PsicologíaEl duelo de tu mascota: Cómo afrontar la muerte de un animal querido

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Somos muchas las personas afortunadas que compartimos parte de nuestra vida junto a un animal, que creamos recuerdos imborrables, que perdurarán en el tiempo y nos acompañarán siempre.

Desde pequeña he convivido con algún animal y puedo afirmar que me han regalado momentos maravillosos, así como de profunda tristeza al llegar el final de sus vidas y es ahí cuando he perjurado que jamás volvería a pasar por ello, pero con el tiempo, siempre he vuelto a caer y es que el amor y el vínculo que llega a generarse roza la magia. Nos regalan su tiempo, su presencia, su atención, perciben nuestros altibajos y se acercan, ofreciéndonos todo lo que tienen y más, todo su amor incondicional.

La muerte de nuestra querida mascota, con la que hemos establecido ese fuerte vínculo emocional, es uno de los momentos más temidos, dolorosos y tristes de nuestra vida. Un proceso complejo y estresante que conlleva a un posterior período de duelo.

El duelo es el proceso de adaptación a la pérdida, tradicionalmente se ha asociado al fallecimiento de una persona, pero realmente duelo, del latín “dolus”, significa “dolor, pena, sentimiento por la muerte de un ser querido”. A nivel social, todavía no es aceptado y respetado de la misma manera que cuando se hace frente a la pérdida de una persona querida, la persona afectada, no suele experimentar el mismo tipo de apoyo emocional.

Fases de adaptación a la pérdida de un ser querido

Es en ese momento, tras la muerte de nuestra mascota, cuando albergamos una montaña rusa de emociones y es importante ser conscientes de que, por norma general, solemos pasar por estas 5 fases de adaptación a la pérdida, semejantes a las que vivimos tras la muerte de cualquier otro ser querido:

1. Fase de negación: Es nuestra primera reacción tras su muerte, estamos en shock, no nos podemos creer lo que ha sucedido ni integrar que no volveremos a verla nunca más.
2. Fase de protesta o de ira: Asociada a la sensación de impotencia y de frustración de la situación, al no poder hacer nada contra su muerte, buscamos explicaciones y culpables a lo ocurrido. Generalmente, podemos estar irascibles, aflorando en nosotros sentimientos de rabia e ira.
3. Fase de negociación: Exploramos en nuestro interior, buscamos explicaciones y nos preguntamos si estuvo en nuestras manos evitarlo.
4. Fase de depresión: Esta es quizás la fase más dolorosa. La tristeza se adueña de todo y sentimos un gran vacío interior, conectamos con la realidad, nos damos cuenta de que ya no está y no va a volver, no podemos hacer nada para cambiarlo. Nos acompañan sentimientos de
soledad y abandono.
5. Fase de aceptación: Es nuestra meta. Es una fase de tranquilidad en la que aceptamos su muerte y nos vamos adaptando a nuestra nueva vida sin su presencia. Superar el sufrimiento, no es sinónimo de olvidarnos de ella, sino de recordarla con una sonrisa.

Tips que te pueden ayudar a sobrellevar la pérdida de tu mascota

Estos son algunos aspectos que nos pueden ayudar y debemos tener en cuenta durante todo el proceso:

  1. Sentir tristeza y dolor ante la pérdida es normal y natural: Fingir que no sentimos nada es un error muy común al vivir el duelo. Hay que ser valientes, reconocer nuestras emociones y enfrentarnos a nuestros verdaderos sentimientos. No es algo malo, no está fuera de lugar y no debemos avergonzarnos. Nuestro compañero de vida ha muerto, pero sigue fuerte en nosotros el vínculo de amor y de cariño creado con el paso de los años.
  2. Tiempo para uno mismo/a: Es importante tener espacios para estar en soledad y reflexionar sobre lo ocurrido y así despejar la mente y el corazón.
  3. Exteriorizar nuestras emociones y sentimientos: No hemos de ignorar ni reprimir nuestros sentimientos. Hemos de darnos tiempo para superar el dolor y sanar, llorar cuando lo necesitemos.
  4. Desechar todos aquellos comentarios de indiferencia e incomprensión que nos lleguen del exterior y que intenten restar importancia al impacto de la situación, como, por ejemplo: “solo era un animal”, “adopta otro”, “que exageración”, “no es para tanto” …
  5. Compartir nuestro estado de ánimo y dolor con personas que puedan o estén pasando por la misma situación, podremos soltar todo lo que llevamos dentro y desahogarnos, volcar todo el sufrimiento que estamos experimentando. Nos generará bienestar e incluso, alegría, evitando sentirnos solos.
  6. Si el dolor persistiera y alterara nuestra capacidad de llevar una vida con normalidad, se puede acudir a un profesional especializado para que pueda ayudarnos en el proceso.
  7. Ritual de despedida: Para iniciar el proceso de duelo suele ser fundamental. Podemos optar por el descanso de nuestra mascota en un cementerio de animales o elegir la cremación. Ambas opciones nos ayudarán en su despedida. Cada vez son más las necrópolis de mascotas, algunas de las más importantes de España son el “Cementiri de petits animals” en Torrelles de Llobregat (Barcelona), el Sena en Monserrat (Valencia) o “El último parque” en Arganda del Rey (Madrid).
  8. Escribir, sacar todo lo que llevas dentro: En mi caso, ha sido un punto clave. Durante el proceso de superación de su muerte había momentos en los que me invadía la pena, sentía la necesidad de anotar mis sentimientos, describir y expresar mi dolor y finalmente, los buenos momentos vividos a su lado, recuerdos que perdurarán en el tiempo. Refugiarse en ellos es sano.

Un cuento para acompañar a tus hijos en la pérdida de su ser querido

Puedes comprar este maravilloso cuento aquí: https://editorialsaralejandria.com/producto/pepa-la-sorpresa-esperada/

Lo que empezó para mí como punto de partida hacia su despedida, acabó transformándose en mi primer cuento infantil “Pepa, la sorpresa esperada”. Un homenaje a mi compañera de aventuras y una herramienta para hablar con nuestros hijos/as de forma natural de lo que ha ocurrido y ayudarles a gestionar la pérdida de ese ser tan especial y querido.

Y es que a menudo, la primera experiencia cercana a la muerte que tienen los niños/as suele ser la pérdida de su animal de compañía, un proceso que tiene un gran impacto emocional y anímico, que sufren de manera muy marcada y en el que pueden experimentar confusión.

Puede ser incluso más doloroso que para nosotros/as, ya que no son capaces de gestionar sus emociones del mismo modo que un adulto y a eso se le une el desconocimiento del concepto “muerte” y su irreversibilidad. Es en esos momentos cuando más necesitan nuestro apoyo y afecto, sentir que estamos a su lado, que pueden contar con nosotros, evitando restarle importancia o valor a la situación y siendo claros y sinceros.

El error de adoptar otra mascota para llenar esa pérdida: Cada mascota es única y no se puede reemplazar, es misión imposible. Es recomendable sanar la pérdida, superar el duelo antes de crear un nuevo vínculo con otro animal, respetando nuestra evolución interna, dándonos tiempo, para poder, en un futuro, dar a otro peludo, lo mejor de nosotros nuevamente.

Categories: Psicología

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + uno =

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies