MammaLovesCat Els Ports en familia

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

A principios de octubre tuvimos la gran suerte de disfrutar de un fin de semana en Tarragona, conociendo las comarcas de Terra Alta, Baix Ebre y Montsiá, al sur de Cataluña. Descubrimos un impresionante entorno natural, visitamos preciosos pueblos rodeados de viñedos y olivos y disfrutamos de una inolvidable experiencias en familia. ¡Bienvenidos a nuestro viaje por las Tierras del Ebro!

El fin de semana comenzó los 4 en la carretera, recorriendo los más de 400 kilómetros que separan el País Vasco de Arnes, un encantador pueblito de la Terra Alta (Tarragona) donde habríamos de instalar nuestro campamento base. Desde aquí descubriríamos las Terres de l’Ebre (Tierras del Ebro), un territorio situado en el sur de Cataluña integrado por cuatro comarcas: Montsià, Baix Ebre, Terra Alta y la Ribera d’Ebre, tesoro natural declarado por la UNESCO, Reserva Natural de la Biosfera.

No te voy a engañar cuando pensábamos que se iba a hacer pesado, pero nada más lejos de la realidad, el contraste del paisaje durante el recorrido, las ganas locas de disfrutar de la experiencia y el ratito juntos después de una semana de prisas…, para cuando nos quisimos dar cuenta ya estábamos en nuestro destino. Y teníamos muy claro lo que íbamos hacer antes de cenar…

Un pueblo hotel (o un hotel pueblo) y Centro de Interpretación de la Miel

Entre campos de olivos y viñedos, y a pocos pasos del centro de Arnes está el Hotel Vilar Rural D’Arnes. Un alojamiento de turismo rural cerca del Delta del Ebro y junto a dos de los lugares que íbamos a visitar en nuestra escapada: al Parque Natural de los Ports y de la Vía Verde.

El Hotel Vilar Rural D’Arnes reparte sus instalaciones a los largo de extenso terreno rodeado de campos de olivos, pero la principal curiosidad del hotel es que se organiza como un pueblo en torno a una plaza en la que se ubican los servicios centrales: recepción, restaurante y el bar con la sala de juegos y el billar. Todo muy grande y espacioso.

Tiene todo lo que te puedas imaginar si viajas con niños: una pequeña granja, huerto, zona wellness, area infantil y un largo etcétera de comodidades para familias. Sin olvidarnos de la piscina climatizada, que fue lo primero que hicimos al llegar, ¡no pudimos tener mejor comienzo!

Habitación impecable, nos atendieron de maravilla, el buffet del restaurante es muy completo y abundan las frutas, verduras, platos de temporada y carnes y pescados preparados al momento en la parrilla (también hay una zona dedicada al menú infantil, pero no nos hizo falta con toda la variedad de la zona principal…).

Nos resultó llamativo, eso sí, el contraste del tamaño recogido y agradable del complejo, con el bullicio de las zonas comunes, sobre todo del restaurante. Si os animáis a ir, especialmente si buscáis un ambiente tranquilo, tened en cuenta que se alojan una gran cantidad de familias con niños.

Por la mañana, después del desayuno, teníamos una cita con el Centro de Interpretación de la Miel. Un lugar que tiene mucho sentido en un pueblo que recibe su nombre por la elaboración de este dulce néctar. Así que marchando una curiosidad: Arna en catalán significa colmena. Arnes, es la forma plural, colmenas. De ellas estaba rodeado el pueblo cuando se originó su nombre, o eso dice la leyenda.

Cierta o no la procedencia del gentilicio, Arnes tiene una fuerte tradición apicultora. Y para dar conocer el sorprendente mundo de las abejas y preservar y difundir una tradición centenaria como lo es la apicultura, se ha creado el Centro de Interpretación de la Miel. Un espacio que en pocos metros, con recursos didácticos, pantallas interactivas, proyecciones… consigue transmitir fantásticamente su mensaje: mantener esta tradición tiene un papel fundamental para la salud del ecosistema.

Fusión de culturas y gastronomías en Tortosa

De la miel nos fuimos volando a conocer la ciudad de Tortosa, teníamos un recorrido de 4o minutos, así que tuvimos poquito tiempo para conocer la ciudad pero pudimos disfrutar de una privilegiada panorámica de la ciudad (sus murallas, barrios, iglesias, conventos…) desde una de las torres del castillo de la Suda.

“Tortosa es uno de los pocos lugares donde convivieron las tres grandes culturas en la península: cristiana, musulmana y judía, cuyas huellas puedes reconocer al pasear por la ciudad antigua”. Si sumamos a éstas, las huellas de griegos, romanos, fenicios y visigodos, su legado cultural hace de Tortosa un lugar de parada obligada si te acercas a las tierras del Ebro.

Y la fusión de culturas no quedaba aquí. Nos esperaba una sorpresa culinaria totalmente inesperada: el restaurante Botànic trae a Tortosa una tradición gastronómica algo más remota. Dicen que es de los mejores restaurantes de la ciudad para disfrutar de la auténtica cocina japonesa. Y damos fe de ello. El sushi, triunfó entre los pequeños comensales de nuestra mesa. El tartar de atún quita el sentío, aún nos acordamos de ese toquecito tan… TAN de jenjibre. Todo muy rico. Además, es un restaurante muy acogedor, más que por el espacio – que también, es amplio y agradable – por el recibimiento que tuvimos (teniendo en cuenta de que llegábamos con casi una hora de retraso).

Senderismo y bici: Parque natural dels Ports y Vía Verde

Ya por la tarde, con el estómago lleno y las pilas cargadas, retomamos nuestro recorrido por Terres de l’Ebre. Nos esperaba Víctor, apasionado educador ambiental que nos enseñó las claves para observar la naturaleza: sentidos bien despiertos y kilos y kilos de paciencia. Si además vas cargado con unos buenos prismáticos, el paseo tiene su recompensa.

Víctor escogió el Racó de la cova d’en Marc, el Rincón de Marc, en el Parque Natural dels Ports (situado entre Cataluña, Valencia y Aragón). El itinerario transcurre por un sendero entre rocas cilíndricas y redondeadas que como nos indicó, están modeladas por el viento y sobre todo, la lluvia. Disfrutamos muchísimo observando la flora a lo largo de nuestro recorrido, con pequeños descubrimientos como una curiosa lagartija local (verde fluorescente con una manchas naranja y negra en su lomo) y otros no tan pequeños, como dos cabras salvajes (capra pyrenaica hispanica, el emblema del parque), que nos regalaron un maravilloso momento de euforia.

Al final del recorrido, y ya de bajada, pasamos por el Forat de la Vella, un hueco esculpido de forma natural en la pared de roca. Desde la que se apreciaban unas vistas de vértigo (literal, pero superado 🙂

Ya el domingo llegamos a la experiencia final de la escapada, muy acorde con la visita al Parque dels Ports, pero esta vez en bici: la vía verde, que transcurre por una antigua vía del tren, el tramo que transcurre desde Horta de Sant Joan hasta Benifallet. 24 kilómetros. Sí, 24, pero no te asustes, un recorrido fácil teniendo en cuenta que durante casi todo el recorrido hay una ligera pendiente que facilita mucho las cosas.

Y para asegurar que el recorrido se finalizaba sin ningún percance, ahí está el eficiente Josep – que nos esperaba en Horta en su tienda de cicloturismo, Esgambi – para prepararte las bicis, los cascos y el kit de emergencia para pinchazos (y mientras hace todo ésto, te explica con todo lujo de detalles el recorrido e instruye para evitar usarlo).

Una auténtica gozada, además que hacía un día delicioso. Con sus paraditas descansar, para hacer fotos, tomar un cafecito en un curioso bar, El Tren de Bot, un antiguo vagón de tren convertido en cafetería, y a remojar los piececillos en la Fontcalda, unas piscinas naturales en un paraje espectacular.

Vuelta a Arnes. ¡Nos dejábamos lo mejor!

Mustios, con esa sensación de toca la vuelta, regresamos a Arnes, teníamos una reserva en el Casal de Arnes (el centro cultural) a comer. Otra vez tarde. Y otra vez nos recibieron maravillosamente. Si hay algo que me fastidia es llegar tarde a los sitios, y si hay algo que me maravilla es la gente que te recibe con la mejor sonrisa aunque llegues tarde. Así nos recibió David, y así, sin pestañear, tenía nuestra mesa lista, el vinito en nuestra copa y un libro de La flora y la fauna dels Port para los niños. Te imaginarás que nos dejamos aconsejar por David y acertamos. Comimos de maravilla, la hamburguesa de la casa, el buen vino local y, de regalo, el megatip del mejor sitio para comprar nuestros souvernirs.

Ya relajados y sonreídos, aprovechamos la tarde para pasear tranquilamente por Arnes. No podíamos irnos de un pueblo declarado de interés cultural sin conocer su arquitectura: conserva la estructura original del un núcleo medieval, con restos de las fortificaciones y del castillo, y dos edificios singulares como son el palacio que ocupa hoy el Ayuntamiento – uno de los primeros edificios del renacimiento catalán – y la iglesia barroca de Santa Magdalena.

Ahora sí, todos a sus puestos porque toca regresar, pero, un momento… ¿Y los souvenirs?, Antes de salir del Bar del Casal, David, nos había dicho,” haced una parada en la gasolinera del pueblo para comprar aceite, miel y vino”. Esto es ya una ‘recomendación pro’ que dirían algunos. Le hicimos caso… Alucinante selección de vinos y más alucinante lo bien que te aconsejan. Y así, felices, cansados y con buena miel de romero y aceite de Arnes, y vino de la Tierra Alta, pusimos rumbo a casita.

Como te imaginarás, aún estamos saboreando las ricas Tierras del Ebro.

 

Podrás encontrar la experiencia de otras familias en nuestra guía gratuita de turismo familiar en Cataluña. ¡Descárgala!

Categories: MammaLovesCat

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies