RestaurantesSagàs: las tapas y los bocadillos de un chef con estrella Michelin

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Mediados de agosto, mediodía; habiendo sufrido el extenuante proceso burocrático de registrar un recién nacido. Habíamos sobrevivido al papeleo, pero el calor nos estaba derrotando. Empujando un cochecito por el distrito del Born, desesperadamente necesitados de alimento y de un lugar donde sentarnos, de repente recordamos que estábamos cerca de uno de los lugares incluidos en mi lista de sitios “para probar”: Sagàs (Plà del Palau nº13,+34 933103424, http://www.sagaspagesosicuiners.com/), el bar de bocadillos recientemente inaugurado por el chef Oriol Rovira, con una Estrella Michelin. Al igual que en su restaurante principal, Els Casals, la mayoría de los ingredientes provienen de Cal Rovira, que llevan sus hermanos.

La barra parecía el mejor sitio para sentarse, pero con un bebé esa idea fue rápidamente descartada. Llegamos temprano, por lo que no hubo problema en encontrar mesa, aunque el espacio para comer estaba bastante abarrotado y poco confortable; Sagàs no es un sitio donde quedarse mucho tiempo. No obstante, es un lugar atrayente, con una atmósfera iluminada, montones de fotos y maravillosas mesas de madera.

El menú de bocadillos está dividido en dos partes, “Orígens” y “Món”. El primero presenta platos basados en tradicionales sabores locales, y el segundo es una selección de clásicos internacionales.

Empezamos con unas “patates braves” por 6 euros (hoy tan solo dispongo de fotos hechas con el móvil, disculpad).

Estaban tan buenas como parece, con un alioli por encima y una picante salsa romesco por debajo. Las devoramos enseguida y tuvimos que luchar por las últimas gotas de salsa.

Yo escogí un bocadillo de carne de cerdo (“porchetta”) de la selección “Orígens” mientras que mi mujer se decantó por una hamburguesa clásica del “Món”. Ninguna de ellas era barata, 11 y 12 euros respectivamente, pero tras el momento “bravo” nuestras aspiraciones eran algo elevadas.

Y no nos decepcionó. La hamburguesa llegó primero, dentro de un envoltorio de papel que se abrió para descubrir esta delicia poco hecha:

Ternera gallega, verdadero queso cheddar, tomate, lechuga, pepino y cebolla dentro de un pan artesanal. Simple y deliciosa, quizás la hamburguesa más sabrosa que nunca he probado en Barcelona, aunque las del Kiosko de la vuelta de la esquina son mayores, notablemente más baratas y ocupan una segunda posición muy pero que muy próxima a esta primera.

También tenían dispuesta una selección de condimentos, aunque realmente no eran del todo necesarios:

Dicho esto, algún tipo de pickle o chutney — aunque no fueran especialmente locales o tradicionales de España o Catalunya — hubieran acompañado perfectamente mi porchetta.

Servida en un pan de coca, la carne de cerdo especiada estaba demasiado grasienta y demasiada rica, o simplemente tan deliciosa como para ponerle algún defecto. Es una comida para chuparse los dedos, del tipo que uno acaba rebañando el plato con los últimos trozos de pan.

No había cortezas de cerdo de acompañamiento, que hubieran hecho el plato mucho más completo, pero igualmente es altamente recomendable.

Nuestro bebé todavía dormía, así que nos aprovechamos y pedimos postre. Descrito como “rovell en estat pur”, el mío no era de hecho una simple yema de huevo sino unas natillas de yema de huevo, una variante del omnipresente “flan” español con un poco de bizcocho y crema.

Simple, perfectamente cocinado, barato (4 euros) y excelente. Así es como yo quiero que sea mi comida tradicional en los restaurantes.

Adecuándose a la misma descripción y compartiendo el mismo comentario sobre precio estuvo la llet de ovella — leche de oveja — que de hecho era leche cuajada servida con un poco de panal de abeja.

Me encanta la cuajada, y a mi mujer el panal de abeja, así que nos lo acabamos bastante rápido…

La cuenta total para dos personas, incluyendo cafés y bebidas, estuvo por debajo de los 50 euros. No es una comida barata, pero si puedes hacerte a la idea de que estás pagando no sólo por unos bocadillos sino por una comida, creo que realmente vale la pena. El servicio es amable, la comida es muy buena, el restaurante es atrayente y es una forma relajada de comer. Ciertamente es un lugar que volveré a visitar.

Categories: Restaurantes

Tags: ,,,

¡Comenta!

  1. Hola mammasproof!
    En primer lugar os quiero felicitar por vuestra iniciativa, me encanta la idea de vuestra web!
    El pasado domingo fuimos a comer al restaurante Sagàs, siguiendo esta recomendación.
    Bajo mi punto de vista, este restaurante no es para nada “mammaproof”… se come muy bien, si, pero no es recomendable para ir con cochecito/bebé.
    No hay cambiador en el baño, cosa que se agradece mucho si vas con un peque de 1 año, ni hay demasiado espacio para ir con un cochecito.
    Nos sentamos en la mesa del fondo, donde los adultos se sientan en taburetes altos, y sentamos a nuestra pequeña en una trona. La mesa le llegaba a la frente… Estubimos bastantes incómodos durante toda la comida.
    En fin, que nosotros seguro que no repetimos.

    Un abrazo!

    ester

    Reply
    • Sarah

      Hola Ester,

      Muchísimas gracias por contarnos tu experiencia, al tratarse de una web abierta a las experiencias personales con todas las variables que eso conlleva, apreciamos mucho las criticas bien fundamentadas como la tuya. En el caso del Sagàs, el error ha sido nuestro al no dejar claro que se trataba más bien del relato de un papá que fue a probar los bocadillos de un chef con estrella Michelin, que de la recomendación de un lugar Mammaproof. La verdad es que el blog de Steve Tallantyre, en el que relata sus experiencias gastronómicas nos gusta mucho, y nos hacia ilusión publicar una crónica de un papá…. Pero deberíamos haber dejado claro que Steve en ningún momento nos garantizó que fuera un lugar fácil para ir con cochecitos… Perdonad las molestias. Ha sido un error nuestro y lo rectificaremos!

      Saludos Mmmp

      Reply

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies