Escapadas Cal Porrera, una casa rural ideal para escapadas con niños, en el corazón del Priorat

Para poder disfrutar de nuestros descuentos y promociones, debes ser usuario registrado.

¡QUIERO REGISTRARME!

La cultura del vino y el culto a la viña forma parte del patrimonio que nos gustaría dejar a nuestros hijos. Este domingo en El País semanal hablaban de las nuevas generaciones de viticultures que “con la ecología como bandera, pasión por el viñedo y vocación de vender fuera, elaboran caldos únicos que reflejan un suelo y una historia”. Todo esto son valores que compartimos en Mammaproof y es por ello que visitar pueblos como Porrera en el Priorat catalán, nos parece una escapada esencial en nuestra agenda de recomendaciones.

Ya hace un año que estuvimos en Cal Porrera con Amaia, Herman y Oliver ¡qué rápido pasa el tiempo! ¿Verdad? No puedo dejar de recordar lo bien que lo pasamos en esta casa y en este pueblo donde parece que el tiempo se haya detenido para dar placer a los sentidos. Cal Porrerà es una casa solariega catalogada por Patrimonio Histórico – Artístico, que se ha rehabilitado y destinado a Turismo Rural. Situada en el centro de Porrera junto a la plaza de la Iglesia, Cal Porrerà es sobretodo, la casa de Isabel, donde vive con su familia y esto hace que el lugar esté lleno de encanto.

Necesitamos una hora y media para llegar desde Barcelona. Consulta en la web de Cal Porrera para tener más información de cómo llegar a la casa así como de sus tarifas.

Las habitaciones están decoradas con mucho gusto y evocando la grandeza de principios del S.XIX, época en la que la casa vivió su esplendor. Además de espaciosa y cómodas, cuentan con un baño completo en su interior. Una de ellas incluso se concebió exenta de barreras arquitectónicas, practicable con silla de ruedas, y con baño adaptado. Las zonas comunes: comedor, cocina, salones y terraza, son muy agradables e invitan a pasar tiempo con la tribu cocinando y disfrutando del buen vino local.

¡Cómo no! en los bajos de la casa se conserva la bodega original de arcos de palmera, donde se realizan catas comentadas de los vinos del Priorato, guiadas por enólogos. No podemos hablaros de ellas lamentablemente porque estando tanto yo como mi amiga en plena lactancia intensiva, no pudimos entregarnos al dulce placer del dios Baco.

Para compensar, nos montamos un paseo en bicicleta. Nosotros trajimos un remolque para los críos e Isabel nos prestó las bicicletas. Nos recomendó un paseo entre viñas y olivos siguiendo el cauce del río de Porrera, con poco desnivel aunque también poca sombra. Os recomendamos evitar las horas de la mañana en las que el sol castiga. Al final tuvimos que volver antes de lo previsto para refrescarnos en el río… Lo cual ¡no estuvo nada mal!

En verano, y dado que la calefacción no es necesaria, Cal Porrera ofrece precios especiales a sus clientes. Consultadlos en la web y llamad para reservar porque la verdad es que ¡merece mucho la pena!. Nosotros estamos deseando volver… ¡y nuestros nenes también!

Categories: Escapadas

Tags:

¡Comenta!

Tú email nunca será publicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar Sesión


¿Perdiste tu contraseña?

¿Quieres recibir nuestra agenda amarilla y nuestras crónicas en tu email? !Únete!
Súscribete a nuestra newsletter

Cerrar

Regístrate

Hazte usuario de Mammaproof y disfruta de nuestra comunidad, las promociones, y muchas más ventajas.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies