Escuelas y grupos de crianzaEscuela de educación libre el Tatanet

el tatanet

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

En Barcelona hay un proyecto que crece con cada nueva persona que se le acerca, con cada nuevo niñ@ que se le suma, con cada nueva familia que se involucra, con cada nuevo acompañante que le pone su amor, con cada nuev@ voluntari@ que le dedica su tiempo. Es un proyecto que se engrandece y que vive alimentado por estos cuatro elementos: niñ@s, acompañantes, familias y voluntari@s, y articulando su actividad diaria alrededor de una idea muy clara: el crecimiento de las criaturas se produce desde dentro hacia fuera. Lo único que se necesita es saber escucharlo y ofrecer un espacio seguro donde este crecimiento se pueda dar en libertad.

Os hablo del proyecto de educación libre el Tatanet, un proyecto creado para garantizar un acompañamiento respetuoso a l@s niñ@s de 2 a 6 años. Los ingredientes son simples: un ambiente seguro y confortable, libertad (de movimiento, de decisión, etc.), observación activa, poca interferencia, una ratio bajita, mucha escucha, pocos limites pero muy claros y sobretodo, amor, mucho amor. El plato resultante es un proyecto que merece la pena probar.

el tatanet

fotografía de Nikoline Nik

El mundo Tatanet

Cuando entras en el Tatanet te das cuenta que el silencio es posible. Allí se respira tranquilidad, incluso los días en qué l@s niñ@s están más alterados o tienen más ganas de actividad física y corren por el espacio, la tranquilidad se palpa en el ambiente. Y esta tranquilidad con la que te encuentras hace que te pares tú también y que bajes el ritmo que llevas del exterior: quítate la chaqueta, deja tus cosas en una silla, tómate unos segundos para respirar, descálzate y entra al espacio silenciosamente, siéntate en un rincón y observa… Bienvenid@ al mundo Tatanet.

Estás en un espacio luminoso, con un gran ventanal por donde entran los rayos del sol durante toda la mañana. Desde hace poco cuelgan unas cortinas que la abuela de una tataneta ha hecho para el espacio: un regalazo. En este ambiente de comodidad y seguridad, las criaturas inician su actividad diaria: el juego. Y desde el juego se van familiarizando con el mundo, con sus iguales, con los adultos y, sobretodo, con ellas mismas.

el tatanet

fotografía de Nikoline Nik

El espacio se articula por rincones (psicomotricidad, construcciones, cuentos, juego simbólico…) que varían según el día, de tal forma que cada cual puede circular libremente e ir allí donde le apetece o le interesa. No hay muchos juguetes ni materiales, los justos para no saturar ni el ambiente ni a los peques. Cada cual decide en todo momento con qué y con quién quiere jugar y si en un momento dado quiere un material que está guardado puede pedirlo a los acompañantes, que le ofrecerán sacarlo a cambio de guardar otro que esté en el espacio.

Las actividades que se hacen nunca son dirigidas, pero cada día, en una pequeña sala, se hace una propuesta diferente para aquellos que quieran descubrirla: juegos con linternas en la oscuridad, pintura, barro, experimentación con diferentes elementos (hojas, papeles, botes…), música, visita de personajes, etc. Y dos veces a la semana, día de parque para suplir la falta de un espacio exterior fijo. Cada salida, ¡una aventura!

el tatanet

fotografía de Nikoline Nik

En el mundo Tatanet todo se contempla desde una altura bajita, la altura de las niñas y niños. Se interviene poco y se juzga menos. Caben todas las emociones y procesos por los que atraviesan las criaturas; se les da un lugar, un espacio y un tiempo donde expresarse. Si alguien llora se le permite llorar. Nunca se le ordena que deje de hacerlo sino que se le acompaña mientras sus dulces lagrimones le caen por las mejillas, abrazándol@ si lo necesita, acariciándol@, transmitiéndole que hay quien está a su lado, quién le está escuchando y quién intenta entender qué es lo que le está pasando. Se trata de poder acompañar emocionalmente a l@s niñ@s, de estar pendientes de cuáles son sus procesos. Escuchar, en cada momento, qué es aquello que expresan, sentir cuáles son sus necesidades, sus miedos, sus angustias, sus alegrías, etc.

el tatanet

fotografía de Nikoline Nik

El Tatanet crece.¿ Nos acompañas?

En el barrio de Sants hay una escuelita que crece con sus niñ@s y unos niñ@os que crecen en esta escuelita, que se hacen mayores, y que nos hacen crecer a aquellos que les acompañamos en el proceso. Porque hay una educación que está viva, que es capaz de escuchar el latido de las criaturas, latido que marca el ritmo, los múltiples ritmos de la educación. Y a este ritmo, la educación acompaña en el crecimiento, sin empujar a crecer.

En el barrio de Sants hay un proyecto que está vivo y que crece día tras día, con cada nuev@ niñ@, con cada nuev@ acompañante, con cada nuev@ voluntari@, con cada nueva familia. ¿Nos acompañas?

Categories: Escuelas y grupos de crianza

Tags:

¡Comenta!

  1. Pingback: Alternativas a la escuela "tradicional": educación libre y Waldorf

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece − 3 =

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies