De fin de semana Seis planes para hacer con niños en Roses

Mammaproof-Roses-1

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Hace unas semanas, celebramos el cumpleaños de mi hija pasando un fin de semana en Roses. La idea era sobre todo descansar, pero cuando llegamos al hotel y hablamos con su directora, Eva Écija, no pudimos resistirnos a hacer varias excursiones. La Costa Brava es un destino ideal para hacer un poco de todo. Tienes turismo de naturaleza, cultural, gastronómico, de playa… a un ritmo que te permite visitar y descansar por partes iguales.

1. Visitar el casco histórico de Roses

Llegamos el viernes por la tarde-noche, ya que Roses está a un poco más de dos horas en coche desde Barcelona. El sábado por la mañana, tranquilamente, visitamos la ciudad a pie. Comenzamos por la Ciudadela de Carlos I que data del siglo XVI, para defender la ciudad de los ataques piratas. Declarada Bien de Interés Cultural, la antigua fortaleza también alberga un yacimiento arqueológico con restos de la ciudad medieval, romana y griega, que es cuando se fundó la colonia de Rhode.

Mammaproof3

En la Ciudadela, pregunta si tienen actividades para hacer con niños para que la visita sea más didáctica

Después, volvimos al Paseo Marítimo de Roses, que es una maravilla para caminar, hasta el casco histórico de Roses. Tardamos como unos veinte minutos paseando tranquilamente, hasta la Plaça Catalunya. Aquí hay varios ejemplos de casas modernistas de las familias indianas, como el actual Ayuntamiento. Seguimos hasta la iglesia parroquial de Santa María, que tiene una estética relativamente moderna. Empezó a construirse a finales del siglo XVIII y estuvo en obras hasta la última década del siglo XX.

2. Pasear en barco

Después de comer en un restaurante cercano, regresamos al Paseo Marítimo. Teníamos entradas para hacer una excursión en barco. La salida se realiza desde el espigón que hay frente el Hotel Ramblamar. La compañía, Don Pancho, tiene bastantes excursiones para hacer con niños. Nosotros hicimos la de la Visión submarina y Cap Norfeu. Dura aproximadamente dos horas y te permite ver desde el mar, el Castell de la Trinitat, el Faro de Roses y adentrarte en el Parque Natural del Cap de Creus. Allí haces una pequeña escala en la cueva de Tamariu.

Durante nuestra visita en barco, pasamos por Cala Montjoi, donde Ferran Adrià inaugurará un centro gastronómico de investigación en los próximos meses

Mammaproof-Roses (11)

Con el barco parado, puedes bajar al piso subterráneo del barco para ver los peces. La planta de abajo no es tan cómoda como la de arriba y tienes que permanecer un poco agachado. Para los niños de hasta 5 años es ideal, porque pueden estar de pie frente a las ventanas. Nosotros, como no había mucha gente y no molestábamos a nadie, lo que hicimos fue sentarnos en el suelo para ver los peces.  

3. Degustar la gastronomía mediterránea

Una vez en tierra, paramos en la Horchatería El Far (en la calle d’en mairó, 54), que ofrece horchatas, granizados y helados artesanos naturales. El local tiene una terraza muy tranquila y una decoración muy acogedora y elegante. Después, volvimos al hotel Monterrey Roses de 4* donde nos alojábamos. Es de Pierre Vacances, que es una cadena muy familiar. El hotel está al final del Paseo Marítimo, en una zona muy tranquila. Fue la primera vez que nos alojamos en dos habitaciones contiguas (no en una suite con camas supletorias). Estuvimos muy cómodos con dos lavabos y ¡dos terrazas con vistas al mar!

En verano, el hotel Monterrey Roses ofrece todas las tardes clases de aquagym y, un día por semana, clases de pintura expresionista para niños

Al hacer el check-in, le habíamos comentado a la directora que celebrábamos el cumpleaños de nuestra hija. Así que, el sábado por la tarde ¡nos sorprendieron con una fantástica tarta de cumpleaños con velas! Fue un detalle muy bonito, la verdad y, además, de los pasteles de chocolate más ricos que he comido en mi vida.

La verdad es que comimos muy bien en el hotel y en los distintos restaurantes que fuimos probando. Los precios no son muy baratos, a no ser que vayas a una pizzería y no toméis postre (la comida de 4 personas puede rondar los 65 euros). Pero sí que son restaurantes, en general, muy family friendly y los camareros que nos atendieron fueron siempre muy amables.

4. Hacer el camino de ronda desde el faro

El domingo por la mañana fuimos hasta el Faro de Roses en coche, para hacer el camino de Ronda desde allí. La idea era hacer el camino por tierra que habíamos visto desde el agua el día anterior. Llegamos hasta la playa de Canyelles donde nos paramos a hacer un aperitivo. Como hacía bastante viento (la Tramontana es el principal hándicap que tiene la Costa Brava) no pudimos jugar a las palas en la orilla. Tuvimos que descansar cerca de un muro para que no nos molestara la arena.

 

El camino de Ronda está muy bien pavimentado, pero si vas con niños muy pequeños ten en cuenta que la barandilla no es muy segura para ellos y que hay escaleras, muchas subidas y bajadas

Mammaproof-Roses (5)

5. Disfrutar del silencio de un monasterio

De vuelta al coche, fuimos hasta el Monasterio benedictino de Sant Pere de Rodes del siglo XI. Había estado allí con mis amigas del colegio, así que fue una experiencia memorable. El monasterio está en la sierra de Rodes. Tiene unas de las mejores vistas del Cap de Creus y, si lo tuyo son las fotografías, no vas a parar de hacer fotos en todos sus rincones, ya que este monasterio de arquitectura románica catalana se conserva en muy buen estado.

Podrás visitar la iglesia, el claustro, el campanario, el comedor… Por el precio de la entrada tienes una audio guía en distintos idiomas, que te permite conocer la historia del monasterio, de los monjes benedictinos y de esta zona de la Costa Brava de una manera muy amena.

Mammaproof_Roses (1)

6. Descansar en la playa

El lunes nos habíamos cogido todos fiesta y aprovechamos para tomar el sol en la piscina del hotel. Como no hacía mucho viento, también bajamos a la playa de Santa Margarita que teníamos en frente. El sábado y el domingo habíamos hecho excursiones. Aunque no estábamos muy cansados, nos apetecía leer, bañarnos y charlar tranquilamente antes de volver a Barcelona. La idea de aprovechar la mañana antes del viaje para estar tranquilos es muy recomendable, porque muchas veces, pensando en que tienes que salir a una hora determinada, no acabas de disfrutar lo que estás visitando. De esta manera, también puedes disfrutar de las instalaciones del hotel.

Nos volvimos con la sensación de que nos han quedado muchos sitios por visitar, así que seguro que volveremos pronto por esta parte del litoral catalán. Mientras tanto, si tú también quieres seguir indagando sobre la Costa Brava y las muchas cosas que puedes hacer aquí con niños, entra en https://www.mammaproof.org/barcelona/tag/costa-brava

Categories: De fin de semana,Escapadas

Tags: ,,,,,,,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies