Una familia intrépida en Llançà, entre sirenas y piratas

actividades-niños-llança

“Mamá, cuando vamos a ver sirenas?”. Martes, ocho de la tarde. Hace un par de días que hemos vuelto de nuestro fin de semana en Llançà y su recuerdo todavía está presente en casa. Gracias a una iniciativa de los albergues Costa Brava Pirineus hemos compartido dos días rodeados de historias protagonizadas por piratas, sirenas, animales de la noche y peregrinos. Y nos hemos convertido en una familia intrépida gracias a Mammaproof Barcelona, ​​¡que nos ha enviado como agentes de gabardina amarilla! Una nueva iniciativa de ocio familiar y vivencial combinando parajes únicos con personajes mágicos.

La llegada a Llançà el viernes por la tarde nos sirve para sentir la tramontana en todo su esplendor. Antes de descubrir dónde dormimos el fin de semana, tenemos ganas de ver mar. La carretera sinuosa hasta el puerto nos sitúa en esta localidad del Alt Empordà, rodeada de acantilados y con olor de mar. Pasamos un rato en un parque infantil en la playa… qué placer pensar que dos horas antes salíamos de la gran ciudad y ahora, ya estamos en nuestro nuevo escenario….

alberg-costabrava

Después llegamos al albergue, situado junto a la estación de tren, muy bien cuidado, con una manta de césped de la medida perfecta para los más pequeños y con una salita de juegos llena de pequeños descubrimientos. Instalados en nuestra habitación y con la emoción de los minis de dormir en una litera, ¡con cama familiar!, nos encontramos con las otras familias con las que compartimos fin de semana, las que hay al frente de las webs Petits Viatgers, Tot en Família y Familias en Ruta. En total, sumamos nueve criaturas de entre 2 y 9 años. Una amalgama de sentimientos, inquietudes y buen ambiente.

Sábado mañana, un buen desayuno, bolsas de picnic, fotografía de grupo y conocemos a Marcel, de la empresa Gregalada, nuestro guía del fin de semana. Un amante de la naturaleza, del entorno, de los bichitos que nos rodean. Un pozo de sabiduría con mano izquierda para los niños… ¿qué más podemos pedir? ¡Ah sí! No tendremos que cocinar en todo el fin de semana, o bien comemos de picnic o en el albergue.


costabrava-amb-nens

Nos desplazamos en coche hasta una hilera de calas inmaculadas, bañadas por el sol y por la inmensa variedad de azul. Aterrizamos en la playa de Sant Jordi. La tramontana ha ido de bajada y nos disponemos a buscar ojos de sirena. ¿Sabéis de dónde salen? Son los tapones que sueltan las caracolas. Toda una institución en Llançà y un nuevo descubrimiento para nosotros. Arriba y abajo, sin prisas, cada hallazgo es examinado con minuciosidad. Marcel saca libros que los pequeños miran embelesados para curiosear qué nombre tiene cada caracola. Los padres también participamos de la búsqueda y ¡aprendemos un montón de cosas! Con todo lo que encontramos, montamos un dispositivo para ver las sirenas en el mar, en el horizonte…


activitat-nens-costa-brava

Por la tarde, la aventura intrépida continúa por tierra de piratas, en el inhóspito Cap Ras. Un camino de ronda virgen, sin rastro de edificaciones que alimenta el alma. Los pequeños deben seguir un mapa para reconocer los lugares que tienen la huella de aquellos que tenían una pata de madera y un ojo herido en grandes batallas.

alberg-llança

Se trata de un paseo no apto para cochecitos pero perfectamente asumible para los niños que ya caminan. Durante el camino descubrimos la flora única en el mundo que sólo vive en este paraje y en el Cap de Creus, y comprobamos cómo la fuerza del viento ha transformado aquellos árboles y arbustos que han resistido el paso del tiempo. La primavera es benévola con nosotros y nos permite dar un paseo con el cielo claro, con unas vistas que dejan sin aliento. Los pequeños se animan buscando aletas de delfines y Marcel, previsor, hace salir uno de la mochila. No desvelaremos el tesoro que encontraron los pequeños… Pero para los grandes, el trayecto mismo ya fue un premio de categoría.

familia-intrèpida-llança

De vuelta en el albergue aún queda una última sorpresa. Una excursión nocturna para escuchar los sonidos de los animales de la noche ampurdanesa. La tramontana, siempre presente, parecía que los había expulsado a todos… pero para nosotros la experiencia de caminar en la oscuridad, en silencio y a la luz de las linternas, nos hace descubrir la valentía de nuestros pequeños que incluso se atreven a caminar en la total oscuridad. Los instantes de silencio del grupo, en medio del bosque, quedarán como uno de los momentos más mágicos de la jornada.

monestir-st-pere-de-rodes

Después de un descanso más que necesario, el domingo nos reservaba otro paraje singular: Sant Pere de Rodes. Visita obligada por las vistas y por la historia del propio monasterio, convertido hace siglos en una franquicia del Vaticano donde los peregrinos hacían parada para admirar reliquias de San Pedro. Como en el día anterior, el viaje hasta llegar nos permite admirar una Costa Brava majestuosa e imponente durante el estallido primaveral de abril. Los pequeños siguen bastante bien las explicaciones de Marcel que se esfuerza por encontrar el lenguaje más idóneo para adentrarse en historias pasadas.

st-pere-de-rodes

Ha sido un fin de semana compartido con otras familias donde hemos aprendido, hemos jugado, hemos tenido tiempo de ocio familiar en mayúsculas. Del que disfrutamos los cuatro y del que, pasados los días, seguimos hablando.

¿Os animáis a vivir un fin de semana buscando sirenas? A vivir Llançà, intrépidamente?

Etiquetas: ,,,,,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

1 Comentariro

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR