Actividades Viladecans y su Delta: una experiencia bestial

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Al sur de la comarca del Baix Llobregat, situada muy cerca de Barcelona (a unos 30 minutos), encontramos Viladecans, una población que (según dicen) debe su origen a los perros, pero que tiene un cordero en su escudo y en la que se han hallado restos arqueológicos de mamuts y otros animales prehistóricos (del paleolítico para ser más exactos). Así que no hay duda: se trata de una ciudad bestial.

Pese a vivir en Barcelona des de hace años, solo habíamos visitado este lugar para ir al aeropuerto y una vez al mirador de aviones cuando Pau era pequeño, por lo que decidimos hacer una investigación previa para organizar la jornada. Y qué mejor lugar para hallar información de primera mano que en la web del ayuntamiento y en la del Delta, con folletos imprimibles, rutas detalladas, etc.

Entre los diferentes espacios naturales del Delta (El Prat, Viladecans, Gavà i Sant Boi) decidimos visitar en esta ocasión el Remolar-Filipines de Viladecans. Desde Barcelona, y en coche, tan solo hay que coger la autovía de Castelldefels (C-31) y desviarse en la salida Viladecans – Les Filipines. En transporte público, el bus L-99 se puede coger cerca de las estaciones de tren de Gavá y de Viladecans, se para en el aparcamiento de empleados T1, que queda a 500m de la entrada del espacio natural.

Llegado el día D (de Delta) y ya sobre el terreno, aparcamos el coche en el enorme parking gratuito que hay a pocos metros del acceso, (coordenadas gps 41.287994, 2.051697), y nuestro hijo se sube a la bici, que será su gran compañera de viaje (y un transporte ideal para aquell@s peques que no estén demasiado acostumbrados  a caminar). Eso sí: antes de emprender la aventura, nos ponemos crema solar (a tutiplén), gafas de sol, gorras, y llenamos la mochila de agua fresca y provisiones, sin olvidarnos el repelente de mosquitos. (Nosotros nos acordamos de llevar prismáticos, pero si no tenéis en el punto de información los prestan.)

 

Aunque ya lo habíamos comentado antes, e incluso buscado información juntos, le recuerdo a Pau que estamos entrando en un espacio en el que hay que respetar (más aún) el entorno, que se trata de una reserva natural: l’Estany del Remolar y La Maresma de les Filipines. “¿Reserva natural? Mm… ¿Eso significa que veremos animales, cómo por ejemplo tigres o jirafas?”, bromea (o no). Pero antes de que pueda responderle, a pocos metros de la barrera, ya encontramos unas lagartijas gigantes (o casi).

 
El camino hasta el punto de información, que se encuentra a una media hora aproximadamente del aparcamiento, se convierte en un safari familiar para los cinco sentidos. Escuchamos distintos pájaros, muy diferentes a los que conocemos, e intentamos localizarlos— que no siempre es tarea fácil… ¡excepto los metálicos!

En cuanto oímos los motores jugamos a adivinar por donde saldrá el avión,  (igual que cuando vemos el relámpago y contamos hasta escuchar el trueno). Y al veo, veo, también. Perseguimos insectos del tamaño de un helicóptero— como las preciosas libélulas rojas. Olemos flores y, aprovechando la época, probamos alguna mora.

Parapetados entre los matorrales o tras los miradores, contamos caballos— que pastan alegremente cerca del humedal—, o tortugas de agua— algunas de las cuales solo sacan la cabeza, mientras que otras toman el sol descaradamente. Escuchamos a la cigarra “tocando la guitarra” con unas amigas. Analizamos los diferentes excrementos que hallamos (con un palo), fijándonos en su forma, contenido y color. “Esta caca tan verde es de… ¡Hulk!” o los restos de un sapo espachurrado al que se están comiendo las hormigas, que nos recuerda como la muerte forma parte de la vida… “Y la razón por la que no se puede circular en coche por aquí”, reflexiona Pau muy acertadamente.

 

Pero el colofón final, la guinda de la excursión, es el encuentro con una rata de agua (aunque dicho así suena fatal, se trata de una especie protegida en el Delta del Llobregat, puesto que quedan pocos ejemplares y son bastantes tímidos. Bueno, exceptuando a nuestr@ amig@, que huye justo cuando ya nos daban ganas de adoptarla.) ¡Qué suerte hemos tenido!, nos ratifica (y nunca mejor dicho) la amable chica del punto de información.

Después de una (segunda) parada técnica para descansar, descubrir la zona de picnic y visitar el wc, nos muestra un plano, una guía de la fauna local, nos habla sobre las infraestructuras de la reserva, y nos cuenta curiosidades como que hay zonas delimitadas y protegidas para que las aves puedan hacer sus nidos o que en el Aeropuerto disponen de halcones que aseguran el perímetro, por el bien de los demás pájaros.


Aunque no pudimos ver los orquídeas en flor, puesto que no es la época, contemplamos el cambio de paisaje y uno de las mejores litorales de pino piñonero sobre dunas, con su característico perfume a mar y montaña. Y acabamos el paseo disfrutando de las vistas (y la sombra) en el Mirador de la Maresma, rodeados de birdwatchers: observadores profesionales de aves, ultra equipados con grandes cámaras, visores y trípodes, además de ropa de camuflaje.

Durante un buen rato tuvimos la sensación de ser unos privilegiados, por el hecho de poder observar tan de cerca aves tan curiosas en su hábitat natural. “Parece que estemos en el cine”, susurró Pau, puesto que reinaba un gran silencio en la cabaña. Pero a pesar de ello, pudimos comentar la jugada con otr@s visitantes y reconocer en el panel los pájaros que habíamos visto.


Un apunte histórico curioso, respecto al nombre de la zona: durante la colonización del delta en el siglo XIX, se cultivaron nuevas tierras anteriormente yermas, y se bautizaron con nombres como “las Filipinas” o ” las Áfricas” por estar infestades de bichos y como recordatorio de su insalubridad y por ser foco de enfermedades como el paludismo y las fiebres tifoideas, hasta principios del siglo XX. Dicho esto a modo de anècdota, que conste que pese a la recomendación de llevar antimosquitos no nos picó ni uno.

Aunque nos gusta la playa del Remolar, a la que se puede acceder siguiendo la riera de Sant Climent hasta su desembocadura, preferimos coger el coche para ir a la playa de la Murtra, por su opción nudista, pero sobretodo porqué tiene parking a escasos metros (de pago, eso sí) un cómodo acceso con pasarelas de madera, duchas con asiento y unos estupendos lavabos cerca del chiringuito.  Ah, y, como no: ¡una zona de juegos infantiles, con pirámide de cuerdas incluida!

En el camino de vuelta al coche, con el sol de mediodía encima y poca sombra, celebramos haber llevado la bici, puesto que llegamos en un plis al aparcamiento, y pocos minutos más tarde ya estamos en el agua. Porque la aventura acaba en el mar, igual que el río. Después de tantas emociones (y calor) el cuerpo nos pedía un descanso, y nada mejor que un refrescante baño, persiguiendo algún pez despistado o jugando en la arena, para recuperar el aliento.

 

Y para culminar esta experiencia tan completa para los sentidos, no se nos ocurre otra manera que satisfacer el apetito a escasos metros, con buena sombra, música y la brisa del mar, en un local donde sus productos están más frescos aún que los clientes: El Mosquito. Un chiringuito con todas las letras y mayúsculas. El espacio ideal para celebraciones de todo tipo, cumpleaños o cenas de grupos, con conciertos en directo, sesiones de DJ,  una carta estupenda y menús especiales, a parte de las copas y combinados.

Nos dejamos guiar por una recomendación y acertamos de pleno al empalmar el vermut con la comida. Y en la elección de los platos (patas de calamar, mejillones al vapor, gazpacho casero, sardinas a la brasa,…), ¡para chuparse los dedos! Servicio atento, rápido, eficaz y una calidad precio insuperables. Es cierto que no hay tronas, aunque lo compensa su esmero en la comodidad de todos los públicos (ya sean parejas, grupos o familias), que los lavabos están a un paso y la zona de juego infantil también. Y aunque no llegamos a probar los postres, que pintaban muy bien, (estábamos a tope) fue la guinda del pastel de nuestra visita a Viladecans i “su” Delta— ahora ya un poco nuestro también.

Categories: Actividades,Al aire libre,De fin de semana,En familia,Escapadas,Planes con niños,Verano

Tags: ,,,,,,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies