Salud y BienestarClaves para criar en salud y crecer en familia

desarrollo personal en la crianza

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!
Elisenda Pascual Marti
 

Cuando la crianza deja de ser una elección rutinaria y esencial para perpetuar la especie, abrimos la puerta a mirarla como lo que es: un crecimiento integral, no sólo del ser que nace y se desarrolla, sino de todo el sistema que le acompaña.

Tener criaturas es algo habitual. Por milenios ha sido lo que nos ha perpetuado como especie humana. En los últimos tiempos la higiene, el estado de bienestar y otras transformaciones sociales han hecho que este no sea el único camino para asegurarnos la supervivencia. Es por esto que, actualmente, se ha abierto la oportunidad de ver a la crianza como un proceso de transformación profundo de todas las personas que están implicadas.

Hoy en día, el proceso de criar pasa por distintos ejes que, de vivirlos con consciencia, son capaces de generar una transformación social a niveles que no podemos imaginarnos. Voy a ir desarrollando cada uno y explicando el potencial que conllevan de ser vividos con presencia y tiempo de calidad.

1. La primera elección

Son muchas las personas especializadas en neurodesarrollo que ya hablan de la importancia de la vida intrauterina en la formación del temperamento y del carácter, que son, en definitiva, los marcadores de la personalidad de nuestras futuras criaturas. Es por esto que, desde los estudios epigenéticos, ya se conoce – como dice Evânia Reichert en su libro “Infancia, la edad sagrada! – que “la paz en el mundo empieza en el vientre materno”.

Esto nos viene a contar que un útero preparado, abierto y dispuesto a albergar Vida es más propenso a emitir mensajes de aceptación y bienvenida a la criatura que se forma en su interior. Claro está que ese útero no está suspendido en el vacío y que su paz depende de que esa madre esté en un círculo de buenos vínculos y de salud integral.

La forma cómo escogemos que nuestros/as hijas e hijos entren al mundo va a ser determinante en su proceso de crecimiento y en el nuestro.

Transformar la concepción en un proceso consciente y planeado predispone a la futura madre -y a la familia- a tener mayores índices de salud mental y a ofrecer un apego más seguro al bebé.

Si esta concepción no ha sido planificada, o por el contrario ha habido un exceso de preocupación y ansiedad por conseguirla, también esto es una oportunidad maravillosa para reformular los mensajes que le llegaron a esa criatura mientras estaba en el útero.

2. El nacimiento

Un gran punto de inflexión en nuestro proceso de criar es el momento de alumbrar a nuestra criatura y a su placenta -el único órgano creado en exclusividad para cuidarle durante su vida intrauterina-.

Este paso hacia el mundo exterior va a generar una gran impronta en la manera cómo el bebé concebirá el mundo que le rodea. Básicamente porqué las hormonas que lo activan son las mismas que nos vinculan con la experiencia amorosa. Ser conscientes de la importancia de este tránsito nos ayuda a generar un espacio de más salud en el desarrollo infantil.

Ibone Olza lo explica con exquisitez en su libro “Parir”. Si en tu caso el nacimiento de tu bebé no fue -o ya sabes que no va a ser- como lo deseabas, cabe la posibilidad que puedas ofrecerte un espacio de cuidado personal para que te acompañen en la integración de esta vivencia.

Poner consciencia en los procesos de la Vida no implica que todo esté siempre en nuestras manos, sino que sepamos que podemos reparar procesos tales como nuestros partos.

3. El cuido del puerperio

Una vez la criatura ha dejado el mundo ingrávido y conocido, empieza un proceso de adaptación a la realidad a la que ha llegado. Esther Ramirez, en su libro “Psicología del Postparto” lo explica desde la perspectiva ecosistémica, integrando a la mujer recién parida en un sistema que le exige acelerar los procesos fisiológicos de esta etapa tan sensible.

Sabemos que, como madres puérperas, el sistema establecido no nos cuida y, muy a menudo, los cuidados que ofrecemos a nuestras bebas son a costa de nuestra propia salud.

En este proceso de exterogestación del bebé y de nuestro nacimiento como madres necesitamos tribu, espacios con iguales donde nos sintamos aceptadas, valoradas y respetadas por nuestras decisiones.

La conciencia que el bebé se construye y existe a través de nuestra regulación afectiva, somática y emocional nos ofrece el protagonismo necesario para ocupar ese espacio que nuestras criaturas necesitan para sentirse en seguridad y paz.

4. Las transformaciones vinculares

“Cuando nace un bebé nace una madre y un padre”, o el tipo de familia que sea que tengas. A lo que me vengo a referir es que la criatura va a transformar la manera como nos vinculamos a muchos niveles: comenzando por nosotras mismas, la manera cómo nos vemos como personas adultas puede sufrir -y no lo digo en negativo- un cambio profundo.

Es probable que te cuestiones qué lugar ocupas en el mundo; que las relaciones con tus amistades tomen rumbos diferentes: más cómplices, profundos, o por el contrario más distanciamiento y valores diferentes.

La matrescencia es un proceso de transformación bioquímico que se da durante la gestación y genera cambios en el cerebro de las madres que prevalecen, algunos, durante toda la vida. Que no te asuste si esto te está pasando -o te ha pasado-. Poner consciencia en ello puede abrirte a un camino para redescubrirte y, a la vez, establecer conexiones más coherentes y afines con tu momento actual, ya sea con tus amistades, familia de origen y, cómo no podría ser de otra manera, tu pareja.

5. El acompañamiento respetuoso

Durante toda la etapa infantil los niños y las niñas van a necesitar mucha presencia y acompañamiento para ir comprendiendo las leyes del mundo adulto en el que les toca vivir.
A menudo se nos olvida que no tienen los mismos códigos y leyes que nosotras conocemos. Uno de los errores más frecuentes en la crianza es el hecho de presuponer que nuestros/as hijas e hijos nos entienden en todo lo que es coherente y lógico para nosotras como personas adultas.

Su sentido común es propio, infantil, egocéntrico y carente de empatía y abstracción, sobre todo durante el primer septenio.

Conocer las etapas de su desarrollo y las necesidades auténticas que caracterizan cada uno de estos estadíos nos permite acompañarles con más consciencia y coherencia.

De esta manera la crianza toma una dimensión de mayor goce y paz. Esta revisión de nuestras creencias y patrones educativos nos permite -si nos atrevemos- a volver a nuestra infancia y reparar aquello que quedó sin cerrar o acompañar.

Nuestros/as hijas e hijos son como portales hacia esta historia que, a menudo, cargamos sin revisar.

Abrirnos a la crianza consciente es una oportunidad de crecimiento personal.

Decirte que este camino de conexión contigo misma y con tus criaturas no tiene porqué ser complejo, aburrido o doloroso. Entrar en la búsqueda de las herramientas adecuadas y de mensajes coherentes con el amor que quieres sembrar en tus hijas e hijos se puede hacer con dulzura y suavidad. Caminar de la mano de alguien que pueda comprenderte en tus procesos es esencial para no sentir presión o exigencia.

Tu manera de criar es única. Y todas guardamos la llave para vivirla con el corazón abierto. Si te apetece abrirte a profundizar en ello estaré encantada de darte la mano.
Me encuentras aquí: www.elisendapascualmarti.com

Categories: Colaboraciones,Salud y Bienestar

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver Política de Moderación de comentarios

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies