Actividades Excursión familiar y gimcana para descubrir Platja d’Aro

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Si quieres conocer bien un lugar con niños, haz una gincana. Así de fácil te lo ponen en Platja d’Aro.

La Oficina de Turismo de Platja d’Aro ha organizado una Gincana familiar para hacer a tu ritmo, mientras descubres el municipio y te diviertes descubriendo los enigmas y buscando su mascota, el Xalarí.

Así empezamos nuestro primer Blogtrip con Mammaproof, ¡con ganas de aventura y de pasarlo muy bien!

Salimos el sábado de Barcelona, prontito, para instalarnos con calma en el Camping Riembau y llegar a la Oficina de Turismo a la hora en que nos citaron ahí. Montse, la encantadora y creadora de la gincana, nos explicó todos los detalles y nos dio una pista para encontrar la primera placa que teníamos muy cerca. Emoción máxima sólo empezar.

Cada una de las pruebas está estratégicamente pensada y dispones de un mapa que te indica el lugar aproximado donde encontrarás la placa escondida. Lo primero que hicimos fue leer todas las pistas, y a partir de ahí y mapa en mano, planificamos la ruta. Porque no hay un orden predeterminado, sino que puedes empezar por dónde quieras y hacerla a tu ritmo.

Decidimos hacer la gincana a pie, porque a parte de que nos encanta andar, el peque aún no tiene la suficiente soltura para ir en bici por tramos urbanos y preferimos no aventurarnos en este aspecto. Aunque los mayores lo hubiesen preferido, se lo pasaron igual de bien. La próxima, sobre ruedas.

Nos pusimos las pilas y en 2 horas hicimos 6 de las 11 pruebas. Con paradas “estratégicas” por el camino, para reponer fuerzas: un poco de agua, algunos frutos secos y un poco de diversión extra en los parques urbanos que nos íbamos encontrando.

Lo bueno de esta gincana es que está planteada para hacerla a tu ritmo y no hace falta hacerla toda en un solo día.

De hecho nosotros aprovechamos para hacer algunas pruebas esa misma tarde y otras al día siguiente.

Si conoces Platja d’Aro, te resultará fácil identificar algunos de los puntos con las pistas, pero si no lo conoces como era nuestro caso, debéis estar muy atentos a cualquier señal que se acerque a las pistas que os dan. Y en esto los niños más mayores pueden ayudar a los más pequeños.

Las pistas de la gincana te acercan a lugares emblemáticos –incluido un tramo del camino de Ronda o el Parc dels Estanys – y esculturas que se reparten por el municipio. A los niños les hace pensar y estar pendientes de cualquier señal que les pueda llevar hasta la siguiente placa.

La dificultad no es elevada y está pensada para niños de todas las edades.

Los mayores tendrán unas funciones y los pequeños otras, así que la diversión en familia está asegurada.

Uno lee, otro relaciona, otro busca la placa escondida y todos se turnan para anotar los números de la placa. ¡Súper importante! Porque al acabar, si vuelves a la Oficina de Turismo con todas las casillas rellenadas, te dan un peluche del Xalarí, la divertida mascota del turismo familiar de Platja d’Aro. Un bonito recuerdo de una experiencia en familia.

 

¡Nos hemos quedado con ganas de más! Próximas paradas, las gincanas de Castell d’Aro y S’Agaró.

Si quieres redondear la jornada, te recomiendo los restaurantes donde comimos y cenamos, para completar el Blogtrip.

Hicimos una parada para comer en el Restaurante L’Aiguamarina del Hotel Planamar, ubicado en el paseo y con vistas al mar. Un buffet libre con showcooking, de gastronomía inspirada en la cocina tradicional catalana, con alimentos de temporada y platos veganos. Un éxito total para los niños, porque podían escoger lo que les apetecía en ese momento y podían repetir. Es curioso, porque los tres se pusieron ensalada en el plato, cuando normalmente fuera de casa no la piden, pero vista expuesta, entra mucho mejor por los ojos. Además en el Showcooking les cocinaron la carne a su gusto. Sí, en casa nos gusta comer bien y somos de los que huimos de los menús infantiles.

La cena nos llevó a uno de los restaurante más antiguos y emblemáticos de Platja d’Aro, el Restaurante Can Feliu. El propietario lo define como un restaurante de comida de calidad, con productos de aquí y sin añadirle cosas extravagantes. Con la cocina abierta y la posibilidad de llevarte también la comida a casa. Aunque su especialidad es el arroz, al ir de noche nos dejamos recomendar y escogimos algo más ligero. Si vas con niños te recomiendo un pica-pica y algo de segundo para compartir, ya que los platos son generosos. Nosotros nos quedamos con las croquetas de pollo y las cigalas de Palamós. Y habrá que volver a probar el arroz.

Categories: Actividades,Al aire libre,De fin de semana,En familia,Planes con niños

Tags: ,,,,,,,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies