom Studio

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!
Blossom Studio
 

Con motivo del día internacional del yoga, nos animamos a celebrarlo, practicando yoga en familia. La tribu al completo, con su gabardina amarilla y lupa en mano, aprovechamos para probar un nuevo espacio de yoga recién inaugurado en la zona del Putxet, Barcelona: Blossom Studio.

Nosotros llegamos en coche, al ser en domingo, resultó fácil encontrar aparcamiento gratuito.  En la web están muy bien explicadas todas las opciones de accesibilidad. Llegar caminando con peques y cochecito puede suponer un reto debido a que el barrio tiene alguna que otra subida pero siempre tienes la alternativa del transporte público (ferrocarriles, metro o bus). Combinándolo con el bus de barrio 131, te deja muy cerquita del centro de yoga.

Blossom Studio es una sala diáfana, especialmente pensada para el disfrute de pequeños, adultos o en familia. Las actividades giran en torno al yoga, la música, el arte, el mindfullness y la meditación. En el estudio puedes encontrar desde clases regulares durante la semana (para niños, adultos, embarazo, post-parto…) a talleres especiales de fin de semana o incluso alquilar todo el espacio para hacer tu propia fiesta de cumpleaños ¿te imaginas un cumple yogui?.

Sin duda, los talleres son nuestros preferidos ya que son originales y de lo más variado, para muestra un botón: taller de galletas de mandalas, baby signos, yoga en familia, taller de pociones y slime… planes muy molones para hacer el finde en familia ¿no os parece?

Taller de Yoga en familia

Nosotros probamos un taller de yoga en familia que realizó babyogui en el que como bien dicen en su web pudimos disfrutar del tesoro de disfrutar del momento presente en familia.

Tesoros son esos recuerdos que hacemos en familia, momentos en los que todo fluye, centrados y disfrutando del momento presente.

Basan la sesión en los estilos de yoga Kundalini y Hatha, en mi opinión, ideales para introducir a los más pequeños en el mundo de yoga. La clase se estructuró de la siguiente manera:

Mantras y Mudras (canciones con gestos) adaptadas a los más pequeños: favorecen la concentración, memoria y la psicomotricidad fina. Es otra manera de meditar con todos sus beneficios y se lo pasan genial. Esta es la parte que más me costó cuando me inicié en el yoga, pero debo reconocer que los mantras son de lo más pegadizo, todo un HIT!

Pranayama o técnicas de respiración: en este caso trabajamos la respiración de la vela y la del zumbido de la abeja. Cuando estudié el curso de yoga para niños, me sorprendió saber cómo los niños tienen incorporada la respiración yóguica de serie, pero se olvidan de ella por imitación al adulto, en definitiva, sin querer les enseñamos a respirar peor. Una respiración consciente aporta grandes beneficios y es la base para una buena regulación emocional.

Asana o posturas de yoga individuales: en un entorno muy lúdico a la par que respetuoso iniciamos algunas posturas básicas de yoga. No todas son aptas para los más pequeños; el proceso madurativo y anatómico del niño es distinto según la edad, por lo que es necesario adaptar la secuencia de la clase según los asistentes. Una correcta agrupación de los niños por edades es fundamental para garantizar una clase de yoga respetuosa

Una práctica de yoga adaptada a los más pequeños

Anatómicamente, la cadera es la base de la mayoría de las posturas de yoga, es nuestro eje y centro de gravedad. El recién nacido no tiene la cadera osificada y está compuesta básicamente por cartílago. A lo largo de los meses se va formando la futura cadera y no empezará a soldarse hasta la pubertad.

De la misma manera que es necesario utilizar portabebés ergonómicos, también hay que tener en cuenta la anatomía de los niños y niñas cuando les animamos a practicar ejercicio, psicomotricidad o en este caso yoga.

Físicamente no pueden hacer las mismas posturas que un adulto, todas aquellas que impliquen aguantar el equilibrio, como el árbol o Vrksasana, ya será todo un reto para los más pequeños. Las posturas deben adaptarse o simplificarse para ellos y tampoco conviene que las aguanten mucho tiempo, lo que puedan o máximo 1 o 2 respiraciones.

Las curvaturas naturales de la columna tampoco están completas hasta los 14-16 años de edad, por lo que en una práctica de yoga para niños, es necesario prestar especial atención a todos los movimientos de columna.

En las clases infantiles no se practica con ajustes ni se corrige la postura buscando la alineación perfecta.

Se debe evitar forzar movimientos para los que el cuerpo del niño no está preparado, es decir, las asanas que no puedan  sostener por ellos mismos. Ya sé que suena bastante lógico, pero sin duda, son puntos a observar si estamos buscando un profesor de yoga especializado en niños y respetuoso con los más pequeños.  

Asana en pareja y un poco de Acroyoga en familia

Esta es una de las partes más divertidas de la clase. Es increíble el buen rollo y la energía que transmite el acroyoga en familia. Pone de manifiesto la confianza ciega que tienen los pequeños en ti, contigo no tienen miedo y son capaces de atreverse a hacer posturas, de entrada impensables para ellos.

Relajación final y pintar mandalas

La clase termina con una secuencia de relajación, mimos, caricias, masajes… damos la oportunidad a nuestro cuerpo de integrar la práctica y los beneficios de una sesión de yoga.

Hernán descubrió las mandalas en esta clase, nunca ha sido un fan de la pintura y ahora todo le gusta en ese formato; dinosaurios de mandalas, superheróes de mandalas, etc. Son un gran ejercicio de concentración, creatividad, paciencia y trabajo de psicomotricidad fina, ahora pintamos mandalas juntos.

Despedida y cierre

Al finalizar la clase conocimos a Chanti, la paloma de la paz: un pajarito capaz de aguantar el equilibrio en tu dedo y que hizo la delicia de los más pequeños. Todos estaban emocionados por coger a Chanti pero fueron capaces de ser pacientes y respetar su turno,  es increíble el efecto de una sesión de yoga.

Súper H está acostumbrado a hacer yoga con mami y es increíble ver la evolución y los beneficios del yoga en ellos; paciencia, respeto, concentración, cooperación, gratitud, coraje y empatía. Muy alineados con los valores que Blossom Studio desea transmitir a todas las familias que forman parte de su comunidad.

En mi opinión, el yoga para niños es perfecto a partir de los 7 años. A partir de esa edad, los peques suelen estar preparados tanto física como emocionalmente para seguir una clase de yoga más estructurada. Si como nosotros, os apetece introducir los beneficios del yoga antes, mi recomendación es optar por actividades en familia como esta.

Un negocio familiar

Los propietarios de Blossom Studio son Alexia, Jordi y Maia. Una familia de tres que se iniciaron en los beneficios del yoga para niños cuando nació Maia. Alexia, se ha formado como profesora de yoga infantil y tras mucho buscar el centro de yoga ideal, decidieron emprender en familia abriendo su propio centro para poder recopilar sus talleres y actividades favoritas (si la montaña no va a Mahoma…). Estamos seguros que en breve se convertirá en el rincón de la calma preferido por todas las familias del barrio y de la ciudad.

Un espacio adaptado para las familias

El espacio es agradable, acogedor y lleno de buena energía, se nota que han dedicado mucho tiempo y mimo en su diseño. Al ser diáfano y estar todo a la vista, los peques se habitúan y  sienten muy cómodos en el espacio. A Hernán le encantó disponer de una esterilla a su medida para practicar yoga, normalmente la comparte con mami y los ositos yoguis fueron sus preferidos.

La sala dispone de dos cambiadores para los peques, taquillas, banquito para la espera y un aseo adaptado para pequeños y grandes. Es mejor venir con ropa cómoda desde casa, pero en caso de necesidad, siempre se puede utilizar el baño como vestuario. También puedes comprar en el centro botellitas de agua o algún tentempié eco.

Nos gusta la opción de poder comprar el bono de clases sueltas, te ofrece la oportunidad de introducir a los peques en el mundo de yoga de manera progresiva, con flexibilidad, ya que con niños no siempre es fácil hacer algo porque hoy toca. También puedes regalar una experiencia en Blossom Studio, sin duda una opción a tener en cuenta ¿se te ocurre un mejor regalo que tiempo de diversión en familia?

Blossom studio es un proyecto original y encantador, con el que estamos seguros que Alexia y su familia pondrán su granito de arena en hacer una sociedad mejor y más respetuosa para nuestros niños. Además, son miembros de la asociación de disciplina positiva  y eso se transmite en todas sus clases y talleres, para nosotros imprescindible.

Nosotros ya estamos buscando nueva fecha para repetir experiencia 😉

https://www.theblossomstudio.com/

 

 

Categories: Bienestar,Club Amarillo,Crianza y Salud,Extraescolares,Maternidad y embarazo,Yoga,Yoga

Tags: ,,,,,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies