Cerca de BarcelonaRukimon Rucs del Corredor: para aprender y pasárselo en grande

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Me hacía mucha ilusión hacer la crónica de nuestra aventura por Rukimon Rucs del Corredor (ruc, en catalán, quiere decir burro) porque fue una experiencia fabulosa. Pero mientras investigaba un poco el tema, me di cuenta de que es mucho más que sólo un parque para pasear en burro. Realmente es un proyecto ambiental cuyo objetivo es la conservación, recuperación y promoción de la especie asinina, especialmente de las razas más cercanas y en peligro de extinción.

¿Qué los burros están en peligro de extinción? ¿No son los pandas, los grandes felinos o algún animal exótico los que deberían preocuparnos? ¡Pues sí! Estas nobles bestias también están en peligro de desaparecer porque han dejado de ser utilizadas en puestos productivos a causa del avance de la tecnología. Fuera de los burro-taxis de Mijas, no hay muchos otros casos en los que se usen burros de manera habitual en nuestro entorno.

Afortunadamente para los burros (y para nosotros) los impulsores de este proyecto, Joan Compañó y Paloma Vicente, han dedicado 15 años de su vida a promocionarlos y reinsertarlos en la vida cotidiana haciendo tareas que los revalorizan y dignifican. Esta pareja está convencida de que su utilidad garantiza su continuidad. Es por ello que su trabajo de enfoca, además de la cría selectiva, a programas educativos, terapias con discapacitados y todo tipo de actividades lúdicas para públicos de lo más variados.

En esto del ocio entramos nosotros, una gran y muy urbanita tribu compuesta por 9 adultos y 7 niños (que rodaban los 2 años) que llegó ilusionada a visitar a los burros. Y la verdad es que aprendimos, nos paseamos y disfrutamos muchísimo de este sitio maravilloso.

Lo primero que hicimos al llegar fue contemplar extasiados a los animales que tranquilamente nos miraban desde el otro lado de la cerca que delimitaba el “burro-aparcamiento”. Mientras los niños se deleitaban, los adultos nos poníamos de acuerdo sobre el paquete que más se ajustaba a nuestros pequeños aventureros. Al final nos decidimos por contratar un burro por cada dos niños durante media hora. Y creo que acertamos. A esa edad, otra opción habría sido más agotadora. Y un consejo: llevad portabebés para los más peques ya que el circuito no está acondicionado para llevar cochecito.

Comenzamos el circuito visitando unos paneles informativos sobre aspectos generales y otros con imágenes en gran formato de un alumbramiento. Al dar la vuelta al camino, pudimos apreciar las diferentes herramientas de trabajo que han sido utilizadas sobre estos animales. Pero, sin duda, lo que arrancó un “aaaayyyy” de manera unánime fue la zona de cría, donde pudimos conmovernos con un pequeño burrito junto a su madre ¡Era una monada! Después vimos algunos ejemplares de distintas razas y edades, en sus respectivos corrales. Finalmente, en la zona más alejada, los sementales hacían sus “ejercicios prácticos” bajo la atenta mirada de mi hijo, el cual preguntaba por qué ese burro estaba “mordiendo” al otro en la oreja. Consideré que, con dos años, no era necesario comenzar a explicar la teoría de las flores y las abejas, así que solté una mentirijilla. El regreso a la entrada lo hicimos a través de un itinerario botánico acondicionado al otro lado del camino.

A estas alturas, los niños estaban más que entusiasmados por subirse a lomos de los animales. Les enfilamos los cascos, los trepamos a la montura y, después de algunas indicaciones básicas, emprendimos el camino. Bueno, no hace falta decir lo ilusionados y asustados que estaban. Felizmente, el miedo duró poco y la dicha mucho, así que al rato todo era pura risa y gritos de euforia. Las fotos son más que elocuentes.

Después de tantas emociones, se nos abrió el apetito. Los responsables del parque nos recomendaron varios sitios en los alrededores. Nos decantamos por ir al pueblo más cercano llamado Dosrius y comer en La Rectoría. No puedo hacer recomendaciones del restaurante porque nosotros y otra familia optamos por un picnic improvisado en la plaza de la Iglesia. La duración de la sobremesa y las caras de satisfacción de los comensales me hacen pensar que se comía bien. Los disidentes, sin embargo, fuimos recompensados por el descubrimiento de un espacio mágico. En la parte baja del pueblo, camino al Pou de Glaç (al cual nunca llegamos por cierto) descubrimos un pequeño bosque y un manto espeso de hojas secas que, de repente, se convirtió en una enorme piscina improvisada que hizo el deleite de nuestros hijos. Sin duda fue una fabulosa manera de terminar este día redondo.

Categories: Cerca de Barcelona,Escapadas,Granjas y animales

Tags: ,,,,

¡Comenta!

  1. ELENA:
    ERES UA PERIODISTA NATA, TE SALE MUY BIEN LA CRÒNICA Y CON TUS COMENTARIOS NOS INVITAS A DISFRUTAR CON NUESTROS HIJOS DE MÙLTIPLES Y HERMOSOS LUGARES QUE AUN NO CONOCEMOS
    SIGUE ALENTANDO A LOS PADRES A PREOCUPARSE POR EL ESPARCIMIENTO FAMILIAR QUE BENEFICIA A TODOS.
    UN BESO
    BERTA

    Reply
  2. Pingback: Lugares para ver animales en semi-libertad |

  3. Hemos estado hoy con nuestra niña con 2 años y medio y nos lo hemos pasado muuy bien!!! Tanto el paseo con el ruc cuanto el r circuito nos han encantado!!Ademas al final del circuito hay tambien un pequño jardin botanico muy guapo! El trato de Paloma muy bien! Preguntamos por un sitio cercano para comer y nos aconsejó la Masía Can Rimblas, muy cerquita, y….completamente acertado!! Buena carne a la brasa, muy buen trato y animalitos cerca (gallinas, cabras, caballos).

    Reply

Reply To Dani y Nina

Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies