Salud y BienestarHablamos de salud emocional perinatal: trastornos emocionales más habituales

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

El periodo perinatal que, desde el punto de vista de la psiquiatría, comprende la planificación del embarazo, toda la gestación, el parto y el período posparto no es una etapa fácil para la mujer. Más bien, es un periodo de una gran exigencia en el que se producen cambios importantes a nivel físico, fisiológico, hormonal, psicológico y social. El esfuerzo de adaptación a todos estos cambios convierte este periodo en una etapa de una elevada vulnerabilidad psíquica para la mamá, en la que es frecuente presentar experiencias emocionales características.

Los miedos, la ambivalencia o la llamada “tristeza postparto” van a ser, en la mayoría de las mamás, leves y transitorios y se van a ir resolviendo de forma espontánea con el tiempo sin necesidad de un tratamiento específico más allá de acompañar y sostener emocionalmente a la mamá.

Sin embargo, en aproximadamente el 25% de las mujeres, estas experiencias no se van a resolver o van a ser tan intensas o frecuentes que van a convertirse en patológicas y desadaptativas y van a necesitar evaluación y tratamiento.

¿Cómo puedo distinguir una experiencia emocional normal de una patológica?

Es importante tener presente que la tristeza y la ansiedad (así como la ira o el miedo) son experiencias emocionales normales, que nos dan información sobre lo que está ocurriendo y nos ayudan a adaptarnos a las diferentes situaciones que se nos presentan, es decir, son experiencias emocionales adaptativas.

Sin embargo, estas experiencias se convierten en patológicas o desadaptativas cuando son tan intensas, frecuentes o perduran tanto en el tiempo que:

  • Afectan tu calidad de vida y tu vivencia de la maternidad
  • Te generan mucho malestar o interfieren en tu funcionamiento diario
  • Afectan la comunicación, la interacción y el vínculo con tu bebé.
  • Incluyen ideas de muerte, suicidio o filicidio.
  • Incluyen alucinaciones o delirios

Es este post te cuento qué síntomas pueden necesitar evaluación y tratamiento y cuáles son los trastornos emocionales más frecuentes en esta etapa.

El transtorno de adaptación perinatal

Es un estado de malestar emocional que aparece en el contexto del tránsito a la maternidad o de un acontecimiento vital estresante durante esta etapa y que, por la frecuencia de los síntomas, su intensidad o duración en el tiempo, éstos ya no van a a tener una función adaptativa sino que van a interferir en el funcionamiento diario de la mamá o en áreas importantes de su vida cómo el establecimiento del vínculo con su bebé.

El transtorno de ansiedad generalizada perinatal

Se caracteriza por la presentación de una ansiedad de intensidad leve-moderada que se mantiene a lo largo del día, de forma “flotante”. Incluye ansiedad psíquica en forma de preocupación excesiva y ansiedad física en forma de palpitaciones, opresión en el pecho, sensación de ahogo, temblor, sudor, náuseas, entre otros. La mamá siente que ha perdido el control sobre su ansiedad y se siente desbordada, irritable, agotada, despistada y tienen dificultades para dormir.

El transtorno de pánico perinatal

Se diferencia del trastorno de ansiedad generalizada porque la ansiedad es de intensidad elevada pero de corta duración. Se caracteriza por la aparición de crisis súbitas, inesperadas y recurrentes de ansiedad física y psíquica de aproximadamente 10-15 minutos con posterior recuperación. Los síntomas físicos pueden incluir palpitaciones, opresión en el pecho, sensación de ahogo, temblor, sudor, náuseas, hormigueos, entre otros, y los síntomas psíquicos, el miedo a perder el control, a volverse loca, necesidad de escapar o miedo a sufrir un infarto o a morir. Entre las crisis, es habitual que la mamá se preocupe por la repetición de éstas o por las consecuencias en ella y en su bebé y puede hacer cambios en su estilo de vida para evitarlas.

A veces, el trastorno de pánico se acompaña de agorafoba que es el miedo a estar en una situación en la que, si se tiene una crisis de angustia, puede resultar difícil escapar o conseguir ayuda, y, o bien, se evita esa situación o bien se resiste con mucho malestar.

Tocofobia

Es el miedo persistente e irracional al embarazo y al parto. Hablamos de tocofobia primaria cuando la mamá no ha estado antes embarazada y secundaria cuando aparece después de un embarazo, parto o posparto traumático. Las mujeres con una tocofobia tienen dificultades para desear quedarse embarazadas, desde muy jóvenes toman anticonceptivos para evitar un embarazo y en el caso de quedarse embarazadas se plantean finalizar la gestación para acabar con esta angustia o bien solicitan una cesárea programada para evitar el parto.

El transtorno obsesivo compulsivo perinatal

Es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la presentación de obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos, ideas, imágenes, impulsos o dudas recurrentes e indeseadas que generan mucho malestar. Y las compulsiones son las conductas o rituales mentales que se realizan para aliviar el malestar de las obsesiones o evitar las consecuencias temidas de éstas.Las obsesiones durante el embarazo suelen aparecer de forma gradual y la más habitual es el miedo a contaminar al bebé. Es por eso que las compulsiones más habituales durante la gestación son el lavado y la limpieza y la mamá suele evitar estar en contacto con agentes contaminantes.Las obsesiones durante el posparto suelen aparecer de forma brusca y la obsesión más habitual es el miedo a hacer daño al bebé,o bien de forma accidental o bien deliberada (cómo por ejemplo gritarle, sacudirlo, dejarlo caer, tirarlo, golpearlo, perderlo, agredirlo o abusar de él). Esta obsesión se llama fobia de impulsión. En realidad, se ha visto que el riesgo de hacer daño al bebé es inexistente o mínimo pero las mamás que padecen estas obsesiones presentan un enorme sufrimiento y tienen sentimientos intensos de culpa, vergüenza y de ser malas madres. Las compulsiones más habituales durante el posparto son de comprobación (que el bebé está bien) o los rituales mentales (para hacer desaparecer la obsesión). La mamá suele evitar agentes lesivos o evitar al bebé para protegerlo y no hacerle daño, lo que disminuye la interacción con él y puede afectar el vínculo.

El transtorno por estrés postraumático

Es un trastorno de ansiedad que durante la etapa perinatal puede aparecer en mamás que han vivido experiencias traumáticas previas a la maternidad (un abuso o violencia de género), mamás que durante la gestación o el posparto sufrieron complicaciones que supusieron una amenaza para su vida, para la vida del bebé o dieron lugar al fallecimiento del bebé o mamás que vivieron el parto con horror, indefensión y miedo.Los síntomas suelen consistir en la reexperimentación del suceso traumático en forma de flashbacks, imágenes o pesadillas, un estado de hiperactivación con aumento de la alerta, irritabilidad, ansiedad e insomnio, expectativas negativas persistentes y evitación a cualquier estímulo que recuerde el suceso traumático (y que puede incluir volver a estar embarazada, volver a parir, el hospital, el personal sanitario o incluso al bebé). Este trastorno puede complicarse con una tocofobia o a una alteración del vínculo por una disminución de la interacción con el bebé.

La depresión perinatal

Es la patología emocional más frecuente en esta etapa, sin embargo la mayoría de mamás no son detectadas, diagnosticadas ni reciben la ayuda adecuada. Aunque la depresión durante el embarazo y el posparto se caracteriza por presentar la misma sintomatología clínica que una depresión en cualquier otra etapa de la vida de la mujer (tristeza, incapacidad para disfrutar o tener ilusiones, irritabilidad, dificultades para concentrarse y tomar decisiones, fatiga extrema, alteraciones del apetito y el sueño, ideas de muerte y de suicidio) sí hay algunos síntomas característicos de esta etapa como los pensamientos recurrentes alrededor de las capacidades y expectativas relacionadas con la maternidad, la preocupación excesiva por el bienestar del bebé, el miedo a hacerle daño, la incapacidad de sentir afecto hacia él o el sentimiento de culpa de no ser una madre suficientemente buena.

La hipomania postparto

Es un cuadro clínico que se caracteriza por la presentación de síntomas opuestos a la depresión cómo un ánimo persistentemente elevado, expansivo o irritable (que se diferencia claramente del ánimo habitual), aceleración del pensamiento, verborrea o aumento del habla espontánea, distraibilidad fácil, autoestima exagerada, aumento de la actividad, aumento de la energía, aumento de la implicación en actividades placenteras (cómo hipersexualidad o aumento de gastos…) y disminución de la necesidad de dormir. Puede aparecer en mamás con un diagnóstico previo de un trastorno bipolar o en mamás sin este diagnóstico a las que será necesario explorar de forma cuidadosa para poder confirmar o descartar este diagnóstico.

La psicosis postparto

Es la complicación más grave de la etapa perinatal. Los síntomas aparecen de forma precoz y brusca, generalmente en el primer mes pospart, y habitualmente se manifiestan en forma de confusión y desorientación, irritabilidad y ansiedad y una depresión con síntomas psicóticos (alucinaciones auditivas, delirios relacionados con la maternidad o el bebé y una conducta extraña) o una euforia con síntomas psicóticos. Estos síntomas aumentan el riesgo de suicidio y/o infanticidio y la mamá debe ser evaluada de forma urgente por una psiquiatra para empezar tratamiento y valorar el ingreso hospitalario. Las mujeres con un trastorno bipolar tienen un riesgo particularmente alto de sufrir este trastorno.El tratamiento de elección de los trastornos emocionales leves-moderados durante la gestación y la lactancia materna son, en general, estrategias no farmacológicas, cómo la educación sobre el trastorno, hábitos de vida saludables (como una alimentación completa y variada, ejercicio físico y el cuidado del sueño) así como la terapia cognitiva-conductual y la terapia interpersonal que son las dos psicoterapias que han demostrado eficacia durante el tránsito a la maternidad.Sin embargo, no todas las mamás van a mejorar con este tipo de intervenciones, y en el caso también de los trastornos emocionales graves será necesario valorar el uso de psicofármacos.Aunque sabemos que los psicofármacos pueden causar efectos adversos en el bebé (ya que durante el embarazo atraviesan la barrera placentaria y durante la lactancia materna se excretan en mayor o menor medida en la leche materna) también hay mucha evidencia científica que los trastornos emocionales en esta etapa, además del gran sufrimiento que ocasionan en las mamás, se asocian a complicaciones en su salud física y emocional, en la evolución de la gestación, en el neonato, en el vínculo mamá-bebé y en el desarrollo cognitivo, emocional, conductual y social del bebé.

Es por eso que la decisión de iniciar o no iniciar (o continuar tomando o retirar) psicofármacos durante el embarazo y la lactancia materna no tiene que ser generalizada ni precipitada sino fruto de una valoración cuidadosa e individualizada.

La psiquiatría perinatal es la disciplina médica especializada en realizar esta valoración, incluyendo la evaluación de los síntomas de la mamá a lo largo del tiempo y su evolución, la exploración del estado emocional de la mamá durante el embarazo y el posparto y la ponderación del riesgo y del beneficio de tomar y de no tomar psicofármacos (tanto para la mamá cómo para el bebé) para que ésta, finalmente, pueda tomar una decisión informada, actualizada y empoderada.

Categories: Colaboraciones,Maternidad y embarazo,Salud,Salud y Bienestar

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies