Crianza y Salud La importancia de proteger los ojos del sol desde bien pequeños

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Con la llegada del buen tiempo todos hemos rescatado el arsenal de cremas protectoras, gorras, sombreros y gafas de sol. ¿También gafas para los pequeños? ¡Si! Hemos acudido a Daniel Somalo, Optico-Optometrista de la óptica «Univers de la Visió» para que nos de algun consejo sobre como y cuando empezar a utilizar gafas de sol con los más pequeños.

¿Cuándo deben usar gafas de sol los peques?

Lo más importante es tener en cuenta que siempre debemos proteger sus ojos, igual que usamos cremas para el resto del cuerpo. Los ojos de los niños son más sensibles que los nuestros y por ello no hay una edad mínima para empezar a cuidarlos.

Tomad nota de estos consejos:

1. ¿A qué edad comprar las primeras gafas?

Si el niño no se las quita podemos probar desde pequeños. Si le molestan o no las aguanta hay que optar por gorras o viseras… Y evitar siempre la exposición en las horas centrales del día. A partir de los dos años suelen estar más receptivos porque les gusta imitar a sus papis.

2. ¿En qué nos fijamos al comprarle unas gafas?

Todas las gafas de sol deben llevar un sello de homologación y un número que indicará la categoría del filtro. Lo habitual sería optar por una categoría 3. Estas lentes bloquean el 99% de radiación UV y el 85% de luz visible.

3. Una gafa para cada entorno. ¿Vais a la nieve? ¿A la playa?

Si vamos a dedicarnos a una actividad específica en nieve o hielo podemos llevar la categoría 4 (la más alta).

Si sois navegantes o las usareis en ambientes con muchos reflejos es recomendable que sean polarizadas, pues los bloquean y aumentan la comodidad.

4. ¿Nos vale cualquier gafa oscura?

No, la capacidad de filtración es una característica propia del material del cual están hechas las lentes y no de su coloración. Si van a usar unas gafas oscuras no homologadas nos arriesgamos a una mayor exposición ya que su pupila se dilatará por la ausencia de luz.

5. Comprar siempre en ópticas

Es la única manera de asegurarnos de que las gafas que adquirimos han pasado los debidos controles sanitarios. La mayoría de centros dispone de un surtido suficiente y el precio no es elevado. Muchos fabricantes optan por monturas de materiales sencillos para no encarecer el producto final pero las lentes siempre son de calidad. En todo caso el profesional nos podrá aconsejar sobre la categoría del filtro, talla, ajuste, etc…

Es importante cuidar los ojos de los más pequeños y a su vez transmitirles a ellos la importancia de protegerse de la luz solar. Aunque a veces cuesta que se las mantengan puestas a medida que vayan creciendo ellos mismos las pedirán.

Si seguimos estos sencillos pasos no hay motivo para preocuparse y disfrutar de un gran verano… ¡Y vernos la mar de guapos!

Categories: Crianza y Salud,Salud y Bienestar,Verano

Tags: ,,,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies