Al aire libre ¿Papá, mamá jugamos?

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Divertirse es un derecho infantil. Y si encima lo hacen con papá y mamá, entonces seguro que será el niño más feliz del mundo.

En verano disponemos de más horas para jugar con nuestros hijos y poder dedicarles ese tiempo de calidad del que hablamos y sabemos que es tan importante para su buen desarrollo.

Durante el año, vamos con prisas, con un horario más estricto y además con una noche que llega mucho antes. Pero en verano, los días se alargan, vamos más relajados y estamos más predispuestos a sentarnos con nuestros hijos y a mancharnos con ellos.

Beneficios de jugar al aire libre

Las posibilidades que tenemos al jugar al aire libre son infinitas. Además de los beneficios que conlleva como hacer ejercicio, acercar al niño a la naturaleza, adaptarse a las sorpresas que le ofrece el entorno, estimular la creatividad frente a un mundo tan grande y lleno de cosas que están ahí, para ellos. Potenciar su sociabilización, como hablar con otros niños o adultos diferentes a los que se relacionan habitualmente.

Descubrir, conocer, aprender, sentir, vivenciar, crear… JUGAR, JUGAR Y JUGAR.

El sol, el clima cálido invita a salir de casa. Eso nos da la posibilidad de jugar y experimentar con cosas que dentro de casa no son posibles o más difíciles de llevar a cabo.

Propuestas al sol

Excursiones con río o lago incluido, días en la playa, cultivar la fruta o la hortaliza de la temporada. Jugar a actividades con agua, aprovechar para aprender a nadar con papá o mamá, rebozarse en arena, construir castillos, practicar deportes acuáticos.
Incluso jugar a actividades de manipulación y experimentación en el jardín o en la terraza, solo con el pañal o el bañador, son más fáciles de llevar a cabo.

Nosotros estamos esperando a que llegue ese maravilloso clima para sacar materiales como el yogur con colorante, el chocolate deshecho, la pasta de pan, los hielos de diferentes colores, la gelatina, los cubos de agua de diferentes colores y dejar que nuestro peque se ponga perdido de arriba abajo. Y lo que es más divertido, mancharnos con él.

Crear un rincón en casa con los elementos que representan el verano, también es una actividad muy bonita.

Empezamos buscando estrellas de mar, piedras blancas o azules, arena, almejas… y encontrando objetos en la calle, en la playa o en alguna tienda que nos recuerde a verano para después crear con nuestros peques ese espacio temporal dentro de casa.

Jugar bajo la luna y las estrellas

Además, el verano nos da unas propuestas que en invierno no se nos pasarían por la cabeza. Como por ejemplo, hacer una excursión a un parque cercano de casa o ir a la playa, plantar la toalla, sacar una bolsa de nubes, porqué un día es un día, y jugar a buscar las estrellas. Contar historias, encender bengalas de colores o jugar con palos de luz fluorescente. Incluso los más atrevidos podrían darse un chapuzón en la orilla del mar o jugar a encontrar los palos de luz fluorescentes en la piscina.

Quedarse en casa se va convirtiendo en la opción menos interesante. ¿Verdad?

Categories: Al aire libre,Verano

Tags: ,,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies