EscapadasFin de semana en París: le Marais, el jardín de Luxemburgo y la Villete

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Debutamos serie de escapadas a París, pensadas para aprovechar un fin de semana. En esta crónica os hablaré del barrio judío también conocido como “le Marais”, del clásico jardín de Luxemburgo y por último del parque urbano más extenso y molón de París: La Villete. En esta ruta por día, te aconsejaré lugares para comer y hacer una pausa. ¡Que lo disfrutes!

Día 1: Les Marais

Se trata del histórico barrio judío de París. Actualmente también habitado por la comunidad gai. Es un barrio perfecto para pasear en familia por el encanto de sus calles y de sus comercios, además del poco tráfico. Acaban de hacer peatonal la famosa rue des Rosiers conocida por sus maravillosos falafels del L’As du falafel (34 rue des rosiers) o por la rica cocina kosher de chez Marianne

Pero sin duda el plan más familiar del Marais es disfrutar de un buen brunch. Ya sea de tradición americana, o francesa. Nosotros nos dejamos seducir esta vez por los deliciosos pancakes de un Breakfast in America.

Aunque no podemos dejar de recomendaros el mucho más bohemio y parisino café Le Loir dans la Théière. Donde por menos de 20 euros podrás disfrutarás de un completo brunch a la francesa (con zumo, cafe/te. bollería, yogurt con compota y huevos revueltos)

vía lafactoriaplastica.com
vía lafactoriaplastica.com

El Marais es también barrio de Galerías de Arte y de Centros Culturales hospedados en palacetes con gran encanto, como es el caso del Institut Suédois en 11 rue de Payenne. En su patio los niños pueden jugar y los padres tomar unos bocadillos suecos en la cafetería a buen precio. Muchas de sus exposiciones merecen la pena. Tienen tronas y cambiador en los servicios.

Día 2: El Jardín de Luxemburgo

Podemos pasear por el barrio Latino desde la rue Mouffetard hasta la Sorbone. Después bajar tranquilamente por la Rue Monsieur le Prince y llegar hasta la famosa verja-expositora de arte fotgráfico del Jardín de Luxemburgo. Si hace buen tiempo podemos comer en uno de los kioskos-restaurantes que podréis encontrar en el mismo parque, o lo que es mejor instalarnos en el césped para disfrutar de un pique-nique

La totalidad de este inmenso jardín parisino es Mammaproof: la fuente central con los barcos a vela para niños, el teatro de títeres, etc. Pero como he de ser breve, destacaría un lugar que sólo conocen los locales, porque se encuentra escondido y preservado para los más pequeños de la casa. Se trata del Jardín de la Roserie (frente al espacio de l’orangerie). En verano, este jardín de arena, césped, flores y vegetación se convierte también en un lugar para que los peques jueguen con el agua.

Día 3: La Villete

Tomamos el pulso al París contemporáneo. Nos adentramos con el metro en los barrios del Norte y vemos como la población cambia según vamos ascendiendo. Muchos de los parisinos de hoy en día vienen del Magreb o de África. La mayoría de esta población se encuentra concentrada en el barrio 20.

Para compensar los desastres de un urbanismo à la va vite (del “rápido y corriendo”) que ha superpoblado este barrio con torres de protección oficial para alojar a toda esta población trabajadora en su mayoría inmigrante, se creó en 1993 uno de los parques urbanos más grandes de Europa: 55 hectáreas, 4800 m2 de césped, 3700m2 de prados con flores y jardines, 12 jardines, salas de concierto, equipamientos públicos, la ciudad de la música, la Geode, etc

Fuimos expresamente a conocer por la primera vez con Leo la “Cité des enfants” (ciudad de los niños) en la Ciudad de las Ciencias y la Industria. Mala suerte, no pudimos pasar por no haber cumplido aún los 2 años de edad. ¡Lástima! En otro artículo hablaremos de ello y ahora os contaremos nuestra experiencia en uno de los parques infantiles al aire libre más ingeniosos y divertidos que haya visto: El “Jardin des vents et des dunes”. Una creación de Isabelle Devin et Catherine Rannou.

En este parque infantil público entras por una puerta y te recibe un portero que sólo te deja pasar si vas acompañado por un niño. Si quieres puedes dejar el cochecito en el interior atado con unos candados que te prestan en la entrada. En esta zona de servicios también dispones de servicios públicos, adaptados para minusválidos y con cambiador!

En la zona de juegos, separada por edades, las formas y materiales nos recuerdan a los paisajes marítimos. Los juegos propuestos desarrollan a la vez la motricidad y equilibrio del niño: molinos de aire a pedales, cometas, colchones de aire incitan al niño a recorrerlos inventando las historias que uno se imagina al surcar las dunas…como capitán! A los papis nos han colocado unas tumbonas en plan “contemplativo” que me parecen muy acertadas. Relájense y dejen al niño jugar en su territorio.

Categories: Escapadas

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies