CafeteríasCafetería – Restaurante del Museo Marítimo: un oasis urbano con 200 metros de terraza en pleno centro de Barcelona

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Nuestro punto de partida fue el barrio de Gràcia, donde habíamos ido a colocar el tan merecido distintivo Mammaproof a nuestros amigos de l’Associació L’Hora Lliure. Desde allí partimos en dirección a la estación de metro Fontana y, en un plis plas de cinco paradas, llegamos a la estación Drassanes cuya salida te deja a muy pocos pasos de la cafetería-restaurante del Museo Marítimo de Barcelona, un verdadero oasis urbano.

Nada más cruzar el portal del edificio se disiparon por completo nuestras dudas sobre la elección del lugar. Una terraza inmensa, con un pequeño estanque en el centro, rodeado de palmeras, cipreses y naranjos te roban un suspiro.

Desde fuera ya se ve todo guapísimo, pero al entrar en la cafetería nos percatamos de que ésta no tenía nada que envidiarle a la terraza. Dentro encontramos la tienda del Museo dividiendo el espacio con mesas de madera de diversos tamaños, butacas y pufs. Todo este mobiliario está separado de la magnifica terraza exterior por impresionantes ventanales que se elevan desde el suelo hasta el techo, llenando el espacio de luz natural. Sus paredes son de piedra y su techo está formado por enormes arcos cuya dimensiones atendían a las necesidades de su función original: la construcción y reparación de barcos.

Al final nos decidimos por quedarnos al aire libre: buscamos una mesa y esperamos ansiosas para ser atendidas. Para que el lugar se convirtiera en una de nuestras joyas Mammaproof aún teníamos que probar la comida. Entonces llegó otra sorpresa agradable: preparan menús a mediodía a 10 euros a través de NORAI, un proyecto que mezcla responsabilidad social y gastronomía marítima. Además de su programa de inserción laboral, NORAI también promueve la dinamización comercial del barrio a través del comercio de proximidad: sus proveedores, o bien son del barrio, o bien son empresas vinculadas de alguna forma al Raval. Por cierto, la ensalada, la quiche, el cordero, la merluza… todos aprobados. La manzana al horno muy buena y la crema de yogurt con pimienta rosa una excusa perfecta para volver.

Por si la terraza, la nave gótica o la óptima relación calidad-precio de su comida no os parecen razones suficientes para visitar esa cafetería, podéis utilizar como motivación una visita al Museo Marítimo que, aunque tenga parte de su equipamento bajo reformas de ampliación, seguro que será un buen programa Mammaproof.

Por culpa de los 200 metros de terraza al aire libre suavizados por sombras de naranjos que nos robaron la atención, casi se nos olvida decir que tienen tronas y cambiadores. Además, cuando entramos, la zona estaba repleta de niños de un casal que jugaban tan libremente que podíamos imaginar perfectamente que habíamos entrado en la plaza de un pequeño y tranquilo pueblo. Lo más impactante: los gritos y risas de los niños en aquel espacio, en lugar de molestar, relajaban… “Qué pena no poder grabar una banda sonora de nuestras crónicas, porque el “ruido-sonido” de este momento es un placer”, lamentaba mi socia Mavi. Es cierto: una lástima. Pero os podemos asegurar que aunque no os encontréis a aquellos niños haciendo exactamente lo mismo, lo pasaréis igual de bien, porque el placer de disfrutar con tu bebé de una terraza como ésta en pleno centro de Barcelona, ¡no te lo quitarán tan fácilmente!

Categories: Cafeterías,Dónde comer,Restaurantes

Tags: ,,,

¡Comenta!

  1. Éste es uno de nuestros rincones favoritos de Barcelona desde hace años. A nuestros hijos les encanta venir a correr con el patinete por aquí y mirar los peces del estanque. Lástima que acaban de pavimentar toda la terraza, hasta hace bien poco la parte que rodea el estanque era de piedrecitas, y los niños se lo pasaban bomba con el cubo y la pala. Aún y así, un 10 en una de las zonas menos babyfriendly de la ciudad. Por cierto, me recuerda bastante al jardín interior del Museu Frederic Marès, otra joya en pleno centro, pero de dimensiones más reducidas y bastante más saturada de turistas.
    Un saludo!!

    Reply
  2. Sarah

    Tienes razón Carme! Al Frederic Marès habrá que incluirlo en nuestro mapa.
    Gracias por compartir tus rincones Mammaproof con nuestra comunidad 🙂

    Reply
  3. Hoy hemos ido a probar el restaurante y tengo que decir que nuestra experiencia fue totalmete diferente. Estuve allì con mi pareja, mi nina de 17 meses y mis padres. El menu ha subido el precio y ahora son 15 euro màs un suplemento de 15% si comes en la terraza. Los camareros desagradables, con prisa, no nos han cuidado ni sonreido una vez. He preguntato 3 veces un plato màs para poner la comida de mi hija, cuando he pedido si tenian cambiadores, la camarer me ha contestado “NO SE” y me ha dicho de ir a echar un vistazo al lavabo y.. el cambiador no estaba. Ni cambiador, ni trona, ni un buen trato, ni una buena relacion calidad-precio de la comida.
    La unica cosa positiva fue la terrasa misma y el estanque con los peces.

    Reply
  4. Pingback: Las mejores terrazas para ir con niños |

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cinco =

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies