Tomar algo Café del jardín. Una joya escondida en el centro de Madrid

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

Durante mi baja maternal aproveché para descubrir rincones de Madrid que tenía ganas de conocer pero que por falta de tiempo siempre dejaba para más tarde, el Café del Jardín es uno de ellos. En la calle san Mateo, dentro del Museo del Romanticismo, se esconde este pequeño salón de té que es como un oasis en el bullicio de la ciudad.

El café no es demasiado grande pero tiene unas cuantas mesitas en las que estar a gusto tomando algo y en las que cabe un cochecito sin problemas, pero lo que más me gustó fue su jardín interior en el que ahora en verano dan ganas de quedarse un buen rato disfrutando de un té o un café de la rica carta que tienen.

Con varias mesitas y hasta una fuente, el jardín es ideal para comer al fresquito, desayunar o merendar alguna tarta casera que están buenísimas.  Además tiene varios bancos en los que sentarte un rato a leer o a disfrutar de lo agradable del lugar. Además a los peques les gustará la fuente y los caminitos empedrados y el encontrarse esta sorpresa dentro del museo.

En general el ambiente es tranquilo, con aires intelectuales. Gente leyendo el periódico, trabajando en el ordenador, charlando… me parece ideal para ir con un bebé y estar un rato leyendo y descansando o con niños algo mayores para ir a merendar tranquilamente. Eso si, no me parece el sitio adecuado para ir con niños muy pequeños que no aguanten sentados y quieran correr y jugar a sus anchas, para eso hay otros sitios geniales recomendados por Mammaproof.

La carta es bastante completa, desayunos, comidas, meriendas. Todo ello bastante natural y eco. Cafés y tés, hamburguesas vegetarianas de lentejas, de calabaza,  bocadillos, hummus,  ensaladas, helados, tartas… Todo muy rico y puesto con mucho gusto, la verdad es que da la sensación de estar en otra época, la vajilla, la decoración y el entorno son ideales para darle ese toque romántico al café.

Además para completar la visita podemos pasarnos después por el Lobo Feliz, una juguetería muy mammaproof que está justo en frente del Museo y que os gustará un montón!

Categorías: Tomar algo

Etíquetas: ,,,,

¡Comenta!

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies