CosyCamp, un camping muy Mammaproof en el Valle del Loira


CosyCamp
43800 Chamalières-sur-Loire - FRANCE
+33 4 71 03 91 12
https://www.cosycamp.com/en/

Visito pocos sitios que superen mis expectativas. Y menos aún que al dejarlos, ya esté deseando volver. Pero es que el CosyCamp, un pequeño camping situado en Chamalières sur Loire, en el Valle del Loira, Francia, lo tiene todo.

De entrada debo admitir que no soy una experta en el tema, pero sí pasé varios veranos de mi infancia en EuroCamps de Francia. Y puedo afirmar que el CosyCamp es muy especial.

Entrada a CosyCamp
Entrada a CosyCamp

Lo descubrió una amiga inglesa, Sophie. Queríamos un camping en Francia para encontrarnos nuestras dos familias. Ellos venían del sur de Inglaterra y nosotros subíamos desde Barcelona. Somos muy amigos, pero MUY diferentes. Ellos son “campers” profesionales, viajan cada año desde hace tiempo con sus tres hijos, su campervan VW y su tienda de campaña, y van súper equipados, con cocina, sacos de dormir, linternas, navajas (penknives), cajas de almacén, lonas, etc.

Nosotros no. Mi marido me dijo una vez cuando yo soñaba con veranos idílicos en una tienda de campaña con nuestras hijas corriendo salvajes por el monte, que ni hablar. Que él se quedaría en el hotel más cercano. Y es que no habríamos sobrevivido ni la primera noche. No tenemos ningún equipo de camping y viajamos con maletas con ruedas… ¡con eso lo digo todo!

En fin, el milagro fue encontrar un camping que fuera perfecto para las dos familias.

Y es que el CosyCamp es un camping para todos los niveles y gustos.

Tiene desde casas altas de madera, tiendas tipo safari, una caravana gitana restaurada, o bungalows, hasta plazas para tiendas de campaña tradicionales y para caravanas. O sea, que nosotros nos instalamos en una casa de madera alta, preciosa, y ellos cogieron una plaza de caravana para su furgo y su tienda… ¡Y todos contentos!

Rincón de lectura
Rincón de lectura

Las Cabanes Perchées (casas altas de madera) son un lujo. Una cabaña muy bien diseñada con cocina equipada, salón con sofá-cama, baño completo, 2 habitaciones (una doble y una tipo altillo) y una terraza para que puedas sentarte y oír los pájaros cantar en lo alto de los árboles. Lo único que tienes que llevar son las sábanas.

Una de las primeras cosas que me enamoró del CosyCamp es que no hay coches dentro del camping.

Hay que aparcar fuera del recinto y te ofrecen unas carretillas grandes para llevar las cosas (e incluso los niños). Este hecho da muchísima tranquilidad si vas con peques, pero también es simplemente muy agradable no ver coches.

En recepción normalmente te atienden los dueños del camping, y son súper amables. Lo primero que nos dijeron al llegar fue “¡Ah! ¡Qué bien! ¡Sois los primeros visitantes que tenemos de España! ¿Hemos de cambiar los horarios de las comidas? Jejejeje…”. Se ve que en España aún no se conoce mucho esta zona de Francia. Como siempre, lo han descubierto primero los del norte de Europa: estaba lleno de ingleses, alemanes, holandeses…

Canoas CosyCamp
Canoas CosyCamp

El CosyCamp cuenta con muchas cosas: dos piscinas, un río con alquiler de canoas, zona para barbacoas, alquiler de barbacoas, zona de hoguera, un pequeño campo de fútbol, una cuerda floja, hamacas, bicis, animalitos, un parque infantil. ¡En realidad es difícil hacer planes con tantas cosas que hacer dentro del propio camping! Pero más adelante explicaré que vale mucho la pena, porque el camping se sitúa en una zona muy especial (y poco conocida) de Francia.

La recepción está ubicada dentro del único edificio del camping, donde también hay un bar-restaurante que ofrece comidas buenísimas, bebidas, helados, cafés, desayunos, etc. Hay juegos de madera tradicionales y un futbolín. Arriba hay una zona “descalza” con sofás, cojines, juguetes, disfraces y juegos.

También hay una piscina de interior, tibia, con un ventanal gigante para que tengas vistas al jardín, que se puede reservar con antelación y tener exclusivamente para ti y los tuyos durante una hora.

Nos lo reservamos un día que llovía y pasamos una hora jugando en el agua y mirando la tormenta a través de la ventana… ¡una delicia!

En el CosyCamp la única regla es que no hay reglas. El funcionamiento y la convivencia se basan en el respeto por los demás y el sentido común. Te lo explican en una charla durante los primeros días de tu estadía. Y les funciona muy bien. Nunca tuvimos problemas de ruido por la noche, ni cualquier otra molestia. Hay que ser consciente de actuar como quieres que actúen los que están a tu alrededor, puro sentido común.

Los días que pasábamos en el camping, tras un desayuno de croissants frescos, íbamos de la piscina al parque infantil, jugábamos con los juegos tradicionales, comíamos en la terraza de nuestra casita, y por la tarde alquilábamos una canoa o nos relajábamos en las hamacas. Al anochecer llevábamos nuestra comida a la zona de barbacoa y mientras las salchichas se iban haciendo conocíamos a otras familias de toda Europa, y acabábamos el día compartiendo vino y nubes tostadas alrededor de la hoguera.

Fuego para caldear el ambiente
Hoguera

En verano los dueños también organizan una vez a la semana “cenas de convivencia” para quien quiera apuntarse. Por 12€ tienes una comida típica de la región (como las lentejas puy) y es una muy buena oportunidad para conocer a los demás “campers” y hacer un poco de vida social.

Los dueños, Richard y Sophie, tienen un conocimiento de la zona impresionante.

Hay muchísimas cosas por descubrir: es una zona volcánica con muchos paseos y lugares que visitar relacionados con los volcanes. También está cerca la ciudad de Puy en Velay. Hay muchas actividades para los que os gusta el deporte al aire libre: escalada, bicis, canoas, trekking, paseos en burro, trenes de vapor, e incluso un pueblo medieval.

Nosotros fuimos a una librería fascinante en medio de un pueblo con 4 casas (¡literalmente!) donde se organizan charlas literarias y de actualidad, y música en directo. Tenía una selección muy interesante de libros tanto de adultos como para niños, con rinconcito chulísimo de lectura en la zona infantil.

Librairie
Café & Librairie

Otra salida divertida fue al parque de aventuras “Canopy en Forêt” donde hay varias rutas de diferentes dificultades para niños y adultos para aprender a escalar por los árboles. Los monitores eran súper profesionales y había rutas para niños a partir de 3 años.

Canopy en fôret
Canopy en forêt

Pero no hay que coger siempre el coche: el día del mercado local en Chamalieres-sur-Loire fuimos caminando 15 minutos a la estación de tren cerca del camping y nos bajamos en la siguiente parada para disfrutar del ambiente del pueblo y comprar algo de comida. También hay varias caminatas que salen directamente del camping.

No me cansaré de recomendar este camping. Y es que tiene algo para todo tipo de familias: tranquilas o movidas, hippies o modernas, relajadas o exigentes. Hay que apoyar a iniciativas como esta que crean campings de calidad y basados en el respeto a sus clientes y a la región, y que transmite valores positivos de convivencia en comunidad.

Etiquetas: ,,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR