Dónde comerEl Jardí: una buena excusa para “ravalear” con tu bebé

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Aunque no soy muy dado a usar el refranero popular, hay que admitir que en ocasiones las apariencias engañan, y ello me ocurrió el pasado fin de semana con El Jardí, la terraza y bar de tapas ubicado en pleno centro del Raval. Escondido en los jardines del Antiguo Hospital de la Santa Creu, este pequeño y acogedor oasis me sorprendió muy gratamente, y no sólo por su cocina, sino también por algunos detalles que bien merecen ser reconocidos y dignos de destaque en nuestro mapa.

En efecto, El Jardí tiene una falsa apariencia de simple terraza atrapa-turistas por el mero hecho de estar ubicado en un lugar privilegiado. Sin embargo, una simple visita a este rincón fue suficiente para darse cuenta que, como suele ocurrir en algunas ocasiones, las apariencias engañan.

La cocina que nos proponen no es en absoluto pretenciosa: combinan tapas simples y tradicionales (como su morcilla de cebolla o sus langostinos al ajillo con mayonesa de eneldo y limón) con platos sencillos pero de cuidada presentación y elaborados con productos frescos de la Boquería que reciben dos veces por día.

Morcilla de cebollas

A la hora de comer o cenar, puedes optar entre pedir las tapas o platos de su carta (no excesivamente extensa, pero ciertamente variada y adaptada a los productos de temporada) o bien, si sois 2 personas o más, pedir uno de los dos menús degustación que ofrecen (uno a 20 euros y el otro a 29,50 euros por personal). Además, de lunes a viernes ofrecen platos del día a un precio de 8,20 euros (en la web detallan los platos de cada día). También se puede desayunar o tomar un café a cualquier hora ya que la cocina está abierta todo el día.

salada caprese

Carpaccio

El restaurante, aunque no es excesivamente espacioso, permite recibir familias con cochecitos de bebé y moverse sin demasiada dificultad con ellos. Además, al estar al aire libre la sensación de amplitud es aun mayor. En su baño no hay cambiador, pero al ser adaptado para discapacitados, hay espacio suficiente para cambiar a tu bebé. Además, el servicio es muy atento, rápido e hiper-amable con los peques: Teo ganó alguna que otra bolsita de grisines como obsequio del camarero que nos atendió, que cada vez que pasaba junto a nuestra mesa le lanzaba alguna mirada pícara, que era recompensada con alguna que otra risa y alguna que otra mueca de nuestro pimpollo.

Jordi y Teo en El Jardí

A Teo le encantó el lugar: no sólo porque estaba al aire libre (el restaurante dispone de un toldo retráctil para protegerse de la lluvia o del exceso de sol), sino porque desde su mesa podía observar a los vecinos paseando tranquilamente a sus perros, los pájaros sobrevolando la terraza para posarse en los árboles de los jardines en los que se encuentra la terraza o simplemente algunos turistas admirando el lugar.

Y es que, como decíamos, el entorno en el que se encuentra es absolutamente privilegiado: los jardines del antiguo Hospital de la Santa Creu se encuentra rodeado de edificios góticos de un enorme valor y belleza arquitectónica (no en vano fueron declarados en 1929 Monumento Histórico Artístico de Interés Nacional) y de singular importancia: el Institut d’Estudis Catalans, la Biblioteca de Catalunya, la Sala de Exposiciones de la Capilla del Antiguo Hospital y la Escuela Massana de Arte y Diseño. Y entre todos ellos, este pequeño refugio de tranquilidad y naturaleza en pleno centro de la ciudad. Ahora bien, debe recalcarse que se trata de un pequeño jardín público y no de un parque con amplias zonas verdes donde poder estirarse.

Además, los responsables de El Jardí han sabido sacar el máximo provecho a esta sensación de relax que te inspira el lugar acompañando la velada con una música de fondo de lo más apropiada (suave, tranquila y magistralmente variada: grupos alternativos, música instrumental e incluso alguna que otra rareza). Por si ello no fuera poco, en las noches de verano suelen contar con música en vivo (también tranquila y acorde con el ambiente casi anestésico que les envuelve).

Paseo en los jardines
En fin, que al menos por esta ocasión no podemos más que unirnos a las varias recomendaciones que algunas webs extranjeras han realizado de esta peculiar terraza y, por lo tanto, recomendarlo como visita obligada si decidís perderos por el Antiguo Hospital de la Santa Creu… Quién dijo que la comida de los hospitales no es buena?

Categories: Dónde comer,Restaurantes,Tomar algo

Tags: ,,,,,,

¡Comenta!

  1. Es un paraiso en el centro de la ciudad. Trabajo en Raval y es un sitio encantador. Os sorprenderá.
    Lugar donde descargo habitualmente y es todo un respiro.

    Reply
  2. Pingback: La Laia 2013 Mammaproof Barcelona

  3. Pingback: Ruta Mirò para toda la tribu

  4. Pingback: Las mejores terrazas para ir con niños |

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies