Navidades Made in FamilyNavidad Consciente: celebrar el Solsticio de Invierno en familia

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

La Navidad, celebra la llegada del niño Jesús y, con él, la Luz al mundo que hasta ahora, había estado sumergido en la Oscuridad. Pero mucho antes de la Navidad que celebramos hoy en día, las antiguas comunidades precristianas, celebraban el Solsticio de Invierno. Es decir, el momento en que el sol se encuentra mas alejado del ecuador de la Tierra, lo que conlleva que, durante ese día, el sol se encuentre en una posición más baja en el cielo. Debido a este fenómeno astronómico, el solsticio de invierno se convierte en el día más corto y su noche, la más larga del año.

El cristianismo utiliza la figura del niño Jesús como representación del nacimiento del sol que se produce cada año por estas fechas. Es así como, hace muchos años, se sincretizó la celebración que hacían nuestros antepasados durante el solsticio, por el nacimiento del Hijo de Dios.  

Socialmente parece que nos hemos distanciado del propósito original de esta celebración, pero en esencia, seguimos celebrando la llegada de la Luz y el renacer del Sol que nos trae la vida.

Lo que conmemoramos en la actualidad son recuerdos de prácticas llevadas a cabo hace muchos siglos

Nuestros antecesores se preparaban con dedicación para este momento, ya que para ellos, la llegada del sol era crucial para la supervivencia. El Sol representaba vida, calor y sustento. Se cree que celebraban su llegada durante 12 días, una práctica que ha perdurado hasta nuestros días (que celebramos la Navidad hasta el día de Reyes). De hecho, muchas de las costumbres actuales tienen sus raíces en antiguas tradiciones, como por ejemplo decorar nuestras casas y árboles con luces. Al fin y al cabo, son una versión moderna de encender velas o hacer hogueras como actos mágicos para atraer y revitalizar el Sol menguante,  simbolizando así el triunfo de la Luz sobre la Oscuridad.

De igual modo, la tradición del árbol de Navidad se origina en la quema de madera de árboles de hoja perenne, simbolizando así la perdurabilidad de la vida incluso en las circunstancias más adversas.

La Noche de las Madres, ahora conocida como la Noche Buena

En contraste, algunas tradiciones se han desdibujado con el paso de los años, como es el caso de La Noche de las Madres. Esta significativa vigilia marcaba el comienzo de las Fiestas del Solsticio y fue adoptada por el cristianismo como la Noche Buena. En la actualidad, la Noche Buena rinde homenaje a la Virgen María, quien hace posible la llegada de Jesús. Sin embargo, posiblemente debido a la influencia patriarcal de los últimos tiempos, ha perdido su motivación inicial. 

En la antigua Europa, se celebraba a todas las madres que representan el canal entre la Oscuridad y la Luz, un tributo a nuestro linaje femenino y a todas aquellas mujeres que, gracias a ellas, hoy, estamos aquí.

Tan importante es festejar la llegada de la Luz (energía yang), como también, a quien lo hace posible (energía yin).  Además, el invierno simboliza el arquetipo de la Madre y de la Luna nueva: un período de espera, gestación, calma e introspección para “dar a luz” en primavera. Esta quietud es esencial para gestar y soñar con los propósitos que daremos vida en la primavera.

El adviento, un tiempo de espera

Dada la relevancia de este momento del ciclo del sol, nos preparamos para su renacimiento durante las 4 semanas previas al día 24 ( Noche Buena) conocidas como el Adviento. Aún en algunos hogares, perdura la tradición de encender una vela por cada domingo del Adviento para iluminar el período más oscuro del año, una pequeña ayuda al Sol mientras se toma su descanso anual.

La celebración del Adviento nos invita a disfrutar del camino y no solo del fin. Nos brinda la oportunidad de retirarnos, de resguardarnos durante esta temporada más oscura del año, haciendo más llevaderos el frío y la oscuridad.

De esta manera, como fractales del universo que somos, al igual que la naturaleza se prepara para la llegada de la luz, nosotros también, de nuestra Luz interior. Comenzamos a conectarnos con nuestra propia Luz que irá creciendo a medida que llega la luz solar. Cuando el exterior está envuelto en oscuridad, nosotros somos nuestra propia luz.

Quizás hoy en día el calendario de Adviento con una actividad diaria es tan común como el de chocolatinas de nuestra época. Sin embargo, personalmente me siento muy conectada con la propuesta que nos ofrece la pedagogía Waldorf para transitar los días de Adviento: un recorrido hacia nuestro interior a través de los cuatro Reinos de la Naturaleza.

  • Reino de los Minerales
  • Reino de los Vegetales
  • Reino de los Animales
  • Reino de la Humanidad

Una clara intención de reconocer los 4 reinos naturales como propios, una apertura a la reflexión sobre nuestras características innatas y observarlas reflejadas en nuestro entorno natural. 

Acompañar emocionalmente a la infancia en los días oscuros

Cuando somos conscientes de los ritos de paso de la naturaleza, no solo nos conectamos con ella y ayudamos a situar al niño o la niña en el momento del año correspondiente, sino que también  son una preparación para atravesar los propios momentos de oscuridad. 

La naturaleza nos enseña que el invierno siempre llega, a su propio ritmo y sin apuros, aunque a veces no lo deseemos. De la misma manera, cuando atravesamos la tristeza o la melancolía, procesos totalmente necesarios para que pueda darse la primavera, el renacer. 

La celebración del Solsticio de Invierno

Hay numerosas propuestas para celebrar tanto el Adviento como el día del Solsticio. Las festividades tradicionales con la familia pueden convivir con nuestros propios rituales o momentos de conexión de manera más íntima. El solsticio generalmente ocurre el 21 o 22 de diciembre. Por ejemplo, podríamos llevar a cabo un pequeño ritual en ese día e incluso incluir la celebración de La Noche de las Madres dentro de las actividades propuestas para el Adviento.

En Prana Mama Terra, celebramos el Solsticio en comunidad junto a otras familias que comparten la conexión con este momento del ciclo. Una propuesta llena de rituales ancestrales, con una clara influencia Waldorf y que culmina de una manera verdaderamente mágica. Encontrarás más información aquí.

Categories: Actividades,En familia,Mamma Loves,Navidades Made in Family

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies