Maternidad y embarazoLugares donde nacer: Sant Joan de Déu

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Cris nos cuenta su experiencia de parto en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

El parto de mi primer hijo Xavi (en la Sagrada Família) marcó un antes y un después en mi vida: después de “parirlo” sentía que algo había fallado, que algo se rompía dentro de mí… La angustia crecía día tras día y, aún hoy, cuando recuerdo aquellos momentos me siento impotente y sólo tengo ganas de llorar.

Jordi y yo teníamos claro que queríamos un segundo hijo, y desde entonces una de las cosas que ocupaba buena parte de mis ratos libres, era estudiar la embarazada, sus instintos y el momento del parto.

Leí muchísimo: libros, revistas, artículos, noticias, blogs, webs y sobre todo crónicas de partos… Gracias a toda esta información, comprendí que la única manera de asegurarme de que no me volviera a pasar lo mismo que con Xavi era intentando por todos los medios hacer un parto natural y buscando el lugar donde más respetaran esta decisión.

Despues de mucho meditar y de muchos cambios de opinión, decidimos ir a Sant Joan de Déu i acogernos a su programa MARE.

Aquel martes, 7 de febrero me levanté con Xavi y me lo puse en el pecho (como cada mañana) … y de repente rompí aguas. Un chorro de líquido bajó por mis piernas … Madre mía! ¡Ya estábamos¡ Xavi siguió mamando y yo allí, medio blanca y medio verde del susto!

Jordi llegó, estábamos muy nerviosos y emocionados y decidimos ir al hospital sin prisa pero sin pausa.

Llegamos sobre las 14.00 hy las 14.30 ya estábamos en monitores . Una comadrona joven y muy agradable me hizo un tacto. Tenía poquitas contracciones, ofreció hacerme un segundo tacto y hurgar un poco para animar el cotarro, pero le pedí que no lo hiciera y me respetó. Nos dió habitación y nos dijo que avisáramos cuando la cosa se empezara a poner sería. “No te hagas la valiente que no queremos atenderte en la habitación” me dijo la comadrona con una sonrisa… Las sensaciones hasta entonces eran buenísimas…

No podía evitar comparar un parto con el otro , y de momento , tanto las instalaciones como el trato humano no tenían nada que ver .

Subimos a la habitación, era perfecta: toda exterior con vistas a la montaña , totalmente nueva, una cama enorme y una zona de cambiador con todos los utensilios para el recién nacido . También estaba el moisés preparado con una notita y un muñequito de bienvenida .

Sobre las 17.00h entró una enfermera de planta a preguntar cómo iba la cosa y nos encontró a mí y al Jordi riendo :

– ” Uf ! Si que estás fresca ! Esto no debe avanzar mucho … “

– Eso mismo pienso yo …. debo estar estancada !

A los pocos minutos de aquella conversación , apareció una comadrona , muy jovencita y muy discreta y me pidió si podía hacer un tacto para ver cómo iba la cosa…asentí , teniendo clarísimo que la respuesta sería que se había detenido .

– Uy ! Pues si que vas haciendo trabajo si ! Ya estás de 6cm ! No me lo podía creer ! De 6cm? Pero si ni me había dado cuenta !

Vino un camillero y bajamos a la sala de parto natural. Allí me recibió una 3 ª comadrona , también muy joven , se presentó y me enseñó la sala: había una cama articulada, una silla de partos , un columpio con el fular , bañera , pelotas , luz tenue y un pequeño aparato de CD .

Me dijo que me pondría un rato los monitores (inalámbricos) para ver cómo iban las contracciones, entonces, le pedí que ir a hacer pis y me dijo:

“Cristina, no tengas miedos ni vergüenzas, yo estoy aquí 100% a tu disposición, no tú a la mía, o sea que cualquier cosa que quieras o necesites, pídela” No me lo podía creer! ¿Era verdad todo aquello? ¿Realmente estaba en un hospital y eso era mi parto?

Las contracciones cada vez eran más seguidas y más fuertes , pero muy, muy soportables. La comadrona observó que tenía unas contracciones larguísimas y se extrañó de que las llevara tan bien. La verdad es que ya empezaban a hacer pupa , pero yo estaba muy concentrada y concienciada , y supongo que me lo había imaginado tan terrible , que no fue para tanto …

Entonces me preguntó si me podía hacer un tacto y le dije que sí.

– Ya estás de 8cm ! Bravo! ! Te apetece entrar en la bañera ?

Y tanto que me apetecía ! Estaba de un subidón brutal ! Ya había hecho 8 cm ! Casi sin sufrir , en un ambiente inmejorable , con Jordi ayudándome a respirar y aquella matrona que se pasó el parto arrastrando por el suelo para que yo pudiera estar cómoda … Un baño calentito y relajante es lo que necesitaba para terminar el trabajo!

Todo iba perfecto , y de repente… Una contracción súper bestia que hizo que notara como todo mi cuerpo se contraía , no sabía cómo ponerme .. ese dolor comenzó en el vientre y se extendió por todas mis músculos … Yo agarrada en la barra de la bañera empecé a gritar … La contracción no marchaba y yo pensaba que me volvía loca ! De repente empezó a desaparecer poco a poco …

Mi reacción fue de bloqueo. De repente vino otra y de golpe noté como se rompía la bolsa de aguas. Tal como se rompió la bolsa , noté una fuerte presión sobre el periné. La comadrona me vio la cara y me dijo: “Estás completa , tienes que salir del agua YA.”

No sé cómo llegué a la cama y me tumbé de lado, cogiendo a Jordi por las piernas y mordiéndole las costuras de los tejanos. Estaba presa del pánico … aquel dolor no me lo esperaba , y menos así, tan de golpe !

Cuando una de las contracciones infernales marchó , la comadrona rápidamente se puso muy seria, pero muy dulce y me dijo:

– Cristina , ya lo sé , es insoportable , pero antes estabas muy concentrada y lo hacías muy bien. Ahora estás bloqueada . No puedes parir con las piernas cerradas y esto ya no tiene marcha atrás … Mentalízate , respira hondo y dime qué quieres hacer. Menos mal de aquellas palabras, de ese tono seguro pero entrañable … Menos mal de aquella matrona…

De repente noté como la cabeza del pequeño estaba coronando y el sentimiento de que aquello no sería capaz de repetirlo se apoderó de mí y entonces con un grito que aún resuena en nuestros cabezas empujé con todas mis fuerzas y sentí como me moría! Seguí empujando y noté como los dos hombros del pequeño salían de mí , y de pronto un cuerpo resbaladizo salía de entre mis piernas…

Ya estaba … lo habíamos conseguido! Había parido a la niña más preciosa del mundo , acompañada del amor de mi vida y de dos comadronas que se merecen el cielo y las estrellas … Mi princesa MARIA había salido en un solo pujo …

Al cabo de unos minutos, me ayudaron a levantar y me pusieron en la cama para revisarme y que expulsara la placenta … me miraron y estaba intacta … ningún punto, ninguna herida … La placenta salió solita.

Nos dejaron un rato solos y después ya nos subieron a los tres a la habitación .

Ahora que ya han pasado unos días, os puedo decir, que este parto ha sido la experiencia más potente que he vivido nunca.

Sólo tengo palabras de agradecimiento para mis comadronas y por todo el personal que nos atendió . Tuvimos una estancia fantástica y repetiría con los ojos cerrados .

Categories: Maternidad y embarazo

Tags: ,,,

¡Comenta!

  1. Gracias por compartir la experiencia, preciosa. Conozco quien dio a luz allí. Yo me lo planteo si tengo más hijos. Me parece fantástico.

    Reply
  2. Que bonito lo que nos cuentas. Yo solo tengo una hija y siento que no he tenido la experiencia de parir sino que me arrancaron de mí mi bebe. No consigo entender coo hay mujeres que prefieren tener una cesaria por opcion. Es tan bruto… Me encantaria pasar por momentos como este que has descrito, sentir que mi bebe sale de mi como algo natural.
    Y cuando pienso en tener el segundo me asusta mucha la idea de que tenga que tener otra cesaria. Casi como un trauma.

    Reply
  3. Precioso !!! Yo viví una historia parecida , también en el sant joan de deu y creo eso me ánimo , a mi segunda hija que está por nacer. Algún día me gustaría contarla.

    Reply
  4. Que bonito! Yo también pari ahí en diciembre, y me pregunto si te han dicho lo de no atenderte en la habitación por mi culpa porque asi acabe yo…. sin intencion de hacer la valiente…
    Felicidades, aunque tu pequeña ya tiene 10 meses…pero un parto respetado en el que tu te siente en control es algo que te llena de orgullo y te hace creer en ti misma y en lo que realmente puedes llegar a hacer!!

    Reply
  5. La unica pena lo de tener q salir de la bañera YA. Soy residente de matrona y en mi hospital si la mama quiere, puede tener a su bebe dentro del agua. De todas formas da gusto saber q las cosas estan cambiando para bien. Enhorabuena por tu relato! 🙂

    Reply
  6. Gracias por compartir tu parto con todos nosotros. Me da fuerzas para afrontar el mío. Realmente tengo pánico al momento, nunca he sido madre, pero el miedo viene por vivencias de otras personas que de las que me he ido empapando.
    Muchas gracias, de verdad!

    Reply
  7. Precioso. Yo tambien tube a mi hija en Sant Joan d Deu y fue genial, a pesar de no pedir explicitamente un parto respetado, me senti muy respetada, me pidieron permisopara cada paso que daban, para cada intervencion de cada uno de los profesionales que me atendieron y mi mayor pena es no saber si podré repetir la experiencia en caso de tener un segundo hijo. Por lis recortes en sanidad, en la Seguridad Social ya no dejan elegir el hospital donde dar a luz y estoy buscando una mutua que me permita parir en ese maravilloso hospital.

    Reply
    • Hola Olguita, ya sé que ha pasado mucho tiempo pero yo me encuentro en en la misma situación, de querer tener a mi hijo en Sant Joan de Deu. Encontrastes una mutua que lo permitiera? Yo estoy ahora buscando.

      Muchas gracias

      Reply
  8. He llorado como un bebé leyendo tu relato…. Mi primer parto después de 2 años me hace llorar al recordarlo porque todo paso al contrario de como quería… Para el segundo necesito que sea mío y ser yo y quien este dentro de mi quiénes decidamos como…. Intentaré saber cómo llegar a parir a ese hospital, si x mutua o como sea…. Enhorabuena!

    Reply
    • Yo igual que Irene… Hace casi 2 años me robaron mi parto…
      También intentaré ir a este hospital para el siguiente. Al final hay alguna mutua que lo cubra?

      Reply

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies