Crianza y Salud¿Cómo gestionar la rivalidad entre hermanos?

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

La rivalidad entre hermanos es un tema que nos preocupa a la mayoría de familias donde conviven dos o más hijos. Sin duda un tema que da más de un dolor de cabeza y, por ello, lo hemos consultado con nuestra colaboradora, amiga y experta en psicología infantil, Maria Jaques Cabanes. ¿Cómo gestionar la rivalidad entre hermanos?

Processed with Snapseed.

¿Quién no es mamá de 2 o más hij@s y se ha pasado más de un día lidiando conflictos entre ellos?

Y es que en más o menos medida siempre hay una cierta rivalidad entre herman@s. Y es normal, incluso hay investigaciones que dicen que ¡son signo de una familia sana!

Así que, aunque, puede sonar extraño, hay beneficios de esta rivalidad:

Aprenden a resolver conflictos.
A defender su opinión y sus intereses.
Les prepara para relacionarse con sus amigos.
A diferenciar entre lo justo y lo injusto.
A ceder unas veces y otras ver como ceden por ti.
aceptar que tu herman@ es más bueno en baloncesto pero tú dibujas mejor.

Obviamente, a pesar de los beneficios, para los padres, no es nada agradable ver cómo tus hij@s se pelean por detalles mínimos, o se enfadan porque “es que él me ha dicho turulú” y “es que ella tralalá” 😉 A veces cuesta disfrutar de los hij@s cuando ellos mismos parece que prefieran enfadarse que pasarlo bien ¿verdad?

Processed with Snapseed.

Es bueno que aceptemos esta rivalidad, porque nuestra aceptación nos permitirá crear un ambiente más relajado, dónde se podrá razonar y dialogar más.

No valen los castigos, las amenazas, ni los “pues tu herman@ se portaba mejor que tú”. En cambio sí valen darles oportunidades,  para que sean conscientes de lo que pasa y puedan aprender. Por ejemplo, es mejor un “no está bien que le pegues con la muñeca, ésta es para jugar y pasarlo bien, ¿entonces, quieres seguir jugando con ella?” que un “si vuelves a pegarle te quito la muñeca y te castigo”.

De esta manera, estarán motivados para resolver sus conflictos, que les tenemos que dejar resolverlos por sí solos (en la medida de lo posible), o darles ideas de cómo lo pueden solucionar. “¿Cómo podemos hacer para que los dos juguéis al puzle? ¿Y si tú empiezas por este lado y tú por este?

Podemos aprovechar esta rivalidad para ayudarles a crecer sanos, fortaleciendo sus respectivas autoestimas. También, en vez de enfadarnos con ellos, podemos expresar nuestras emociones:
Yo me siento triste porque vosotros estáis chillando”
Yo estoy contenta porque estamos pintando juntos”

Ellos lo aprenderán y podrán hacer lo mismo:
Yo siento rabia porque ella me ha roto el dibujo”
Yo estoy contenta porque él me ha dejado la pelota”

También es importante hacerles cómplices entre ellos, fomentando la cooperación. Es decir, si se pelean por un juguete, no intentemos buscar quién es el culpable, esto sólo crea más diferencias entre ellos y, al final, si los dos se pelean ¿los dos hacen algo mal, no? Es mejor, ayudarles para que se pongan de acuerdo sobre quién jugará primero esta vez o cómo pueden jugar juntos…y sino el juguete no será para ninguno.

Así como también utilizar pequeños toques de humor para que se rían juntos de situaciones de uno y de otro “Ai, ai, mira mira tu herman@ comiendo yogur, le ha salido bigote blanco, jeje, le acercas una servilleta?” Hacer ver situaciones cómicas en una situación cotidiana relajará el ambiente.

Hay que intentar ser equitativo con todos, ya que a veces se crean “malas” dinámicas, por ejemplo, si vemos que siempre cede el mismo, podemos ayudarle a ser más asertivo.

Muchas veces cometemos el error de hacer que el hermano mayor cuide del pequeño, sin darnos cuenta que le estamos obligando a asumir un rol para el cual no está preparado y esto puede crear celos y malas conductas.

Tener hermanos es una experiencia súper enriquecedora en muchos sentidos y hay que vivirla de la manera más natural posible. Es una rivalidad diferente de la que puedan tener con sus amigos o primos, son unas discusiones diferentes a las que tienen con nosotros, es un “ahora te quiero ahora no” no comparable con ninguno.

Processed with Snapseed.

Por tanto, tenemos que tener en cuenta que es natural que haya rivalidades entre hermanos, ya que comparten mismo espacio, mismos juguetes, misma familia, mismo cariño y atención de los padres, y un larguísimo etc. Es por eso, que es muy recomendable, intentar destacar a uno y a otro haciendo una actividad a solas con él. Para que también tengan su momento de exclusividad. ¡Les encanta, y hace que luego estén mejor entre ellos!

Categories: Crianza y Salud

Tags: ,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies