Divorcios y Separaciones¿Cómo decirle a mi pareja que me quiero separar? tips para afrontar esta conversación desde la calma

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!
El efecto Mariposa
 

Llevas tiempo pensando en ello. Sientes que lo has intentado todo. Sabes que es lo mejor. Pero cuando piensas en decirle a tu pareja que te quieres separar no te salen las palabras… Es normal no encontrar el momento de afrontar esta conversación. Parece que una vez pronuncies las palabras en voz alta no habrña marcha atrás, y eso asusta.  

¿Cómo puedes sentir la seguridad necesaria? Apacigua tus miedos con algunos consejos que te ayudarán a plantear el tema de la mejor manera posible: 

Qué decir: 

  • Expresa tus ideas de forma clara y ordenada: Puede resultar complicado porque seguramente llevas meses, incluso años, pensando en ello. Y durante todo este tiempo te has imaginado mil discursos en tu cabeza, has elaborado cientos de razones que refuerzan tu decisión. Pero, antes de “soltarlas” te invito a que pienses:  ¿es necesario compartirlas? ¿qué van a aportar?
  • Elimina de tu cabeza la idea de que debes justificarte. La decisión está tomada, no se lo estás preguntando sino comunicando. Evita el dolor de viajar al pasado en el que no se puede cambiar ni construir.
  • No le des falsas esperanzas: ¿Sinceramente crees que puede hacer algo que te haga cambiar de opinión? Entonces explícaselo con claridad. Para ello procura evitar frases como “si tú… entonces…” Esta es tu decisión.
  • Procura que tu lenguaje verbal y el no verbal sean coherentes. No te desvíes de tu objetivo. Si tu cuerpo expresa lo contrario que tus palabras, generarás confusión a la que la otra persona puede aferrarse para evitar el desenlace. Nada bueno.
  • Evita la palabra culpa y habla de co-responsabilidades: Ya sea para quedártela o para arrojarla contra el otro, la culpa no sirve de nada en este proceso, y menos en esta primera conversación. Por eso, debo pedirte que elimines esa palabra de tu vocabulario y, cuando sientas la necesidad de decirla, la substituyas por la palabra “responsabilidad”. Desde la culpa no se puede avanzar, pero la responsabilidad permite compartir, asumir, construir.
  • Habla desde el “yo”, ni desde el “nosotros” ni desde el “tú”: Aunque creas que eres la persona que mejor le conoce, no sabes lo que piensa en este momento, lo que va a decir ni hacer ¡olvídate!  Dale libertad para expresarse y mantén una escucha activa.
  • No entres al trapo en provocaciones: Su frustración y miedo ante la decisión pueden hacer que trate de provocarte para que  compartas sus dudas. No es el momento de “y tú más”. Te has propuesto mantener una conversación tranquila y eso es exactamente lo que vas a hacer. Por eso sabrás que ha llegado el momento de aplazar la conversación para otro momento. Proponle que necesitáis un tiempo para elaborar la conversación y que la retomaréis en otro momento.
  • Muestra empatía, no lástima: Seguro que puedes imaginar cómo se siente, al final eres quien mejor le conoce. Por eso te invito a que trates de ponerte en su situación y comprender sus reacciones, pero no desde la compasión sino desde la comprensión.
  • Mantén una escucha activa: No des cabida a malas interpretaciones ni a frases a medias. Asegúrate de que estás entendiendo lo que te dice, y si para ellos debes preguntar házlo. Una buena técnica es tratar de repetir lo que te ha dicho con tus palabras y preguntarle si le has entendido bien. Pero prohibido los tonitos y las carotas. Estamos hablando de clarificar los mensajes, no de imitaciones.

Para lograr todo esto la clave está en no centrarse en el “¿por qué?” sino céntrate en el “¿para qué?”.  No inviertas tu energía en justificarte porque, ¿sabes un secreto? Veis las cosas de manera distinta.

Construyendo desde el “¿para qué tomo esta decisión?” podéis proyectar un futuro mejor. Es cierto que al principio lo pasaréis regular, pero el objetivo es que ambos podáis tener una vida más feliz y plena. 

Las razones que te han llevado a tomar esta decisión no son las mismas que habrían hecho tomar la decisión a la otra persona. De lo contrario ya te habría planteado la separación. Son tus razones, son válidas, y no necesitas que las comparta.

Cómo reaccionará: 

Es posible que tu mayor temor sea cómo reaccionará ante la noticia: completa sorpresa, tristeza profunda, enfado incontrolado… Es importante que pueda expresar lo que siente, sin pensar ni decir si es lo que te esperabas, lo que te hubiese gustado… No luches contra lo que exprese, necesita tiempo para asimilarlo. Eso sí, traza claramente los límites del respeto y el buen trato. Tu reto está en mantener la calma y acompañarle desde la empatía, sin restarle importancia ni tampoco dramatizar más de la cuenta. 

Debes pensar que su primera reacción será un indicativo de su percepción de vuestra relación, y eso te dará información respecto a cómo puede ser el resto del proceso. 

Cuida todos los detalles: Dónde, cómo y cuándo. 

  • Dónde: Busca un espacio íntimo y cómodo, en el que podáis expresar vuestras emociones con tranquilidad. Una buena elección suele ser vuestra casa, pero hay una estancia prohibida para tener esta conversación: evita el dormitorio. En el dormitorio deberíais vivir reconciliaciones no rupturas. Además es un espacio en el que descansar y sentiros en paz para reponer energía para el día siguiente.
    Es importante que vuestros hijos no puedan escuchar vuestra conversación. Deben conocer la noticia cuando llegue el momento adecuado y de la manera más consensuada posible.
  • Cómo: Como sabes, las palabras son una pequeña parte de la comunicación, junto conlel lenguaje no verbal, las ideas preconcebidas, etc. Pero no por eso debemos dejar de cuidar las palabras que utilizamos. Aquí tienes algunas frases que deberías evitar en esta conversación, y otras que te facilitarán la comunicación:
  • Respecto al cuándo iniciar esta conversación hay tres cuestiones clave a tener en cuenta:
  1. Nunca sentirás que es el momento ideal. Siempre habrá una celebración a la vista, una fecha especial que se acerca, un bache laboral o económico que superar… Así que debes guiarte por tu instinto. El mejor momento es cuando te lo piden todos los poros de tu piel.
  2. Escoge la hora que consideres más adecuada según vuestros horarios laborales, rutinas de los peques, etc., pero evita la noche. Aparentemente es el momento de mayor tranquilidad y puede parecer el más adecuado pero no es así. La noche no permite pensar con claridad, despierta los miedos, además no encontrarás el modo de poner fin a la conversación, con toda la noche por delante. Créeme, esta conversación os quitará el sueño pero no el cansancio. Y con cansancio es fácil decir cosas que no querías, malinterpretar lo que escuchas, etc. 

En cambio si encaras la conversación de día, podrás emplear toda tu energía en ello, comentar lo sucedido con las personas que te apoyan, hacer alguna actividad que te permita pensar en otra cosa… 

  1. Por último, planifica un tiempo limitado para abordar el tema por primera vez. Después de dos o tres horas hablando sobre lo mismo, es difícil aportar algo constructivo. Te recomiendo que dejes a los peques con un familiar o amigo con el que puedan estar cómodos pero con hora para ir a recogerles. Sin duda tenéis muchas cosas de las que hablar pero es aconsejable reposar las ideas y gestionar las emociones que van surgiendo. Explícale que no será el único momento para hablar del tema sino que mantendréis otras conversaciones (siempre limitando el tiempo, a ser posible).

Frases prohibidas y frases facilitadoras

  • “Tenemos que hablar” 
  • “No eres tú, soy yo”
  • “Ya sé lo que vas a decir”
  • “Me haces sentir… “
  • “Es culpa…”
  • “No te pongas así”
  • “No me digas eso”
  • “No es justo”
  • “No te quejes”

Frases facilitadoras: 

  • “Me siento…”
  • “Este cambio abrirá nuevas oportunidades…” 
  • “Eres importante para mí…”
  • “He tomado esta decisión para…” 
  • “Confío en ti”
  • “Entiendo cómo te sientes”
  • “Yo también siento…”

¿Y ahora qué?

Entráis en un momento en el que la convivencia puede volverse complicada pero aún así es necesaria. Con estos consejos harás que sea más llevadero para los dos:  

  • Controla cuándo y cómo se habla del tema para evitar la escalada del conflicto.  
  • Asegúrate de que vuestros hijos reciban la noticia de ambos y de una manera responsable. Es aconsejable hablar con ellos cuando se acerque el momento de que el cambio de rutinas se vea afectado (cuando uno de los dos se vaya a trasladar, por ejemplo).
  • Rebaja en todo lo posible la confrontación durante la convivencia. Tus hijos lo necesitan. 
  • “Separar espacios” no funciona. Trata de encontrar momentos a solas para cada uno.  
  • No fuerces situaciones que no os hagan sentir cómodos por aparentar normalidad.

Es el momento de informarte de cómo iniciar el proceso. Para tomas las mejores decisiones necesitas información veraz y suficiente en cada paso. Por favor consulta fuentes fiables y asesórate con un/a experto/a a nivel legal, pero no olvides la gestión emocional. 

Valora varias opciones y escoge aquella que te transmita mayor seguridad. Si ya has tomado la decisión, aquí estoy para ayudarte en tus primeros pasos. Puedes concertar una cita conmigo online o presencial

Categories: Bienestar,Colaboraciones,Divorcios y Separaciones

Tags: ,,

¡Comenta!

  1. Hola …hoy será el día de mi separación y apartir de esto necesito de su ayuda para iniciar mi proceso, espero y pueda contar con ustedes muchas gracias.

    Reply
    • Hola Lis, ¿Cómo estás? Gracias por tu confianza. Comprendo que no es sencillo tomar esta decisión y todo lo que se desencadena después de compartirla. Puedes contar conmigo si necesitas acompañamiento legal y emocional en este proceso de cambio. Puedes contactarme a través de mi web o por el link del artículo. Estoy a tu disposición. Te deseo lo mejor Lis! Un abrazo

      Reply
    • Noemi

      Hola Lis, muchas gracias por tu comentario. Por supuesto estamos aquí para acompañarte en este proceso tanto legal como emocionalmente. Puedes contactar conmigo en noemi@elefectomariposa o en el link del artículo para lo que necesites. Muchos ánimos! Un abrazo

      Reply

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies