Club Amarillo Chiara Leoni, psicóloga en Barcelona especializada en el ámbito perinatal y mediación familiar.

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!
 

Se habla mucho de la importancia  del  buen cuidado físico de la madre durante el embarazo. Tips cómo llevar una buena alimentación, una vida generalmente saludable y hacer ejercicio es algo que conocemos tod@s y nos han ido inculcando a lo largo de nuestra vida. Pero poco se habla o conoce del cuidado de la salud mental durante esta etapa de la vida de la mujer. Tampoco sabemos demasiado acerca de  los síntomas de alerta, riesgos o predisposición a padecer una posible psicopatología a lo largo del embarazo o tras el parto.

Foto de Gemma Sivestre
Foto de Gemma Sivestre

Concienciar a la población en general que el embarazo y el postparto no son motivo único de alegrías y que no tienen porqué ser los momento más bonitos de la vida de la mujer,  puede convertirse en  una árdua tarea para los profesionales que se dedican a este ámbito de la salud mental. Yo misma al tener a mi primera hija, y después de que mi pareja volviera a trabajar tras su escaso permiso por paternidad, me vi terriblemente sola afrontando mi nueva maternidad, y aunque tenía el apoyo de mi familia, esos primeros meses de crianza no fueron especialmente fáciles. En ocasiones, una futura y/o reciente madre puede experimentar temores e incluso rechazo durante el embarazo y tras éste.

Temores que pueden  generar ansiedad y esta ansiedad convertirse en un problema mayor, de complicado pronóstico y tratamiento. Es importante realizar una adecuada prevención a nivel de atención primaria para que ésto no ocurra.

Desde Mammaproof queremos profundizar más sobre el tema y por eso hemos querido entrevistar a Chiara Leoni, madre de 3 hijos y psicóloga especializada en el acompañamiento a la mujer, durante el embarazo, el posparto y la crianza, y además también ejerce parte de su trabajo como mediadora familiar.

Foto de Norma Grau
Foto de Norma Grau

Chiara es italiana, y sabe lo difícil que puede ser afrontar el embarazo y el parto fuera de tu ciudad natal, por eso también se dedica a ayudar y a acompañar  a todas aquellas mamás o futuras mamás italianas que se encuentren en Barcelona y alrededores en este proceso, atendiendolas en su idioma nativo si lo desean.

¿Por qué te decidiste por la psicología perinatal?
La maternidad me conectó mucho con estos temas y decidí investigar y profundizar. Participé en grupos terapéuticos de madres y la primera formación que encontré fue una en asesoramiento al duelo gestacional y perinatal. Hice el trabajo final de grado sobre la pérdida gestacional y perinatal y su correlación con la disociación de la personalidad. El reto de este trabajo fue dar a conocer una realidad negada y dar dignidad al duelo de la madre que pierde el embarazo. Tras graduarme, Ibone Olza, una de las pocas psiquiatras perinatales españolas, ofrecía en Madrid una formación estupenda en Salud Mental Perinatal. Vino también Nils Bergman a dar clase, un neonatólogo famoso a nivel mundial. Naturalmente me apunté… La experiencia de tener hijos cambió mi vida, me sentí muy afortunada por haber tenido las ayudas oportunas en momentos duros y decidí dedicarme a hacer lo posible para ayudar a otras madres a que puedan sentirse bien.

Nils Bergman recuerda siempre que en el período perinatal se edifican las bases de la salud mental del pequeño ser humano: si nos paramos a pensar en esto, veremos que no se hace casi nada para favorecerlo en la sanidad pública y privada.

Cuéntanos la importancia de cuidar de nuestra salud mental ya desde el embarazo.
El embarazo es un momento especialmente propicio para conectar con nosotras mismas. La naturaleza es sabia y se pone en marcha toda una serie de mecanismos hormonales que nos preparan a acoger una nueva vida y a cuidar de ella. A la vez, es un momento en el cual se remueven muchos temas emocionales relacionados con nuestra infancia. Si la madre tuvo una infancia difícil, sufrió maltrato, sufrió alguna psicopatología en el pasado, o tiene condiciones predisponentes (no tener pareja, no tener red social, sufrir problemas económicos o de salud…) es altamente probable que, tras el parto, se desencadene algún problema emocional.

Foto de Gemma Silvestre
Foto de Gemma Silvestre

¿Que podríamos hacer durante el embarazo (técnicas, actividades..) para evitar posibles problemas emocionales y/o de salud mental posteriores?
Si la madre durante el embarazo experimenta el yoga, la meditación o simplemente un grupo de mujeres, como empiezan a surgir sobre todo en las grandes ciudades, ganará en equilibrio emocional.

No estamos hechas para estar solas durante el embarazo: en las sociedades no occidentales la mujer se socializa a su futuro rol de madre mediante transmisión de sabiduría y acompañamiento por parte de otras mujeres.

A día de hoy nosotras vivimos aisladas de nuestra tribu, estamos solas frente a todo esto y tenemos que buscar esta sabiduría perdida. Sin embargo, estamos tan desconectadas que a menudo esto no basta, y más si ya hemos sufrido de algún trastorno como ansiedad o depresión. Tener como referencia a un profesional de la psicología es importante, porque representa el vínculo que nos permite sentirnos cuidadas. Ésta es la dinámica de cualquier terapia psicológica: un rol de apoyo externo que vamos internalizando y que acaba siendo nuestra “madre nutritiva simbólica”. Si pensamos que durante el embarazo conectamos con la infancia, podemos entender bien la importancia de una psicoterapia de apoyo durante este período.

¿Cuales crees que son los principales problemas y/o temores a los que se enfrenta una madre primeriza?
Un problema que a menudo se verbaliza es el miedo al parto. El problema aquí es que nos socializan a temer el parto, que ha acabado siendo considerada una intervención médica cuando es un fenómeno natural de la sexualidad femenina, con la cual tenemos que reconciliarnos. Creemos tener una sexualidad tan liberada, pero en realidad los músculos se tensan (y de ahí el dolor) en la manifestación más importante de la sexualidad femenina. Buscamos la anestesia, cuando no la cesárea, y nos desconectamos así de la que es la experiencia cumbre de crecimiento emocional.

mama-bebe

Otro temor muy difuso es el de no ser buena madre. Aquí otra vez la sociedad no ayuda, retando a las madres a ser perfectas, culpabilizándolas por supuestos errores, y criticándolas por cualquier elección. Mi lema es el libro del psicoanalista Bruno Bettelheim: una “madre suficientemente buena”. La madre, el padre no tienen porque ser perfectos: ellos hacen para los hijos lo que pueden hacer según las circunstancias del momento. La naturaleza no quiere madres perfectas: con estar conectadas con su bebé ya es suficiente. Otra cosa que dice Nils Bergman es que el bebé es un ser muy resiliente y moldeable: son pocas las carencias que no se pueden recuperar.

Un problema muy grande es la soledad, la falta de tribu. La mujer que da a luz se encuentra sola frente a un territorio desconocido: si tiene a su pareja (cuando la tiene), ésta en pocos días vuelve a trabajar. No es natural que una madre primeriza esté sola 12 horas cada día.

¿Cómo podrías  ayudarla o acompañarla desde tu consulta?
En primer lugar, favoreciendo el vínculo temprano madre-hijo y ayudando su reparación cuando haga falta. La propuesta más importante es ofrecer un acompañamiento no directivo: las madres ya escuchan decir cómo tienen que ser y qué deben hacer por todas partes. Yo asumo que la madre, el padre y el niño son sabios, ellos saben qué es lo mejor para ellos y no existe una realidad igual a otra. Sí que hay que dar informaciones correctas: los ritmos de sueño del niño, por ejemplo, son diferentes a los del adulto; es posible y sano amamantar varios años; el chupete, el biberón y la papilla de cereales no son etapas obligadas en el desarrollo del niño. Yo informo, doy alternativas y acompaño en cualquier decisión que quieran tomar.

Foto de Gemma Silvestre
Foto de Gemma Silvestre

Por lo que se refiere a técnicas, la terapia sólo “de palabra” a menudo no es suficiente, porque nos lleva a razonar demasiado y nos desvía de la experiencia. Yo integro técnicas simbólicas (diálogos), corporales, arteterapéuticas. Poco a poco la persona trae a la vida real lo que vive en terapia, a partir del vínculo con el terapeuta, sin que sea necesario forzarla a hacerlo.
Me parece importante decir que una madre puede ir a terapia con el bebé/niño: la terapia no tiene porque conllevar una separación. Existen dinámicas que se pueden hacer involucrando al niño y ésta es una oportunidad muy rica para explorar y trabajar el vínculo madre-niño.

Los síntomas depresivos suelen ser muy comunes tras un aborto espontáneo, ¿cómo podemos trabajar este duelo para evitar que estos síntomas perduren en el tiempo y puedan derivar en una depresión más grave?
La cura es justamente lo que normalmente se sugiere evitar: expresar el dolor. Nuestra sociedad rechaza la muerte y si se puede aceptar que una persona esté mal por la pérdida de una pareja, un padre, un hijo, no se le permite a la madre sufrir por haber perdido un embarazo. Se le dice que “no era un niño”, que se recupere pronto, vuelva a su vida y busque otro embarazo ya. En realidad, un duelo tapujado se enquista. Cualquier duelo necesita ser transitado: un duelo no elaborado puede transmutarse en patológico, o desembocar en una depresión si se vive otro duelo posterior sin haber elaborado el primero. En terapia favorecemos el nombrar y el expresar, en un entorno de acompañamiento y calidez.

Foto de Gemma Silvestre
Foto de Gemma Silvestre

Parece que ahora hay una mayor conciencia por parte de madres, padres y educadores de la importancia y necesidad de realizar un trabajo emocional ya desde la infancia..¿cuál es tu punto de vista al respecto, y cómo sueles abordar situaciones como por ejemplo una separación?
Mi planteamiento es que el niño no es un pequeño adulto, sino una personita que tiene todas sus especificidades que hay que respetar. La nuestra es una sociedad adultocéntrica: generalmente se lleva al niño a terapia para modificar su conducta, pero la conducta está relacionada con una vivencia emocional que proviene directamente de las relaciones dentro del sistema (familia y sociedad). Por esta razón, aunque se trabaje con el niño, siempre hay que razonar el término de sistema, teniendo presente a los padres y otros familiares y proponiendo ajustes que los involucren. La separación no tiene porque ser traumática, pero es cierto que es una transición importante en la historia de una familia. El niño tiene que poder expresar su inconformidad con las elecciones de los adultos y tiene que saber que no por esto le dejarán de querer, pero que la realidad es la que hay y hay que acompañar su dificultad y duelo, dándole tiempo para elaborarlos. En caso de separación conflictual, puede ayudar una mediación familiar, donde los adultos, con la ayuda de un tercero imparcial, capaz de mantener la ecuanimidad entre las partes, pueden ser acompañados hacia acuerdos por el bienestar de los hijos.

Foto de Gemma Silvestre
Foto de Gemma Silvestre

Gracias Chiara por tus sabias palabras, toda futura madre debería escuchar a una profesional como tú para saber que no estamos solas, que hay que normalizar más lo que nos ocurre durante estos períodos de vida tan importantes, porque es más común de lo que nos pensamos y porque no deberíamos tener miedo a expresarlo.Poder hablar de cómo nos sentimos debería ser un derecho de toda madre sin miedo al tan temido “qué dirán”.

Para más información y/o pedir visita con Chiara podéis remitiros a su página web o escribir un mail a contacto@psicologiafamilia.es

 

 

Categories: Club Amarillo,Crianza y Salud,Maternidad y embarazo,Necesidades especiales,Psicología,Salud,Terapia Gestalt,Terapias

Tags: ,,,

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies