Colaboraciones Viajar a Myanmar con niños

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!
Paso Junior
 

Viajar a Myanmar con niños, llamado Birmania hasta hace muy poco, es uno de los grandes destinos desconocidos del Sudeste Asiático. Es de aquellos países que no te deja indiferente, un destino en alza que se resiste a perder su singular pureza. Puede que sea uno de los países más enigmáticos y desconocidos del Sudeste Asiático debido a su cierre y hermetismo durante tantos años.

Mi propuesta: viajar con otras familias para descubrir el mundo

Estuve en el 2002 por primera vez y me pareció totalmente diferente a todos los países asiáticos en los que había estado, y ahora que soy mamá y directora de la agencia de viajes para familias Paso Junior, organicé un viaje ahí en el 2018 con mi hijo de 2 años y otra familia con niños de 9, 11 y 15 años.

Descubrí, que viajar a Myanmar con tus hijos es inmensamente gratificante.

Me gustaría contaros el por qué y cómo fue nuestra experiencia allí con niños porque este verano tenemos previsto un viaje con familias a Myanmar, del 1 al 15 de agosto, y aun tenemos plazas disponibles. Buscamos familias con ganas de viajar y aprender del viaje ¿Te resuena?

 

¿Por qué elegir Myanmar como destino para viajar con niños?

Los grandes puntos de interés budistas y ruinas antiguas son una buena oportunidad de aprendizaje, como la impresionante Shwedagon Pagoda de Yangón, con más de 2.500 años de antigüedad o Bagan, famosa por albergar la mayor concentración de pagodas, templos y estupas budistas del mundo.

Hicimos un trekking en áreas rurales que nos ofreció la posibilidad de disfrutar del país, su gente y su naturaleza de una manera muy auténtica. Nos alojamos en casas tradicionales con familias birmanas.

Vimos como viven, como cocinan, como se relacionan, y nos hicieron sentir parte de la familia. A los birmanos les encantan los niños y los colman de atenciones.

Ver a los niños corretear detrás de una gallina en una aldea así, no se borrará de mi memoria jamás. Esta fue una experiencia súper enriquecedora y auténtica.

Nunca encontramos tantas especificidades endémicas en un lugar, y la que más destaca es la thanakha. La mayoría de las mujeres y niños del país lo usan. Es una pasta amarilla parecida al sándalo que se ponen en la cara en forma de círculo o haciéndose dibujos.

Pudimos pintarle la cara a nuestros niños con la thanakka, una pasta amarilla local, que además de ser refrescante, es un protector solar muy efectivo.

Visitamos los templos más impresionantes y hermosos que jamás vi, recorrimos senderos rodeados de arrozales en bicicleta, montamos en canoa a través del Lago Inle, aprendimos sobre la cultura budista con los hospitalarios monjes. Visitamos talleres de marionetas y parasoles y disfrutamos del paisaje mientras navegábamos por el río contemplando a los pescadores y los pequeños pueblos asentados a las orillas del río.

La gente local es la más amable, sonriente y genuinamente generosa que jamás he conocido.

En definitiva, un éxito de viaje difícil de olvidar, tanto para niños como para adultos.

Este verano tenemos previsto un viaje con familias a Myanmar, del 1 al 15 de agosto, y aun tenemos plazas disponibles ¿te apuntas? Te cuento el plan..

Nuestro itinerario

DÍA 1: Yangón

Llegamos por la mañana a Yangón. Cambiamos dinero, lo cual fue toda una experiencia en si ya que la moneda de ahí apenas vale nada. La cantidad de billetes que te dan por pocos euros es como para llevar una mochila extra! De repente te conviertes en millonario, literalmente, ya que 1€ son 1.720 Kyats!.

Recuperamos fuerzas después del viaje y comenzamos a descubrir el país. Por la tarde, visitamos la Shweéagon Pagoda, principal punto de interés de Yangón. No se conoce exactamente su fecha de construcción, pero se calcula que comenzó en el siglo 6 y que su cúpula de oro posee más de este preciado metal que todo el Banco de Inglaterra. Es una maravilla de oro y diamantes que deslumbra a cualquier hora del día (y de la noche) y donde disfrutamos de sus vistas así como del relajado ambiente y extrema amabilidad de los birmanos, una constante durante todo el viaje. Desde aquí vimos el pintoresco cambio de luces del día a la noche.

 

DÍA 2: Yangón

Seguimos en Yangon, la recientemente destronada como capital de Birmania. Pudimos recorrerla en el tren circular y callejear por el barrio chino con sus numerosos tenderetes de comida callejera, regatear en alguno de sus mercados y visitar templos. Por la tarde cogimos un bus nocturno a Kalaw. Es increíble lo cómodos que son estos autobuses. Yo jamás vi nada parecido en España. Es como los asientos de Business class de los aviones, super amplios, que se reclinan completamente y cada uno con su tele con un montón de pelis que ver. Eso si, hay que ir abrigado porque ponen el aire acondicionado un poco alto. Por suerte, dan mantita y todo.

 

DÍA 3: Kalaw

Visitamos las espectaculares cuevas de piedra caliza de Pindaya en Kalaw. Dentro nos encontramos familias birmanas que, al vernos, nos pidieron hacerse fotos con nosotros. A lo largo del viaje, esto nos paso infinidad de veces, y nos parecía muy divertido. Después de unas cuantas fotos con los padres, los hijos, todos juntos…. seguimos la visita. Las cuevas nos sorprendieron muchísimo. En su interior hay más de 8.500 budas hechos de teca, mármol y ladrillo, que han ido colocando durante siglos. Luego, nos tomamos la tarde libre para descansar y jugar.

DÍA 4: Kalaw a Lago Inle

Nosotros hicimos el famoso trekking de Kalaw al Lago Inle porque queríamos ver un poco de montaña birmana, naturaleza y los pueblos más auténticos de Myanmar. Disfrutamos de paz y tranquilidad en esta ruta de dos días, haciendo noche en casas de locales. Disfrutamos de una noche de estrellas increíble. También te puedes quedar a dormir en un monasterio budista, compartiendo casa con un montón de pequeños monjes. Las comidas fueron abundantes y muy buenas y los niños comían la deliciosa comida mejor que en casa! estaba buenísima y todo muy fresco y recién hecho.

La distancia a caminar es sencilla si estás acostumbrado a caminar; unos 16Km el primer día y unos 18Km el segundo. La dificultad es baja ya que no hay mucho desnivel y durante todo el día se hace prácticamente como un paseo. Yo lo hice con Kai en la mochila porque tenía 2 años y aun no camina durante mucho rato. Nuestro guía me ayudó y a ratos lo llevaba el, cosa que a Kai le fascinaba. Es increíble lo que conectan los locales con los niños! Los otros niños del grupo disfrutaron del trayecto y no lo encontraron duro. Fue una experiencia genial, diferente y poco turística. No nos cruzamos con nadie que no fuese local durante los 2 días.

Hay que tener en cuenta la época del año para hacer esto, ya que nosotros fuimos en febrero que es la época seca, pero por ejemplo en agosto puede llover y todo se embarra demasiado, haciendo el trayecto bastante complicado y con posibilidades de encontrar sanguijuelas por el camino. En ese caso, recomiendo hacer el transporte hasta Lago Inle en un bus de una hora y media aproximadamente con paisajes montañosos preciosos y llenos de verdes de todos los tonos. Si haces eso, te puedes pegar la tarde libre para pasear.

DÍA 5: Lago Inle

Llegamos a Lago Inle al mediodía, así que decidimos dedicar el resto del día a descansar en el jardín de un hostal que encontramos muy económico y con un personal de lo más agradable. Los niños jugaban en el jardín, y nosotros tomábamos té y hablábamos con otros viajeros que se hospedaban allí. Si no has hecho el trekking, puedes  visitar alguna de las aldeas tribales que hay por la zona del lago donde puedes aprender sobre su cultura y hacer talleres artesanales. Así no te pierdes parte del encanto del trekking y puedes ver algo rural.

DÍA 6: Lago Inle

En el Lago Inle hay muchos orfanatos y escuelas. Pudimos visitar algunos y colaboramos con ellos llevando material escolar como cuadernos y bolígrafos. Es algo interesante que hacer cuando viajamos con niños, porque pueden ver la situación en otros países y ayudar. Es muy gratificante.

DÍA 7: Lago Inle

Seguimos en el Lago Inle. Este día hicimos una excursión en barca al lago Sankar, para contemplar la vida de las poblaciones del lago, visitando los pueblos y navegando entre los palafitos de sus moradores, contemplando sus campos y jardines flotantes, viendo como es la tradicional forma de vivir y de ganarse la vida en esta zona y visitando varios talleres y los famosos mercados flotantes y sobre todo observamos como los famosos pescadores del lago Inle faenan, con su peculiar método de remar con una pierna, mientas manejan sus redes. Por la tarde, tomamos rumbo a Mandalay donde pasamos la noche.

 

DÍA 8: Mandalay

Este día exploramos la antigua capital de la realeza birmana, Mandalay y sus alrededores, ya que aquí hay mucho que ver. Hicimos una agradable excursión en barco hasta Mingun, donde se encuentra la pagoda Mya Thein Tan (La famosa y fotogénica pagoda blanca) y la pagoda Mingun Pahtodawgyi, tallada en una piedra gigante.

 

También se puede ascender la increíble colina de Sagaing para contemplar las vistas de sus más de 600 estupas, y acabar en Amarapura. Luego nos dimos la tarde libre para descansar. Cuando viajas con niños, es importante darles sus momentos de juego, para que no se saturen de tanta actividad y se agoten demasiado.


DÍA 9: Mandalay

Es día fuimos temprano al Monasterio Shwenandaw, construido en madera completamente y donde aun se pueden ver monjes. Otra opción es la pagoda Mahamuni, uno de los sitios de peregrinación budista más importantes de Birmania, hogar de la imagen del Buda Mahamuni, la imagen del Buda más venerada en Myanmar. Por la tarde, vimos la puesta de sol en el famoso puente U Bein, el puente de madera de teca más antiguo y más largo del mundo. Más de un kilómetro de longitud y 200 años de antigüedad y enclave perfecto para los amantes de la fotografía.

DÍA 10: De Mandalay a Bagan

Durante todo el día, nos desplazamos en barco local desde Mandalay a Bagan, una ruta de aproximadamente 200 Km por el río Irrawady. Nos tomanos el día relajadamente, disfrutando de las vistas del río y de la compañía de los birmanos. 

DÍA 11: Bagan

Día para explorar Bagan, una de esas auténticas maravillas que aún mucha gente no conoce, famoso por albergar la mayor concentración de pagodas, templos y estupas budistas del mundo, muchas de ellas de los siglos XI y XII. Este conjunto de templos se construyó durante 2 siglos, y rivaliza a los templos de Angkor en Camboya en cuanto a majestuosidad. Vivió su mayor esplendor hace 1.000 años, y hoy en día esta extensión de 42 km2 alberga más de 4.000 templos budistas de ladrillo rojo. Un lugar majestuoso que impacta. Pudimos movernos en bicicleta, a pie, coches tirados por caballos y en motocicletas. Yo no sabía conducir, así que pude ir de paquete con un conductor. Lo hacen con frecuencia y es super divertido! Nos subimos a lo alto de uno de los templos, para poder ver el atardecer sobre Bagán, uno de los atardeceres más mágicos que puede vivir todo viajero y broche perfecto para este magnífico viaje.

DÍA 12: Bagan

Como un día no es suficiente, nos destinamos otro día para seguir descubriendo Bagan a nuestro ritmo. Ver el amanecer en Bagan es una de esas cosas que no se olvida nunca. Es esa imagen de templos, bruma mañanera y globos aerostáticos en el horizonte. !Si quieres, existe la opción de montarte en uno! Es uno de los madrugones que cuesta porque te tienes que levantar a las 4:00 de la mañana, pero vale muchísimo la pena.

 

DÍA 13: Bagan a Yangón

Este día tocó traslado a Yangón ya que teníamos el vuelo a Bangkok donde hicimos noche, porque al día siguiente salía el vuelo a España por la mañana.

DÍA 14: España

El vuelo salió de Bangkok por la mañana y por la noche, ya estábamos de vuelta en casa

¿Qué te parece esta aventura?

Datos prácticos

Alojamiento:

Nos hospedamos principalmente en pequeños hoteles de propiedad familiar y no regentados por la junta militar con el fin de conocer mejor la identidad del país, y que reflejaban el carácter de la zona. Eran pequeños hoteles regentados por la gente local elegidos por su relación calidad-precio, ubicación y ambiente. De esta manera ayudamos a pequeñas economías, teniendo mayor contacto con la población local, costumbres y aprendemos de su gente.

Los alojamientos eran limpios, sencillos y family welcome, ofreciendo a los más pequeños espacio donde jugar y correr. El baño algunas veces estaba en la habitación y otras compartido en el pasillo. En Myanmar los alojamientos económicos suelen ser muy espartanos, pero conforme se ha ido abriendo al turismo, poco a poco mejora la calidad de los establecimientos. También tratamos de buscar experiencias de alojamiento únicas, como dormir en cabañas de un poblado indígena en la selva. 

Transportes:

Durante este viaje, la mayor parte del tiempo nos desplazamos en transporte público. Para cubrir las largas distancias, utilizamos autobuses nocturnos, super cómodos donde se puede dormir bien.

En algunas ocasiones optamos por un transporte privado que nos desplazó de una ciudad a otra para evitar que nuestros viajeros más pequeños se cansaran demasiado y así asegurarnos que todos disfrutáramos del viaje hasta el final.

En algún momento pudimos alquilar bicicletas para pasear por las ciudades y mezclarnos con la población, o una moto para pasear por Bagán que resultó muy divertido. También se pueden alquilar con conductor por si alguien no sabe llevarlas. En el algo Inle viajamos en lancha, y para llegar desde Mandalay hasta Bagán, tomamos un barco que nos llevó en un agradable viaje por el río Ayeyarwady. 

Existe la posibilidad de tomar algún vuelo interno para evitar largos trayectos en bus. Son muy baratos, se ahorra tiempo y es cómodo.

Las distancias en Birmania son largas y debido a las condiciones de las carreteras se circula a baja velocidad, por lo que algún desplazamiento puede superar las 10 horas de viaje. Tratamos de viajar durante la noche en bus-cama para no perder días y que no sea tan cansado.

Comidas:

En nuestros viajes tratamos de hacer todo de la manera local, y eso significa comer en restaurantes locales. La comida es siempre recién hecha y deliciosa. Nos alejamos de las grandes cadenas hoteleras o de establecimientos de fast-food internacional.

La cocina birmana tiene fuertes influencias tailandesas, chinas e indias, por lo que el arroz es la base fundamental de cualquier plato, generalmente acompañado por algún tipo de curry de pescado, pollo o cordero, generalmente algo picante, pero tranquilos que hay muchísimas opciones no picantes para niños. Los niños locales no empiezan a comer picante hasta que son bastante mayores. Apenas se come cerdo o ternera. Las verduras y las ensaladas son también frecuentes en la comida birmana, así como los fideos o noodle, generalmente de arroz, así como las lentejas al estilo indio o dhal.

 

Además hay una rica y extensa variedad de frutas tropicales tanto naturales como en batidos: plátanos, papaya, piña,….

 El té es la bebida más extendida. El te birmano se toma con leche y mucha azúcar, como el chai indio, aunque también es habitual ver el té al estilo chino, gratuito en muchos restaurantes y puestos callejeros.

¡¡Y no dudéis a la hora de probar la comida en los mercados callejeros!!!  Nunca tuvimos problemas gastrointestinales.

La lactancia materna en público es culturalmente aceptable siempre y cuando seas razonablemente discreta. Llevar una prenda adicional, como un chal, para taparos a ti y al bebé puede ayudar a mantener la curiosidad masculina a raya.

¡Vente con nosotros este verano! Sólo quedan 11 plazas… toda la info aquí

Viaja con Hissora Linse

Directora de Paso Junior, madre trotamundos, coordinadora y buscadora incansable.
“Curiosa por conocer nuevas culturas y por dejarme sorprender, he viajado desde niña con mi familia, luego por mi cuenta y ahora junto a mis hijos. Desde entonces comprendí que viajar me aporta herramientas de vida fundamentales y brinda incalculables valores, experiencias y recuerdos a mis hijos.”

Paso Junior es una agencia de viajes de aventura en grupo para familias y siguen la filosofía del turismo sostenible. Este viaje y otros, se organizan desde esta agencia. Si quieres viajar con tu familia y junto a otras familias, puedes ver que viajes tienen programados en http://www.pasojunior.com/

Categories: Colaboraciones,Sin categoría,Viajar con niños

Tags: ,,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies